(Shutterstock)
(Shutterstock)

Quitar la carne y los lácteos de la dieta no es fácil. Mantenerse saludable mientras lo haces quizás sea más difícil.

El tipo de dieta exclusivamente basada en plantas, que incluye una gran cantidad de granos refinados y bebidas endulzadas, en realidad puede aumentar el riesgo de enfermedad coronaria, según afirma un nuevo estudio de la Universidad de Harvard. Por otro lado, la reducción de la ingesta de productos de origen animal, al mismo tiempo que aumenta el consumo de frutas, verduras y granos enteros, puede ser tan buena como una dieta vegana saludable, que incluye un montón de papas fritas y pasta.

"Los alimentos vegetales y los alimentos animales menos saludables se asociaron con mayor riesgo, con una vinculación potencialmente más fuerte para alimentos vegetales menos saludables", indicó el estudio publicado en el Journal of the American College of Cardiology.

(Archivo)
(Archivo)

Por ahora, mucha gente ha oído que las dietas con muchos alimentos saludables procedentes de las plantas pueden tener ventajas importantes, incluyendo la disminución del riesgo de enfermedad cardíaca coronaria. Pero ser vegano puede conducir a problemas graves si comes demasiados alimentos malos. Solo intenta comer algo en el aeropuerto.

Así que el veganismo por sí solo no puede ayudarte y podría hacerte daño.

El estudio, del que los autores dicen que es "una de las investigaciones prospectivas más grandes de los índices de la dieta a base de plantas y la incidencia de enfermedad coronaria en el mundo", revisó los datos de otros dos estudios.

Cada uno de ellos involucró a decenas de miles de adultos que rastrearon sus estilos de vida, comportamientos de salud e historiales médicos a través de cuestionarios completados cada dos año. Esto dio a los investigadores de la Escuela T. H. Chan de Salud Pública de Harvard poder hacer un seguimiento a más de 4.8 millones de personas al año para analizar.

(Shutterstock)
(Shutterstock)

Usando esos datos, los autores crearon tres índices de dieta. Uno de ellos era un índice general de la dieta a base de plantas en el cual los alimentos vegetales obtuvieron una puntuación positiva y los alimentos animales obtuvieron una puntuación negativa. Otro fue un índice de dieta saludable a base de plantas, asignando puntuaciones positivas a granos enteros, frutas, verduras, nueces, legumbres, aceites, té y café y dando puntuaciones negativas a jugos y bebidas azucaradas, granos refinados, papas fritas y dulces. Luego hubo una dieta poco saludable basada en plantas con puntuaciones positivas, y los alimentos vegetales poco saludables y puntuaciones negativas para los alimentos procedentes de plantas y animales.

Los investigadores descubrieron que las personas con una mayor adherencia al índice general de la dieta basada en plantas tenía una asociación inversa con la enfermedad coronaria y que esta relación se volvió aún más fuerte para el índice sano de la dieta que estaba basada en ese tipo de plantas. La dieta insalubre tenía una asociación positiva con la enfermedad coronaria. Los resultados fueron comparados con los de un estudio anterior en el que los mismos investigadores analizaron la relación entre las dietas de origen vegetal y la diabetes tipo 2.

"Cuando examinamos una dieta que hacía hincapié tanto en las plantas sanas como en los alimentos saludables para animales, la asociación con la enfermedad coronaria solo se atenuó ligeramente con respecto al índice sano de la dieta basada en las plantas", escribieron los autores. "Por lo tanto, las reducciones moderadas en los alimentos de origen animal pueden lograrse en gran medida reduciendo la ingesta de alimentos animales menos saludables, como las carnes rojas y las procesadas".

(Archivo)
(Archivo)

En un editorial aparecido junto al estudio, el Dr. Kim Allan Williams Sr., del Centro Médico de la Universidad de Rush en Chicago tradujo los hallazgos para los cardiólogos del mundo real. En lugar de hablar de una dieta de "todo o nada", hay que comenzar, según escribió, con "pequeños ajustes dietéticos".

En otras palabras, y citando a Michael Pollan: "Come alimentos, pero no mucho. Y que la mayoría sean plantas".