Rodillos de acero en la planta de la compañía alemana de acero Salzgitter AG en Salzgitter, Alemania, el 5 de marzo de 2019 (REUTERS/Fabian Bimmer/)
Rodillos de acero en la planta de la compañía alemana de acero Salzgitter AG en Salzgitter, Alemania, el 5 de marzo de 2019 (REUTERS/Fabian Bimmer/)

La producción industrial alemana cayó más de lo esperado en junio, arrastradas por la menor producción de bienes intermedios y de equipo, lo que se suma a las señales de que la mayor economía de Europa se contrajo en el segundo trimestre al quedar sus exportadores atrapados en las disputas comerciales.

La producción industrial cayó un 1,5% en el mes, una caída mucho más pronunciada que la caída del 0,4% que se había previsto, según las cifras publicadas el miércoles por la Oficina de Estadística.

"La continua caída en la producción es aterradora", dijo el economista de Bankhaus Lampe, Alexander Krueger, quien agregó que es probable que continúe la recesión en el sector manufacturero debido a la escalada de la disputa comercial entre China y Estados Unidos.

Ambos países son importantes destinos de exportación para las empresas alemanas, lo que significa que la disputa arancelaria entre las dos economías más grandes del mundo también está teniendo un impacto desproporcionado en Alemania.

Un trabajador siderúrgico del conglomerado industrial alemán ThyssenKrupp AG se encuentra en medio de chispas de hierro en bruto procedentes de un alto horno (REUTERS/Wolfgang Rattay)
Un trabajador siderúrgico del conglomerado industrial alemán ThyssenKrupp AG se encuentra en medio de chispas de hierro en bruto procedentes de un alto horno (REUTERS/Wolfgang Rattay)

"Cuanto más tiempo continúe esto, más probable es que otros sectores de la economía se vean arrastrados. Es posible que las previsiones de crecimiento para Alemania se recorten aún más", dijo Krueger.

En el segundo trimestre en su conjunto, la producción industrial cayó un 1,8% con respecto al trimestre anterior, lastrada por las fuertes caídas de la producción de metales, maquinaria y fabricación de automóviles, dijo el Ministerio de Economía.

"La industria sigue en recesión económica", dijo el ministerio. La producción de la construcción cayó un 1,1% en el segundo trimestre, mientras que la producción de energía cayó un 5,9% en el mismo período.

Preludio a la recesión

Estas cifras se dieron a conocer después de que los pedidos industriales alemanes superaran el martes las expectativas para junio, pero el Ministerio de Economía advirtió que este sector de la economía aún no había alcanzado un punto de inflexión.

La bolsa de Frankfurt (Reuters)
La bolsa de Frankfurt (Reuters)

"Esto respalda nuestras expectativas de que el PIB real alemán se reduzca ligeramente en el segundo trimestre", dijo el economista del Commerzbank Ralph Solveen sobre las cifras de producción industrial.

"A pesar del aumento de los pedidos registrado ayer, es probable que la tendencia a la baja de la producción continúe en los próximos meses, por lo que la industria manufacturera sigue siendo el punto débil de la economía alemana", agregó

Se espera que la economía alemana se haya estancado en el segundo trimestre, y los indicadores de confianza sugieren que podría contraerse en el tercero, ya que los exportadores se ven afectados por las disputas comerciales, la incertidumbre de Brexit y la desaceleración de la economía mundial.

En este contexto la rentabilidad del bono alemán de referencia a 10 años caía el miércoles a nuevos mínimos históricos en territorio negativo, después de los débiles datos de la economía germana presentados y un recorte de los tipos de interés mayor de lo esperado en Nueva Zelanda.

Las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos han entrado en el terreno de la política monetaria (Reuters)
Las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos han entrado en el terreno de la política monetaria (Reuters)

Pese a que las aguas de los mercados globales han vuelto a su cauce tras el maremoto de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China de la semana pasada, los mercados de renta fija siguen beneficiándose de la expectativa de que la guerra arancelaria aumente los riesgos de recesión y dé nuevos argumentos para la aplicación de políticas monetarias expansivas.

El banco central de Nueva Zelanda sorprendió las expectativas de los mercados al recortar su tipo de interés oficial en 50 puntos básicos, dando indicios de estar dispuesto a mantener una política monetaria más flexible ante los crecientes riesgos que se ciernen sobre la economía global.

En este contexto, sumado al desempeño industrial alemán, la rentabilidad de los bonos de toda la zona euro tendía a la baja en las primeras horas de la mañana.

La rentabilidad del Bund alemán cayó a un mínimo histórico de -0,56%, ascendiendo su caída en lo que va de año a la notable cifra de 80 puntos básicos. De seguir así, estará en camino de alcanzar su mayor caída anual desde 2014.

Con información de Reuters

MÁS SOBRE ESTE TEMA: