Las imágenes del maltrato animal fueron captadas con una cámara oculta (Foto: Equila)
Las imágenes del maltrato animal fueron captadas con una cámara oculta (Foto: Equila)

Nuevamente la crueldad y el maltrato animal volvieron a dejar en evidencia a la industria alimentaria. En los últimos días, una serie de videos tomados con cámara oculta al interior de un matadero en Villarejo de Salvanés, en la Comunidad de Madrid, mostraron el abuso y el trato inhumano de su personal.

Las imágenes hablan por sí solas: corderos lanzados, pateados y golpeados de un modo que produce profunda indignación. 

Se trata de un recinto donde sacrifican corderos, ovejas, cabras y vacas; pero en medio de condiciones de hacinamiento, descuido y graves irregularidades de higiene.

Las imágenes captadas entre los meses de junio y septiembre han sido adjuntadas en la denuncia por la vía penal que fue presentada ante el Juzgado de Instrucción de Madrid por la organización Equalia.

La ONG puso en evidencia la necesidad de instalar cámaras de vigilancia que contribuyan al estricto cumplimiento de la normativa en defensa de los animales, los consumidores y la salud pública.

"Entendemos que es imposible que el veterinario esté en todas partes a la vez, por eso la ONG considera que la propuesta de instalación de cámaras facilitará a los veterinarios determinar y detectar problemas de bienestar animal, es viable económicamente, permite una mayor seguridad para los trabajadores y ayudará a garantizar el buen cumplimiento de las normativas de higiene y seguridad alimentaria. Además, el material de grabación ayudará en la formación e investigación, incluso estas grabaciones podrán utilizarse de cara a certificaciones de calidad, o en auditorías internas", afirmaron los responsables de Equalia.

En el video que dura 3 minutos se puede ver que varios corderos son degollados sin ser aturdidos, a pesar de que el aturdidor permanece al lado de uno de los operarios.

"El matarife desatiende sus funciones, de modo que algunos corderos pasan sin ser desangrados, permaneciendo colgados junto al resto de animales muertos. Uno de ellos llegó a estar colgado plenamente consciente hasta media hora, momento en que la imagen pierde el rastro del animal", denunció la ONG.

La denuncia presentada indica que el matadero incumple diversas normativas (Foto: Equalia)
La denuncia presentada indica que el matadero incumple diversas normativas (Foto: Equalia)

Además, las imágenes muestran a ovejas que apenas pueden mantenerse en pie, y que a pesar de estar enfermas, son llevadas a la cinta transportadora para ser degolladas. "Una de ellas fue filmada agonizando la noche anterior. Pasaron diez horas hasta que fue llevada a la zona de matanza".

De acuerdo con la legislación española, si un animal no puede andar, está prohibido que sea arrastrado o transportado al lugar de la matanza. Según la ley, debe ser sacrificado in situ, allí donde yazca.

En otro plano un trabajador inserta los pendientes identificadores (crotales) a varios corderos dentro del matadero, cuando por ley todo animal debe llevar el crotal identificativo al entrar, ya que de lo contrario se corre el riesgo de perder la trazabilidad y a veces provoca que sea imposible garantizar la procedencia del mismo.

"Todo ello podría suponer un grave incumplimiento de las normativas de seguridad alimentaria", aseguró la ONG.

Según Equilia, en el lugar hay condiciones higiénicas preocupantes, pues lo corrales siempre están llenos de heces y orina. "Este ambiente de suciedad favorece la proliferación de pulgas y puede generar la acumulación de gases que afectan al sistema respiratorio, poniendo en riesgo incluso la propia salud de los trabajadores."