Niñas y adolescentes son principales víctimas de violencia en Perú: ¿cómo el sector privado puede ayudar a erradicar esta problemática?

La violencia basada en género es una problemática que compromete a todos los sectores de la sociedad, así lo aseguró Ana Suclla, representante de la ONG Plan Internacional. La experta recalcó que es necesario que el rubro empresarial también se involucre en la lucha por la erradicación de la violencia contra niñas, adolescentes mujeres y adultas mediante las áreas de responsabilidad social.

Guardar

Nuevo

El 70% de las denuncias de violencia en menores de edad corresponden a víctimas de sexo femenino. | Foto: Agencia Andina
El 70% de las denuncias de violencia en menores de edad corresponden a víctimas de sexo femenino. | Foto: Agencia Andina

Los indicadores de violencia en el país son preocupantes. De acuerdo a cifras del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), las denuncias por violencia psicológica, física y sexual tienen como principal víctima a las personas de sexo femenino. Hasta septiembre de este año, los Centros de Emergencia Mujer (CEM) han registrado más de 40 mil denuncias por violencia a menores de edad, donde el 70% de las sobrevivientes son niñas y adolescentes mujeres.

Las entidades estatales, como el MIMP y la Defensoría del Pueblo, vienen empeñando una serie de acciones para prevenir, controlar y erradicar esta problemática que representa la vulneración de los derechos de las infancias y adolescencias. En los últimos años, las campañas de concientización de la violencia que existe contra la mujer han incrementado, pero aún no es suficiente.

Para Ana Suclla, Gerente de Comunicaciones, Alianzas Estratégicas y Subvenciones de la ONG Plan International, la erradicación de la violencia contra niñas, adolescentes mujeres y adultas son realmente graves, por lo que es compromiso de toda la sociedad luchar contra esta problemática. Afirmó que el sector privado también puede involucrarse en la solución de dicha situación que representa una violación y falta de protección a los derechos humanos de los menores en el país.

“Los problemas que enfrenta la sociedad, que enfrenta la niñez, no son problemas que pertenecen al ámbito privado, son problemas de carácter público. Es decir, son problemas que nos conciernen a todas y a todos. La sociedad está conformada no solamente por el Estado, sino también por el sector civil y por los actores del sector empresarial. En ese sentido, considero y consideramos que son problemas, que también deben ser abordados desde todos los ámbito”, mencionó.

Según la especialista, existen muchas formas de que el sector privado participe activamente en la lucha contra la violencia. Por ejemplo, Suclla indicó que las áreas de responsabilidad social, donde se involucra a los colaboradores, podrían tener un gran impacto en temas de desarrollo sostenible. “Allí entra el tema de las alianzas estratégicas con organizaciones tienen gran cantidad de años de experiencia trabajando en temas de niñez, educación, género, emprendimiento y empleabilidad. Estas organizaciones les dan esta información que muchas veces no se tiene”, añadió.

De acuerdo a la representante de Plan Internacional, la inclusión de temas de erradicación de la violencia contra las mujeres e infancias de parte de las empresas privadas no solo compromete a este sector, también sirve para concientizar a los integrantes de estas corporaciones sobre esta problemática. “Se debe involucrar a los trabajadores y hacerlos partícipes, personas activas del impacto, de la estrategia que ellos van a estar implementando”, aseveró.

Ana Suclla afirmó que existen diferentes formas de involucrar a los miembros de las empresas en la lucha por la erradicación de la violencia. Una de ellas es el voluntariado. Según resaltó, existen muchas organizaciones sin fines de lucro que ofrecen oportunidades de voluntariado mediante alianzas estratégicas. Por ejemplo, existen las opciones de apadrinamiento de niñas y niños a nivel social y económico.

“Hay diferentes tipos de acciones que puede realizar la empresa para involucrar a sus colaboradores, es súper importante generar este involucramiento para que ellos puedan sentirse comprometidos y entender que las acciones que están realizando tienen impacto”, recalcó.

Violencia en cifras

Hasta septiembre de este año, los Centros de Emergencia Mujer (CEM) han reportado al menos 40 mil 760 casos de violencia en niños y adolescentes entre los 0 y 17 años de edad a nivel nacional. Del total de denuncias correspondiente a este grupo etario, el 70% de las víctimas son niñas y adolescentes mujeres, en su mayoría, menores de 6 a 14 años de edad.

Pero esto no es todo. Hasta agosto de 2022, los CEM han registrado un total de 5 mil 805 casos de violencia sexual donde la mayor parte de sobrevivientes son mujeres. De acuerdo a las estadísticas, el 68,3% de ellas son menores de edad y el 95,5% son personas de sexo femenino. En otras palabras, las niñas y adolescentes mujeres están más expuestas a ser víctimas de violencia.

Las mujeres en general se encuentran en una mayor situación de vulnerabilidad y exposición a la violencia. Hasta el mes de septiembre, los CEM han reportado aproximadamente 111 mil 300 denuncias a nivel nacional. De estas, el 88,4% de las sobrevivientes son personas de sexo femenino. Además, Lima y Arequipa son las regiones con mayor cantidad de denuncias por violencia.

Asimismo, una de las características de estas víctimas es que la agresión denunciada no fue la primera que han padecido. De acuerdo al MIMP, el 80% de los sobrevivientes afirmaron que anteriormente habrían recibido otro tipo de violencia. Además, La mayoría de agresores mantenían una relación sentimental con la víctima o formaban parte de su entorno cercano.

SEGUIR LEYENDO

Guardar

Nuevo