La bolsa de Frankfurt (Reuters)
La bolsa de Frankfurt (Reuters)

Las principales bolsas de Europa volvieron a cerrar este martes con bajas a pesar de los intentos de China estabilizar al yuan luego de la devaluación del lunes, aunque los índices cayeron menos que el día anterior.

El índice FTSE 100 en Londres cerró en 7171,69 puntos con una baja del 0,72%, mientras que el DAX de Frankfurt cayó el 0,785 hasta los 11567,96 y el CAC 40 de París un 0,13% hasta los 405234,65 puntos.

Mientras que el índice europeo Stoxx 600 retrocedió un 0,47% hasta asentarse en los 367,71 puntos, y el FTSE en Milán lo hizo un 0,68% hasta los 20.631,74 puntos.

Los inversores europeos se mostraron de esta forma cautos ante los anuncios de Beijing con respecto a su moneda, a diferencia de las subas más oprtimistas que experimentaba la bolsa de Nueva York.

Intentos de estabilización

El gobierno de China anunció este martes una serie de medidas para limitar la debilidad del yuan tras la fuerte devaluación del lunes, que tuvo un fuerte impacto en los mercados de todo el mundo y provocó duras críticas de Estados Unidos, que acusó a Beijing de "manipulación de divisas".

La devaluación del Yuan sacudió a los mercados
La devaluación del Yuan sacudió a los mercados

El Banco Popular de China, que regula la política monetaria del gigante asiático, fijó el valor de referencia de la moneda en un nivel más apreciado del esperado por los analistas y anunció la venta de bonos yuanes en la bolsa de Hong Kong, conjunto de medidas que llevaron este martes a una apreciación del 0,26% de la divisa.

En concreto, el organismo estableció un precio de referencia de 6,9683 yuanes por dólar,por encima de los 6,9871 esperados por el mercado según un sondeo de Bloomberg. El lunes la divisa cerró en 7,0340 por dólar, una caída cercana al 1,5%.

Además, se prevé la venta de 30.000 millones de yuanes (unos 4.200 millones de dólares) en bonos el próximo 14 de agosto, de acuerdo al comunicado del Banco Popular emitido este martes y citado por Bloomberg, una medida que reduce la liquidez de la divisa en el extranjero.

“China quiere que la moneda tenga flexibilidad en ambas direcciones, pero no busca que los mercados entren en pánico“, consideró Larry Hu, director de economía en la firma hongkonesa Macquarie Securities, a la agencia Bloomberg.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: