Dieron la batalla contra el COVID-19 y ahora luchan por sus vidas: la historia de la pareja de enfermeros víctimas de la tragedia en L12 del Metro

Jazmín Zulema Sixto Moreno, de 27 años, y Juan Carlos Ortiz, de 31 laboran en el Hospital Belisario Domínguez, esa noche salieron de trabajar para regresar poco después como pacientes

Jazmín Zulema Sixto Moreno, de 27 años, y Juan Carlos Ortiz, de 31, son novios y ambos trabajan desde el inicio de la pandemia de COVID-19 en el Hospital Belisario Dominguez, donde horas después regresaron pero ahora como pacientes Foto: (Facebook Zulema Sixtos)
Jazmín Zulema Sixto Moreno, de 27 años, y Juan Carlos Ortiz, de 31, son novios y ambos trabajan desde el inicio de la pandemia de COVID-19 en el Hospital Belisario Dominguez, donde horas después regresaron pero ahora como pacientes Foto: (Facebook Zulema Sixtos)

Una pareja de enfermeros terminó de trabajar y salió en la noche del lunes de su turno en el hospital Belisario Domínguez, nadie se imaginaría que regresarían poco después ahora como pacientes.

Jazmín Zulema Sixto Moreno, de 27 años, y Juan Carlos Ortiz, de 31, son novios y ambos trabajan desde el inicio de la pandemia de COVID-19 en la primera línea contra el coronavirus, en el área de Terapia Intensiva, pero ahora tienen que luchar por su propia vida tras estar entre los heridos cuando los vagones de la Línea 12 colapsaron.

La pareja se dirigía a su casa en Chalco, era un trayecto de hora y media, pero no llegaron. Cuando la estructura de las instalaciones del Metro se vino abajo, ellos viajaban en uno de los dos vagones siniestrados.

Ambos fueron parte de los más de 70 heridos que se han registrado desde el terrible acontecimiento vivido a las 22:22 del lunes 4 de enero entre la estación Olivos y Tezonco, además se han registrado 25 fallecidos hasta el momento.

10 minutos después de salir de su lugar de trabajo ya había sucedido la tragedia Foto: (Facebook Zulema Sixtos)
10 minutos después de salir de su lugar de trabajo ya había sucedido la tragedia Foto: (Facebook Zulema Sixtos)

Salieron de trabajar y abordaron el metro una estación antes, en la siguiente fue cuando colapsó”, dijo Norberto Moreno Rodríguez, tío de Jazmín Zulema a Animal Político. El hombre pasó todo el día en el exterior del hospital, a la espera de noticias. Al interior, otros dos integrantes de la familia y seis más donando sangre.

“Ella salió disparada y él la intentó auxiliar porque tenía varias personas encima” dijo por su parte Salomón Sixto y agregó a la televisora Azteca que ella es la más grave debido a que resultó con estallamiento de vaso y problemas en el estómago debido a los fuertes golpes y el peso de los demás pasajeros.

Diariamente cuidaban a pacientes COVID-19 pero ahora ambos luchan por su vida Foto: (Facebook Zulema Sixtos)
Diariamente cuidaban a pacientes COVID-19 pero ahora ambos luchan por su vida Foto: (Facebook Zulema Sixtos)

En medio de la confusión la mujer logró agarrar su teléfono y marcar a su papá. Muy cerca del lugar del colapso vive su hermano, así que en 20 minutos había sido ingresada en el Belisario Domínguez, su lugar de trabajo, el hospital que acababa de abandonar.

Él, sin embargo, tuvo otro recorrido, relató Moreno Rodríguez, una ambulancia lo envió a otro hospital más alejado. Y que, una vez allí, le dieron el alta. Sin embargo, él no se encontraba bien. Lo primero que hizo nada más abandonar el centro hospitalario fue acudir al Belisario Domínguez a ver cómo estaba su pareja. Pero al llegar, sus compañeros le dijeron que no se encontraba bien, que no les gustaban sus contusiones en la cabeza y que creían que podía tener daños en el riñón. Y lo enviaron a Terapia Intensiva.

Amigas de la enfermera realizaron cadenas de oración para su mejoría Foto: (Facebook Zulema Sixtos)
Amigas de la enfermera realizaron cadenas de oración para su mejoría Foto: (Facebook Zulema Sixtos)

Ahora están hospitalizados los dos. Ella perdió mucha sangre, hasta cuatro litros, y tuvo que sufrir una intervención de bazo que se alargó durante cuatro horas. Él, por su parte, se recupera de las contusiones en la cabeza y los daños en el riñón.

La más grave es mi sobrina, pero confiamos en que mejore, ya que no ha tenido que ser intervenida después de la primera operación”, dijo su tío, sentado en una silla junto a la puerta de Urgencias.

Para Jazmín Zulema, el último año estaba siendo intenso. Fue contratada para trabajar frente a la pandemia en uno de los hospitales especializados en tratar a los pacientes COVID-19. Su pareja, Juan Carlos, ya llevaba tiempo laborando en el mismo lugar.

SEGUIR LEYENDO: