Bajo el lema Femenino(s). Visualidades, acciones y afectos, la XII Bienal del Mercosur ya vive su versión online. Curada por la reconocida investigadora, docente argentina Andrea Giunta, la bienal se realiza de manera virtual, en una “una plataforma en proceso que continuará creciendo con nuevos trabajos y propuestas para construir juntes una perspectiva de Bienal 12 en formato digital”, señalaron desde la organización.

Giunta, autora de Feminismo y arte latinoamericano y Contra el canon, fue designada en 2018 como curadora del evento que debía realizarse en el Museu de Arte do Rio Grande do Sul, en el Memorial do Rio Grande do Sul y en el Santander Cultural, pero que tras un comunicado del 18 de marzo pasado, la Fundación Bienal de Artes Visuales del Mercosur, organizadora del evento, informó su suspensión siguiendo las recomendaciones sanitarias internacionales.

Andrea Giunta (Santiago Saferstein)
Andrea Giunta (Santiago Saferstein)

“Cuando fue evidente que no íbamos a abrir la bienal, que la tarea central era que artistas que estaban desarrollando proyectos específicos pudiesen volver a sus países, o que otrxs que estaban por viajar no lo hiciesen. En un momento en que el mundo estaba parando, no había ningún plan más que articular la emergencia”, explicó Giunta a la agencia de noticias Télam.

Así la Bienal, llegó inevitablemente a una versión online, de la que participan 60 artistas -la mayoría de la región- aunque día a día se suman nuevas voces. Entre los que ya participan del evento se encuentran Ana Gallardo, Liliana Porter, Marcela Astorga, Cristina Schiavi (Argentina); Claudia Paim, Carmela Gross, Brígida Baltar, Aline Motta (Brasil); Cecilia Vicuña, Eugenia Vargas-Pereira, Paz Errazuriz (Chile); Alejandra Dorado (Bolivia); COCO, Ana Tiscornia (Uruguay), y Eliana Otta (Perú), por nombrar algunas.

Además, participan artistas invitados por fuera del Mercosur como Elina Chauvet (México), Esther Ferrer (España), Carole Condé y Karl Beverigde (Canadá), Gladys Kalichini (Zambia) y el colectivo Guerrilla Girls (EE.UU.), entre otras.

La Bienal, explica Giunta, continúa el camino de descentralización del arte, proceso que ya se puede apreciar también en diferentes museos del mundo: “Están creando, poco a poco, colecciones descentradas del canon. Un canon que, por cierto, no solo es centralista, es patriarcal, blanco y en muchos casos clasista. Están incorporando obras realizadas en América Latina, Asia, África, artistas mujeres, artistas negrxs. Es un movimiento crítico de sus propias narrativas que estaba en proceso”.

En la web de la Bienal se puede apreciar desde la lista de artistas participantes con sus biografías, hasta textos curatoriales, fotos de las obras y videos que cuentan en primera persona cómo atraviesan esta instancia de aislamiento social.

Ana Gallardo en la Bienal del Mercosur 12

“Las bienales son espacios privilegiados para analizar el estado del mundo del arte. El tema de esta edición está en el centro de las discusiones y revisiones críticas del canon artístico. La Bienal busca reunir posiciones radicales, abordarlas desde una perspectiva internacional y latinoamericana, además de contribuir al desarrollo de un mapa activo de la transformación política de las subjetividades en el mundo contemporáneo”, sumó Gilberto Schwartsmann, director-presidente de la Fundación Bienal del Mercosur y presidente de la Dirección Ejecutiva de la Bienal 12.

En ese sentido, Giunta sostiene: “En investigaciones y exposiciones que he curado se subvierten las ideas de periferia o descentramiento desde las que siempre se aborda el arte de América Latina, África, Asia, y que lo coloca en una situación de marginalidad. Todo sucede primero en el eje euro- norteamericano y luego en el resto del mundo. Lo que se propone es pensar el arte desde la simultaneidad, como ‘vanguardias simultáneas’".

"Si seguimos el modelo canónico de las vanguardias históricas, si suscribimos la lógica de los movimientos artísticos que se sucedieron en la primera mitad del siglo, se sostiene que los artistas viajaban a Europa para ‘aprender’. Sin embargo, lo que nos encontramos es que inmediatamente transformaban los modelos de los que supuestamente partían, y el mejor ejemplo es el de Tarsila do Amaral, quien junto a Oswald de Andrade instalan la metáfora de la antropofagia para plantear que, frente a la cultura europea, más que seguirla (o copiarla), lo que cabe es devorarla. Es una metáfora poderosa y controversial”, agrega.

Creada en 1996, la Fundación Bienal de Artes Visuales del Mercosur es una institución de derecho privado, sin fines de lucro, dedicada a desarrollar proyectos culturales y educativos en el área de las artes visuales.

SIGA LEYENDO