Un recorrido por las muestras imperdibles del invierno
Un recorrido por las muestras imperdibles del invierno

Una serie de exposiciones que inauguran en estos días en distintas galerías porteñas dan cuenta del derrotero de diferentes artistas argentinos, de los más diversos estilos y generaciones, quienes han ahondado en el arte geométrico, la cosmovisión hispánica, el peso de las palabras, el surrealismo y muy especialmente la naturaleza, como un fenómeno admirable, envolvente y sugerente de nuevos hallazgos. Así, este heterodoxo conjunto, desplegado por diferentes puntos del mapa de la ciudad, demuestra que las composiciones pictóricas no sólo se nutren de óleos, acrílico, témperas, carbonilla o laca, en collages, o sobre cuadernos de viaje, sino también a base de materiales o estímulos imprevisibles. Hay también esculturas, instalaciones y un homenaje a Rimbaud.

Alejandro Puente

Los diseños geométricos que estampaban los telares precolombinos, específicamente los ponchos (unkus) que utilizaban los incas, y que vestían como símbolo de su poder y status, inspiraron en buena medida la imaginería del platense Alejandro Puente (1933-2013).

Fascinado con esta cosmovisión, el artista geométrico que participó en el Di Tella indagó también en la arquitectura prehispánica, las fachadas de templos y otros aspectos que luego volcó en su producción. Un puñado de sus pinturas ancladas a la estética y la historia andina se exhiben en la muestra "Unku: Una nueva visión de lo prehispánico", acrílicos sobre tela en su mayoría de gran formato que permiten apreciar una mirada propia sobre la América ancestral a través de figuras, rombos, líneas y guardas de un amplio abanico cromático. En paralelo se exhibe una muestra de Noemí Gerstein (1908-1996), reconocida por sus esculturas realizadas con materiales industriales.

Hasta el 22 de agosto en galería Henrique Faria (Libertad 1630). De lunes a viernes de 11.30 a 19. Entrada gratuita.

Marie Orensanz

La artista marplatense Marie Orensanz (1936), radicada en París desde 1975, dijo alguna vez que los diccionarios son poesía, o al menos el ámbito donde encuentra una lírica. Las palabras, como disparadores de cuestionamientos y reflexiones, han hilvanado sus impactantes esculturas, talladas para no ser leídas en un único sentido.

"El pensar es un hecho revolucionario" y "Para ser libres se necesita una transformación" son algunas de las frases que ha inmortalizado a lo largo de su carrera la artista que se formó en los talleres de Emilio Pettoruti y de Antonio Seguí.

La exposición Invisible reúne esculturas recientes, con leyendas como "atrapado", "era" o "el ambiente condiciona a la gente", trabajadas sobre distintos materiales como aluminio, acero, chapa o madera, pero también utiliza cartón, papel, fotografía y video.

Hasta el 15 de septiembre en galería Ruth Benzacar (J. Ramírez de Velasco 1287). De martes a sábados de 14 a 19. Entrada gratuita.

César Paternosto

Con residencia actual en España, el artista César Paternosto (La Plata, 1931) viajó especialmente a Buenos Aires para la inauguración de su exposición Contrastes y fugas, un conjunto de obras realizadas en los últimos años, en témpera sobre papel plegado, en línea con sus más reconocidos trabajos en los que adoptó una estética ligada a la geometría, al tiempo que ahondó en la búsqueda de una identidad regional en base a los signos visuales de los pueblos originarios, como una síntesis entre tradición y vanguardia.

La selección se completa con pequeños y coloridos trabajos realizados en los años 60 por este artista cuya obra integra la colección de museos como el Guggenheim, el MoMa, el Reina Sofía y el Thyssen de Madrid, entre otros.

Hasta mediados de septiembre en la galería MCMC (Av. Figueroa Alcorta 3032). De lunes a viernes de 11 a 19. Entrada gratuita.

Carolina Antoniadis

Recientemente distinguida con el Premio Calderón de la Barca, la artista Carolina Antoniadis (Rosario, 1961) presenta su exposición El beso dorado del bosque, un homenaje al fragmento de un poema (Cabeza de fauno) del simbolista Arthur Rimbaud. Se trata de un conjunto de pinturas de gran tamaño, realizadas en acrílico, tinta y laca sobre tela, una serie de dibujos, un mural y una instalación.

Antoniadis ha dicho que en su obra se suele fusionar la euforia de la década del 60 con la melancolía del país de origen de sus antepasados inmigrantes. El resultado una iconografía propia y exuberante, y que en esta exposición adquiere "un ambiente más lírico, inspirada en el Art Nouveau y el Art Decó y en Gustav Klimt", en palabras de la curadora Mercedes Casanegra.

Hasta el 30 de septiembre en Galería Calvaresi (Defensa 1136). Todos los días de 11 a 18. Entrada gratuita.

Alejandro Pasquale 

"La naturaleza es la diferencia entre el hombre y Dios", escribió el poeta Fernando Pessoa bajo alguno de sus heterónimos. La frase, además, se puede leer en el reverso de las pinturas de Alejandro Pasquale (Buenos Aires, 1984), artista que presenta un puñado de sus obras más recientes. Tan breve como contundente la muestra Portales ofrece seis pinturas al óleo sobre tela, de gran formato, donde Pasquale retrata a personajes oníricos.

La fervorosa y tupida naturaleza -inspirada en su niñez en Rincón de los Sauces, Neuquén, o en el Delta de Tigre- dejó de ser el trasfondo de sus escenarios para encarnar todo protagonismo. Plantas exóticas y curativas, flores, enredaderas, más amistosas que amenazantes, se apoderaron de los rostros de los personajes de la pintura, que otrora Pasquale cubría con máscaras o antifaces geométricos y surrealistas. En simultáneo, se exhibe la instalación Un lugar donde pueda andar sin casco, de Lorena Fernández.

Hasta el 8 de septiembre en Quimera galería (Güemes 4474). De martes a viernes de 15 a 20. Entrada gratuita.

Sofía Wiñazki

Famoso por sus colores otoñales y por las melodías alusivas a la luz de luna (Moonlight) que han inmortalizado voces como Frank Sinatra o Ella Fitzgerald, el estado Vermont se convierte ahora en protagonista de los óleos de la artista argentina Sofía Wiñazki (Caseros, 1985), quien pintó sus pasajes invernales luego de obtener una residencia artística durante febrero en un centro de estudio a pocos kilómetros de la frontera entre Estados Unidos y Canadá.

Acostumbrada a pintar con pasteles y carbonillas los colores de la naturaleza y sus variadas tonalidades en el follaje, Wiñazki se vuelca a los óleos para capturar las postales de un paisaje detenido en el tiempo: senderos y árboles cubiertos de nieve, detalles de las ramas, cascadas congeladas, las grietas del hielo que alternan muy bien con la suavidad de la nieve y la sutileza de las sombras, en una muestra titulada Vermont.

Del 11 de agosto al 15 de septiembre en Galería Mar Dulce (Uriarte 1490). De martes a sábados de 15 a 20. Entrada gratuita.

Paulo Pécora

Cineasta, periodista y artista, Paulo Pécora (Buenos Aires, 1970) comenzó a dibujar hace casi veinte años principalmente para hacer los story-boards de sus cortometrajes. El director de El sueño del perro y Marea baja, entre otros filmes ligados a una estética onírica y experimental, nunca abandonó esta costumbre que, con el paso del tiempo, incorporó otros materiales y técnicas.

En esta exposición, presenta sus más recientes dibujos y collages realizados en cuadernos de viaje. Con un estilo algo cándido, los trabajos reunidos en esta suerte de bitácora conforman un imaginario de monstruos, punks, seres alados, extraños paisajes, realizados con lápiz, birome, marcador, acuarelas y papeles.

Hasta el 24 de agosto en Espacio Pájaros (Billinghurst 337). Sábados de 16 a 20, domingos de 10 a 13.30 y miércoles de 10 a 14.30. Entrada gratuita.

Cecilia Catalin

De las experiencias intransferibles debe estar al tope de la lista el poder narrar o explicar un aroma. Sentir un olor que inmediatamente traslade a un tiempo y lugar determinado, o que traiga el recuerdo de alguien o algo. El aroma a pasto recién cortado, un café humeante, un perfume, una comida casera son apenas el motor de la artista Cecilia Catalin (San Nicolás, 1985), quien ha desarrollado su obra alrededor de lo olfativo.

Olores de la memoria colectiva, la exposición curada por Laura Guindlin y Joaquín Barrera, reúne en frascos o pequeños recipientes esencias que la artista ha destilado químicamente. El conjunto disruptivo -olor a "hospital", a "encierro", a "limpio" o a "transpiración", entre otros- se coloca a mitad de camino "entre las connotaciones colectivas y las memorias íntimas", mientras busca una entidad corpórea a través de las palabras.

Hasta el 23 de agosto en Galería Fundación El Mirador (Brasil 301). De martes a viernes de 15 a 21. Sábados de 12 a 18. Entrada gratuita.

Gaspar Libedinsky

Formas artísticas de la naturaleza se titula la muestra del artista y arquitecto Gaspar Libedinsky (Buenos Aires, 1976), que rinde homenaje al libro Kuntsformen der Natur (El nombre original) del naturalista alemán Ernst Haeckel (1834-1919). Se trata de un compilado de ilustraciones de varios tipos de organismos vivos, especialmente invertebrados marinos, muchos de los cuales fueron descriptos en aquella obra por primera vez.

Como una suerte de pintor viajero, Libedinsky propone el acercamiento a un universo poco explorado: cómo pintar, cómo convertir en pinceladas, las coloridas y dúctiles cerdas de los escobillones, esos mismos que día a día realizan una silenciosa tarea en prácticamente toda vereda u hogar. La tensión, rotación o compresión de cada escobillón debajo de placas de vidrio, como cuadros, generan composiciones pictóricas que buscan remitir a la naturaleza más salvaje: aquella que aún falta descubrir. 

Hasta el 15 de septiembre en Praxis (Arenales 1311). De lunes a viernes de 10.30 a 19.30. Sábados de 10.30 a 14. Entrada gratuita.

SEGUÍ LEYENDO