Juego del calamar: 5 aspectos que muestra la realidad de Corea del Sur

La exitosa serie de Netflix muestra algunas complejidades que se vive en el país asiático.

(Netflix)
(Netflix)

‘Squid Game’, o por su traducción al español ‘El juego del calamar’, es un drama surcoreano sediento de sangre, que se ha convertido en una de las series más populares de Netflix. A principios de octubre, fue la serie más vista en 90 países, y su éxito deja al mundo adivinar que la nación asiática tiene una sociedad compleja.

Pero además de ser una historia de alta tensión, en la que concursantes con problemas económicos participan en juegos de vida o muerte por dinero, deja entrever lo que en Corea del Sur es una realidad; los altos estándares de calidad de vida. La mayoría de los actores de la serie coreana son originarios de ese país y en todos sus capítulos la serie ha sido elogiada por su descripción de las dificultades reales que enfrentan los habitantes de la nación asiática.

La ficción surcoreana sigue los pasos de ‘Parasite’, la famosa película que muestra el contraste en la vida de dos familias en Seúl. En esta nota vamos a revelar 5 realidades que ‘El juego del calamar’ te demuestra sobre el país.

5 MOMENTOS CLAVES QUE DEMUESTRAN LA REALIDAD EN COREA DEL SUR

La siguiente lista tiene algunos tramos de la serie

1. La realidad de los ‘desertores’ del norte

En la serie, la candidata Saebyok (interpretada por Jung Hoyeon) se une al grupo con la esperanza de ganar dinero para reunir a su familia, quienes fueron separados mientras huían del régimen represivo en el país vecino.

Desertores del norte. (captura: Netflix)
Desertores del norte. (captura: Netflix)

Antes de la pandemia, más de 1.000 norcoreanos buscaban refugio en Corea del Sur cada año. Aunque Seúl tiene una serie de planes de ajuste y beneficios, los desertores pueden ser maltratados, discriminados y sospechosos por los surcoreanos.

‘El juego del calamar’ muestra algunos aspectos de este problema, incluido un detalle del idioma. Como muchos otros desertores en la vida real, Saebyok oculta su acento norcoreano original y habla el dialecto estándar de Seúl.

2. Pobreza

El país asiático ocupa el puesto 23 en el Índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas, por delante de Francia, Italia y España, por ejemplo.

Pero el personaje principal de la serie, Gihun, fue despedido de la compañía ficticia Dragon Motors, tiene dos tiendas que no funcionaban, vive con su madre enferma y no puede permitirse comprarle a su hija un regalo de cumpleaños decente.

Pobreza en Corea del Sur. (foto: El Universo)
Pobreza en Corea del Sur. (foto: El Universo)

Gihun personifica al trabajador fracasado que no puede salir de la pobreza. Corea del Sur supera a algunos países nórdicos e incluso a Estados Unidos en el Índice de Gini, que mide la distribución de la riqueza nacional.

3. Explotación de migrantes

En la serie, Ali es un migrante paquistaní que trabaja en una fábrica y se une a los candidatos después de meses de que su jefe surcoreano le retuviera el salario y lo obligara a dejar a su esposa y su bebé.

Los paquistaníes no son el grupo más grande de inmigrantes en Corea del Sur, pero la historia de fondo de Ali muestra una rutina de trabajo duro y explotación que algunos trabajadores extranjeros pueden experimentar en el país.

Corea del Sur. (foto: Getty News)
Corea del Sur. (foto: Getty News)

Si bien se han aprobado leyes de protección laboral en Corea del Sur durante las últimas dos décadas, las condiciones para los trabajadores migrantes aún pueden ser espantosas, según grupos de derechos humanos.

4. Misoginia

Según la edición de 2021 de la Brecha de género global del Foro Económico Mundial, Corea del Sur ocupa un modesto puesto 102 en la lista de países con la mayor igualdad de género. ‘El juego del calamar’ refleja este rasgo cultural a través de discusiones sobre la idoneidad de las mujeres para las tareas asignadas a los candidatos.

Cho Sangwoo, el banquero de inversiones, intenta más de una vez evitar que las mujeres participen en tareas grupales.

No existe igualdad de género en Corea del Sur. (foto: Tribuna Feminista)
No existe igualdad de género en Corea del Sur. (foto: Tribuna Feminista)

Pero la serie surcoreana recibió críticas por su interpretación de los roles de las mujeres.

Específicamente, se generó una polémica en torno al personaje Mi-nyeo, quien se involucra en relaciones sexuales con el gánster Deok-su para ingresar a su equipo.

5. Conflictos con China

Fuera de la pantalla, la serie se convirtió en otro ejemplo de las tensiones entre Seúl y Beijing. Los medios chinos informaron que los uniformes verdes que usan los concursantes del juego son similares a los disfraces de la película china de 2019 “Teacher, Like”.

K-pop. (foto: cnnespanol.com)
K-pop. (foto: cnnespanol.com)

En ‘El juego del calamar’, la serie le hace un guiño a China, que es el principal aliado de Corea del Norte: la madre de Sae-byok es detenida mientras intentaba llegar a Corea del Sur a través de China continental.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR