Mario Quintana se retira de la Quinta de Olivos el domingo pasado
Mario Quintana se retira de la Quinta de Olivos el domingo pasado

La curiosa reducción de ministerios que llevó a cabo el Gobierno la semana pasada dejó como saldo sólo una baja en el Gabinete: Mario Quintana, quien junto con Gustavo Lopetegui era uno de los dos vicejefes de Gabinete que formaban el tridente junto a Marcos Peña que el presidente Mauricio Macri había llamado como "mis ojos, mi inteligencia".

En la tarde del jueves, Quintana pasó por la Casa Rosada a saludar a colaboradores y a charlar con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, tras su renuncia.

El ex vicejefe estuvo reunido en el despacho de Peña durante un largo rato: incluso a la charla se sumó Mauricio Macri, vía telefónica, que le pidió seguir de cerca algunos temas puntuales que el ex dueño de Farmacity manejaba desde la gestión.

Por lo pronto, Quintana les dijo a sus colaboradores que podría irse de viaje algunas semanas "a la naturaleza". Además del poema que se viralizó el miércoles en las redes sociales, apeló con varios asesores a una de sus frases de cabecera de Nietzsche, sobre la obediencia.

La despedida incluyó la mudanza de sus pertenencias: su amplio despacho en el primer piso de la Casa Rosada, con vista a Puerto Madero, estaba ayer atestado de cajas azules con libros y papeles, las bibliotecas vacías, igual que el escritorio, a la espera de su nuevo ocupante.

Seguí leyendo la sección Círculo Rojo