Transeúntes observan la cotización en Tokyo, (REUTERS/Issei Kato)
Transeúntes observan la cotización en Tokyo, (REUTERS/Issei Kato)

Las bolsas asiáticas volvieron a caer este martes,  después de que China optara por tomar medidas para estabilizar el yuan tras ser designado como país "manipulador de divisas" por Estados Unidos.

La Bolsa de Tokio cerró con nuevas bajas, aunque lejos de los niveles mínimos vistos durante la negociación: el índice de referencia Nikkei cayó 134,98 puntos, un 0,65 %, hasta situarse en 20.585,31 puntos, mientras que el segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, bajó 6,65 puntos, un 0,44 %, hasta 1.499,23 unidades.

El parqué tokiota abrió la sesión con fuerte pérdidas y en los primeros minutos se dejó hasta un 2,9 %, contagiada por el pesimismo vivido en Wall Street, que cerró con sus mayores pérdidas del año.

Los tres principales selectivos de la plaza neoyorquina cosecharon este lunes con desplomes cercanos o superiores al 3%.

Wall Street tuvo un lunes negro
Wall Street tuvo un lunes negro

Los inversores de Tokio acogieron como un jarro de agua fría la decisión de Washington de designar a Beijing como un país "manipulador de divisas", por dejar en la víspera que su moneda cayera a su peor nivel en más de una década, lo que ayudaría al país a contrarrestar los nuevos aranceles que EE.UU. ha amenazado con imponer.

El Nikkei llegó al descanso con una caída del 2 %, pero recortó pérdidas en el segundo tramo después de que China tomara medidas para estabilizar el yuan, con una tasa de referencia diaria fue superior a la barrera de los 7 yuanes por dólar, lo que ayudó a aliviar el nerviosismo en los mercados de forma generalizada.

En China el índice de Shanghai cerró con una caída el 1,56% hasta ubicarse en los 2777.56 puntos, mientras que el Hang Seng de Hong Kong cayó un 0,67% y llegó a los 25976,24 puntos.

La Bolsa de Seúl también encadenó su quinto día consecutivo de pérdidas tras intensificarse la disputa comercial entre Estados Unidos y China, a lo que se suma el contencioso entre Corea del Sur y Japón.

La devaluación del yuan está sacudiendo a la economía global (Reuters)
La devaluación del yuan está sacudiendo a la economía global (Reuters)

El índice de referencia Kospi cayó 29,48 puntos, un 1,51 por ciento, hasta situarse en 1.917,50 puntos.

El índice tecnológico Kosdaq perdió por su parte 18,29 puntos, un 3,21 %, hasta situarse en 551,50 puntos.

El parqué de Seúl vivió otra jornada marcada por el pesimismo, que sólo se vio mitigado por los mensajes lanzados por el Ejecutivo surcoreano sobre una posible intervención en el mercado en caso de que haya una "aguda volatilidad", según dijo el viceministro de Economía y Finanzas, Bang Ki-sun.

Destacan hoy las caídas registradas por el gigante tecnológico y valor de referencia en Seúl, Samsung Electronics, que perdió un 1 %, así como del segundo mayor fabricante de semiconductores del país, SK hynix (4,5 %).

El contexto global de incertidumbre, al que también se suman las restricciones comerciales de Tokio a Seúl por un contencioso histórico, viene afectando asimismo de forma negativa a la divisa surcoreana, el won, que llegó situarse hoy en su menor cotización frente al dólar estadounidense desde marzo de 2016.

Los mercados asiáticos están siendo presionados por la guerra comercial (AFP)
Los mercados asiáticos están siendo presionados por la guerra comercial (AFP)

El billete verde alcanzó los 1.215,30 wones, lo que además de su mínimo en tres años y medio supone una depreciación del 8 % desde el pasado enero.

Wall Street arrastra la bolsa de Australia

El mercado de valores de Australia también tuvo una fuerte caída, que llegó a alcanzar un máximo de casi el 3%, arrastrado por las pérdidas al cierre de Wall Street.

El selectivo australiano ASX 200 perdió un 2,9 %, 192 puntos, en los diez primeros minutos de negociaciones, aunque a media mañana estabilizó el retroceso alrededor del 2,3 % y finalmente cerró en 6.640,3 puntos, lo que equivale a un descenso de 2,5%.

Se calcula que la caída ha generado pérdidas al cierre que rondan los 48.000 millones de dólares australianos (32.569 millones de dólares estadounidenses o 29.079 millones de euros).

La bajada tuvo lugar una semana después de que el mismo índice, creado en el año 2000, alcanzara su máximo histórico con 6.874,7 puntos.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: