¿Qué es la rotura de ligamento cruzado anterior? Esta lesión por lo general es deportiva y se origina por una mala mecanización y rotación de la rodilla. Es una de las más comunes en los jugadores de fútbol por el movimiento brusco que suele ocurrir con la flexión de la rodilla, pero también puede ser la causante de sobrepeso, debilidad muscular, fatiga o sobreentrenamiento.

La rodilla es una de las articulaciones más grandes que tiene el cuerpo y está compuesta por músculos, tendones y otros ligamentos. Existen dos tipos de ligamentos: el ligamento cruzado anterior (LCA) que conecta la región posteroexterna y la región anteroexterna de la tibia; y el ligamento cruzado posterior (LCP), que va de la cara medial y posterior del fémur hasta la región de la tibia cruzando por detrás del ligamento cruzado anterior, siendo un ligamento mucho más fuerte que tiende a lesionarse mucho menos.

Ligamento cruzado anterior sin rotura y ligamento cruzado anterior con lesión (MedlinePlus)
Ligamento cruzado anterior sin rotura y ligamento cruzado anterior con lesión (MedlinePlus)

El LCA -ligamento cruzado anterior- se encarga de darle estabilidad a la articulación para que la tibia no se desplace adelante del fémur; el posterior mantiene la rodilla estable sin permitir que la tibia se desplace hacia atrás con respecto al fémur.

Federico Torrengo, médico especialista en Traumatología del Deporte (MP 111.371), secretario general de la AATD (Asociación Argentina de Traumatología del Deporte) y parte del departamento Médico del Club Vélez Sarsfield, detalló en diálogo con Infobae cómo prevenirlo, las características más comunes y qué se debe hacer una vez diagnosticado el paciente.

"La rotura de ligamento cruzado anterior (LCA) es una lesión frecuente del deporte. El deportista siente en ese momento que 'se la sale la rodilla de lugar', dolor, imposibilidad de seguir jugando e inflamación en muy poco tiempo", explicó el especialista.

Así se ve mediante rayos X la rotura de un ligamento cruzado anterior de rodilla  (Getty)
Así se ve mediante rayos X la rotura de un ligamento cruzado anterior de rodilla  (Getty)

—¿Cómo se producen estas roturas de ligamentos?

—Se producen por distintos mecanismos, el 80% de las veces sin que exista el contacto con otro jugador, siendo el más común un giro brusco acompañado de una flexión de la rodilla. Ese movimiento incoordinado puede ocurrir simplemente porque el pie se traba en el piso, pero también puede haber factores que hagan que esa rodilla esté más "vulnerable a romperse.

—¿Se puede prevenir la rotura de ligamentos?

—La prevención apunta a disminuir el riesgo de que se produzca esta lesión, y debe enfocarse en estar en buena forma física para hacer deportes y con una rutina de entrenamiento adecuada. Hay diversos programas de prevención que se usan en la mayoría de los deportes, que se basan en ejercicios para mejorar la fuerza, la coordinación y estabilidad corporal. Los más conocidos son los de FMS (Functional Movement Systems) y FIFA 11+ ("El 11", un programa de prevención de lesiones).

—Una vez que se diagnostica al paciente que tiene rotura de ligamento, ¿qué se hace?

—Confirmada la rotura del LCA se le aconseja al paciente sobre las posibilidades de tratamiento. Hay dos: una cirugía para reconstruir el LCA en caso de que el paciente desee seguir haciendo deportes donde existan giros, saltos, cambios de dirección; o no operarse en caso de que el paciente decida realizar actividades físicas de distinta demanda, como caminar, andar en bicicleta, natación o entrenar en el gimnasio. En caso de que el paciente a pesar de cambiar a estas actividades físicas sienta frecuentemente inestabilidad, lo acercaría a la necesidad de realizar la cirugía.

Los runners también están entre los más propensos a tener rotura de ligamento cruzado anterior (Getty)
Los runners también están entre los más propensos a tener rotura de ligamento cruzado anterior (Getty)

—Para la rehabilitación, ¿cuál es la forma correcta para que vuelva a ser la misma rodilla de antes?

—La rehabilitación luego de una cirugía de LCA es larga, en promedio 8 a 9 meses, que es el tiempo que tarda el injerto colocado en estar biológicamente maduro y con la fortaleza suficiente para realizar deportes. Hay que realizar la rehabilitación con kinesiólogos entrenados en este tipo de lesiones del deporte, y para autorizar el retorno al deporte. Es necesario tomar algunos tests que confirmen que el estado del injerto y la función de la rodilla está normal. Si se respetan estos parámetros para volver a jugar, la posibilidad de que el injerto se rompa será mucho menor, y tendrá una rodilla estable y perfectamente funcional para realizar deportes, aunque no será normal como lo era antes de la rotura.

—¿Pueden quedar secuelas?

—Sí, la secuela más común es la artrosis de rodilla, que suele manifestarse a los 15 años de operados en promedio, y que aparece aun con todo el proceso de tratamiento (cirugía y rehabilitación), vuelta al deporte y la posterior carrera deportiva hayan sido un éxito. Siempre debemos aclarar esto a los deportistas cuando hablamos de la realización de la cirugía.

En caso de que el tratamiento quirúrgico no tuviera los resultados esperados, y que la rodilla siga estando inestable en la práctica del deporte, la posibilidad de tener lesiones del cartílago y los meniscos aumenta y con ello también la magnitud de la artrosis a futuro.

 SEGUÍ LEYENDO: