La nueva resolución busca fomentar el cine argentino
La nueva resolución busca fomentar el cine argentino

El Instituto de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), el ente que regula la actividad cinematográfica en todo el territorio argentino, estableció una nueva normativa acerca de la cuota de pantalla que deben tener las películas nacionales.

La resolución, firmada por Fernando Juan Lima, vicepresidente del organismo, busca que las cadenas de exhibición cumplan con la ley; o sea, proyectar en cada trimestre del año una película argentina por sala, en todas las funciones y al menos durante una semana. El reglamento entrará en vigor en las próximas horas, cuando se publique en el Boletín Oficial.

"El decreto reglamentario del cine, que es del año 73, surgió como modo de apoyo a que se cumpla una cuota de pantalla, un mínimo que debía proyectarse, pero esto se fue perdiendo con el tiempo", explicó Lima a Infobae Cultura.

Según la norma, se debería proyectar una película nacional por sala, en todas sus funciones, en al menos una semana, por cada trimestre del año. Por otro lado, se estableció una "medida de continuidad". Esto significa que si una película nacional alcanza un número mínimo de espectadores fijados en la norma, el exhibidor está obligado a continuar la proyección al menos por otra semana más. Pero esto, no solo no sucedía, sino que además tampoco se controlaba.

Según la resolución INCAA 1076/2012, las películas a utilizarse para el cumplimiento de esa cuota de pantalla y medida de continuidad, debían exhibirse en la misma sala, en la totalidad de las funciones previstas para la semana cinematográfica que se trate. Sin embargo, mediante la Resolución INCAA 2740/2014 se autorizó el cumplimiento de la cuota con solo el cincuenta por ciento (50%) de las proyecciones fijadas.

"Este cambio significó que muchos exhibidores ni siquiera mantenían la película una semana y preferían cumplir con la ½ cuota, ya que estaban cubiertos. Los exhibidores podían dar por cumplida la cuota proyectando la película en la mitad de las funciones de una sala. Esto no va a suceder más", dice Lima.

"La nueva resolución establece que media cuota es media cuota. Se puede hacer, pero es media cuota y para cumplir la cuota total se debe proyectar otra película de cine argentino. Creemos que los cambios aumentarán entre un 40 y un 100 por ciento la posibilidad de difusión del cine nacional", explica Lima.

Además, se busca que los estrenos autóctonos posean las mismas condiciones de proyección y de horarios con el objetivo de evitar presentaciones en las franjas menos favorables, practica cada vez más común en varias cadenas de cine.

Otra de las prácticas que se buscan erradicar es la del "convenio entre privados". "No existen denuncias del caso, pero se sabe que algunos exhibidores pedían firmar un convenio mediante el cual se renunciaba a las medidas de continuidad", cuenta Lima, por lo se prohibe todo tipo de acuerdo entre partes "que modifique, deje sin efecto o se aparte, en todo o en parte, de lo dispuesto".

"Estas medidas no están pensadas en favor del distribuidor, ni de las películas, sino del público. Es una defensa del cine nacional y ya no se permiten convenios entre privados. Además, ahora se realizará un control de oficio, ya no se necesita una denuncia, aunque sea anónima, para que se cumpla tanto la cuota de pantalla y la medida de continuidad. Antes sólo se  podía intervenir a partir de un reclamo expreso del distribuidor", finaliza Lima.

SIGA LEYENDO