El argentino Santiago Esses se estrena como director del prestigioso Museo Jeu de Paume

El nuevo director técnico del espacio parisino debuta con una retrospectiva sobre Michael Smichdt, ganador del Premio Pictet de 2014, el Nobel de fotografía. “Desarrolló una obra muy gris, con motivos para él cotidianos, pero siempre con un dejo de melancolía y angustia”, dijo

Santiago Esses, director técnico del Museo Jeu de Paume
Santiago Esses, director técnico del Museo Jeu de Paume

Después de más de un año cerrado debido a la pandemia, el Museo Jeu de Paume de París, especializado en fotografía, reabre sus puertas con una exposición dedicada al fotógrafo alemán Michael Schmidt, considerado como uno de los más destacados del siglo XX. Pero hubo cambios durante el cierre, el principal es que ahora es dirigido por el argentino Santiago Esses (Buenos Aires, 1992).

Esses estudió en el Liceo francés de Buenos Aires y después de un año de cursar en el IUNA (Universidad Nacional de las Artes), se mudó a París, donde se graduó en la Escuela Nacional de Bellas Artes en 2018. Su práctica se desarrolla en torno a la fotografía, el video, la escultura y el mobiliario. Ha participado en varias exposiciones colectivas en Francia y en el extranjero y sus obras se han publicado en varios catálogos (Greek Moment Grec, Éditions du Regards, 2016; RATAFIA, Récit Éditions, 2018; Beyrouth In Situ, Éditions Beaux-Arts de Paris, 2019).

“Durante mis estudios en Bellas Artes trabaje en el land art y milimal. A cabo de un par de años me regalaron una cámara analógica y empecé a trabajar en volumen, me gustaba mucho trabajar en la naturaleza, en espacio abiertos. La fotografía fue tomando un poco más de valor y al momento de mi diploma de máster estaba muy estructurado con la fotografía”, dijo Esses a RFI.

El edificio del Museo de Jeu de Paume se construyó en 1861, durante el reinado de Napoleón III, y en su origen, albergó las pistas de jeu de paume (juego de palma), deporte precursor del tenis. Desde 1940 hasta 1944 se utilizó para almacenar propiedades culturales de los judíos, confiscadas por el régimen nazi en Francia. Y luego, hasta 1986, contenía muchas obras destacadas del impresionismo, hoy trasladadas al Museo de Orsay.

Museo Jeu de Paume (The Grosby Group)
Museo Jeu de Paume (The Grosby Group)

“Durante mis años de estudio trabajé en escuelas de arte, con puestos primero menores, en trabajo de campo y con el tiempo fui diversificando mis capacidades. Luego de tomar la dirección técnica en una escuela de arte durante cinco años, me llegó la oportunidad en el Jeu de Paume, donde dirijo el departamento que básicamente se ocupa de hacer que las cosas se hagan. Trabajamos con el departamento de exposiciones, que junto a la dirección y la curaduría eligen el contendio. Montamos las exposiciones, hacemos que el lugar, las obras y las secciones que se desarrollan en el espacio puedan desarrollarse”, explicó sobre sus funciones.

A partir del 8 de junio, el museo propondrá la primera retrospectiva en Francia sobre un artista que tuvo reconocimiento sobre el final de su carrera artística, y que murió en 2014, un par de días después de ganar el Prix Pictet, el Nobel de fotografía, por su trabajo Lebensmittel (Productos alimenticios), una obra que tardó siete años en realizar y por la que viajó por todo el mundo y en la que capturó desde la producción masiva de alimentos en granjas industriales, a fábricas de pan, mataderos y porciones de alimentos esterilizados envueltos en plástico en supermercados.

“Es una exposición en la que se trabajó con quien fuera su asistente, que está a cargo de la curaduría y de su fundación”, comentó. Esta será su tercera retrospectiva después de las realizadas por el MoMa, Nueva York, en 1996 y la Casa del arte de Munich, en 2010.

Michael Schmidt en el Museo Jeu de Paume

La exposición será un homenaje a un gran fotógrafo, que presentará originales, tirajes originales inéditos, proyectos de libros y otros archivos que ilustran la evolución de su obra artística. También destaca el proceso de reconocimiento de la fotografía como forma de expresión artística en Alemania y Europa a partir de la década de 1970.

Schmidt nació en Berlín Oriental, cinco meses después de que la rendición alemana terminara la Segunda Guerra Mundial en Europa. Su familia cruzó a Berlín Occidental antes de la construcción del Muro de Berlín en 1961, y comenzó a fotografiar en 1965 cuando tenía 20 años.

“Schmidt tendría 75 años. Comenzó su carrera en Alemania del Oeste. Era gendarme y un día descubre una cámara de fotos en el locker de un compañero y la empieza a llevar consigo en su auto y comienza a sacar fotos de escenas de crímenes antes de que los peritos forenses lleguen”, agregó Esses.

 El aritista Michael Schmidt posa durante la exposición 'Lebensmittel' en el Martin-Gropius-Bau el 11 de enero de 2013 en Berlín, Alemania (Christian Marquardt / Getty Images)
El aritista Michael Schmidt posa durante la exposición 'Lebensmittel' en el Martin-Gropius-Bau el 11 de enero de 2013 en Berlín, Alemania (Christian Marquardt / Getty Images)

Y agregó: “Así empieza a crear su práctica que se expande al mundo de Berlín el Oeste en los ’60 y ’70, luego empieza a tener notoriedad, trabaja como profesor en varias universidades y forma relaciones con otros fotógrafos destacados”.

En 1976, fundó el Taller de fotografía en la Volkhoschschule (Centro de educación de adultos) en Berlín, que jugó un papel fundamental convirtiéndose en un foro transatlántico de intercambio entre fotógrafos europeos y estadounidenses.

Para el director técnico, Schmidt “es un ejemplo de los límites entre fotografía amateur y profesional”: “Rápido le pareció demasiado extremo trabajar con blancos y negros, y desarrolló una obra muy gris, muy en tonalidades, con motivos para él cotidianos, pero siempre con un dejo de melancolía y angustia, como transmitían los paisajes de Alemania antes de la caída del muro”.


SEGUIR LEYENDO