Por Lindsey Bever and Allyson Chiu
Jerel Heywood planeaba pasar el domingo con sus amigos en Lawton, Oklahoma, pero la tarde dio un giro inesperado