Zamir Villaverde y su relación empresarial con Bruno Pacheco

Fundador y encargado de múltiples empresas, Villaverde es hoy un personaje clave en el caso del ex secretario general de Palacio, además que el sobrino del presidente Castillo manejaba una camioneta de su empresa.

Foto: Panamericana
Foto: Panamericana

Cuando comenzaba el mes de julio, casi al final de la campaña de las elecciones presidenciales, el empresario Zamir Villaverde, salió en un programa de televisión sabatino e hizo una exhortación a la audiencia y pidió que, así como él, más personas depositaran su confianza en aquel profesor rural que estaba por llegar a Palacio de Gobierno.

“¿Por qué no darle nuestro voto de confianza a una persona que viene del pueblo”, se preguntó Villaverde.

El empresario contó que conoció a Castillo y le había estrechado la mano “de una manera muy sincera” para después comentarle que no tuviera miedo de lo que pudiera hacer su eventual gobierno: su principal preocupación, le dijo el entonces candidato, estaba en sacar adelante a los más pobres y que no iban a salir perjudicados los empresarios.

Después de salir en la televisión, no se volvió a escuchar más de Villaverde. Sin embargo, fuera de los reflectores, él seguía muy de cerca del entorno del hoy presidente.

Una de las primeras acciones que tomó Castillo fue designar a un personaje conocido por este empresario como el funcionario de mayor jerarquía, en este caso fue Bruno Pacheco Castillo, el nuevo secretario general del Palacio de Gobierno.

Pacheco, profesor de Biología y Química, fue un activo colaborador de Castillo en la campaña, pero antes de eso tuvo básicamente dos trabajos, de acuerdo a su declaración jurada de intereses: fue miembro desde 1998 hasta julio de este año de la UGEL de San Borja (local 7) y del 2014 al 2020 se desempeñó como jefe de selección y capacitación de personal de la empresa de seguridad Vigarza S.A.C., fundada por la familia Villaverde en el 2010. Pero eso es tan solo una parte de la relación que tejió el empresario con las personas de mayor confianza del presidente.

Villaverde, de 45 años, no es un personaje desconocido para los medios. Ha sido entrevistado reiteradas veces como experto en temas de seguridad al ser el rostro de la empresa Vigarza S.A.C., fundada por su madre, Luz Marina García Velarde, y su hermana menor Rocío Vanessa.

El asegura en la actualidad que no es accionista, socio, representanto o apoderado de la compañía, tiene un poder dado por su madre a inicios de año que le permite tomar decisiones en las empresas donde ella tiene acciones. Entre estas figuran: Vigarza S.A.C., Mazavig, Multimethal Company, Grupo Vigarza, Villaverde Company y el Estudio Villaverde. En la mayoría de compañías que tiene este empresario aparecen sus padres: Luz Marina y Marcial Villaverde Morán, fallecido en el 2019.

Como muestra el gráfico que acompaña esta nota, Villaverde ha fundado dos sociedades más: la Fundación Villaverde y la Corporación Marviga E.I.R.L. Sin embargo, en la actualidad su mayor apuesta está en la venta de terrenos al sur de Lima: específicamente, entre el kilómetro 124 y 125 de la Panamericana Sur. A través de las redes sociales de Villaverde Company, este empresario promocionaba desde el año pasado la construcción de un proyecto inmobiliario en Cerro Azul bajo el nombre de Residencial Los Delfines.

Para hacer este proyecto, la sociedad conyugal que formó Villaverde con la empresaria Marylyn Reyes Heredia (exmilitante de Perú Posible y excandidata a regidora de Lima por Perú Patria Segura) le compró en noviembre del 2016 el 25% del predio a Winston Alfaro Vargas, coronel EP (r) condenado años atrás como parte de la red de Vladimiro Montesinos, por S/330 mil.

En setiembre del 2019, la madre de Villaverde, entonces de 74 años, les compró a su hijo y a Reyes Heredia el 42,5% del terreno en Cerro Azul y en agosto del 2020 esta última se lo vendió a Villaverde Company por S/700 mil. En la actualidad, existe un litigio en un juzgado civil de Cañete en una parte de este terreno que no ha permitido que se finalice el proyecto inmobiliario.

El caso responde a una demanda presentada por Avigail Huapaya Audante, una octogenaria señora conocida también como “La Reina del Sur” por diversas denuncias por presunto tráfico de terrenos. Huapaya, en mayo de este año, denunció a Cecilia Barreda Guerra, propietaria también de una parte del terreno en Cerro Azul, con el fin de que suscriba la minuta de compra y venta del 50% del predio. Según la denunciante, el esposo de Barreda, Juan Carrera Meza, le vendió ese inmueble en junio del 2007 sin declarar su estado civil de casado en la suscripción de la escritura pública.

En dicho proceso, la empresa de Villaverde, Villaverde Company, solicitó participar como litisconsorte. Sin embargo, en octubre su pedido fue rechazado en primera instancia y está a la espera de la decisión de una sala superior. Pero Huapaya no es la única que presenta denuncias. El empresario Villaverde también figura con diversas denuncias en el sistema policial. Entre ellas, por presunta usurpación de terrenos en Cerro Azul.


SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR