Los veganos que quieran que sus hijos se alimenten según sus preceptos van a tener que manejar la dieta de sus familias con cuidado en Italia.

Según un artículo publicado el jueves por el Huffington Post, el Parlamento italiano estudia en este momento la aprobación de un proyecto presentado por la diputada Elvira Savino en el que se contemplan penas de hasta cuatro años de cárcel para aquellos progenitores que impongan una alimentación vegana –que excluya todos los productos de origen animal– a sus hijos.

Savino, perteneciente al partido Forza Italia, pretende "estigmatizar el temerario y peligroso comportamiento alimenticio impuesto por los padres (veganos) en detrimento de los menores".

La preocupación de la diputada, expresada en el texto presentado, es que la dieta vegana puede provocar "déficit de hierro y vitamina B12, lo que puede comportar considerables problemas neurológicos y anemia".

Los especialistas mantienen un duro debate en torno a si la dieta vegana puede compensar con alimentos de origen vegetal los nutrientes y proteínas aportados por las carnes.