El delantero sueco de Los Angeles Galaxy vio la tarjeta roja ante Montreal Impact por agredir con un golpe en la nuca a un rival