(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) informó que ya indaga si hubo un manejo irregular de los recursos destinados a enfrentar los efectos de los sismos de 2017 en el país dejó daños al erario por al menos 667 millones de pesos.

De acuerdo con un reporte de sobre revisiones de ese año, que aún están en proceso de seguimiento, Oaxaca fue el estado que más anomalías tuvo al sumar 11 casos, que representan 459 millones 789 mil pesos, principalmente por incumplir entrega de aulas, no acreditar el destino de recursos para la reconstrucción e incumplimiento de distintas obras.

El Estado de México suma irregularidades por 37 millones 458,000 pesos al no acreditar el destino de recursos destinados al teleférico.

En Morelos hubo un posible quebranto de 33 millones 883,000 pesos porque no se entregaron 85 aulas móviles a 15 planteles dañados.

(Foto: Pixabay)
(Foto: Pixabay)

Chiapas, con 12 casos, es la entidad con más requerimientos por parte de la ASF, aunque el monto global es de 26 millones 924,000 pesos.

En cuanto a dependencias federales, también se detectó esta práctica en la Sagarpa, se calcula un perjuicio por 90 millones 209,000 pesos debido a la falta de documentación justificativa del Programa de Apoyos a Pequeños Productores.

En el caso de dependencias federales, en la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural se presume un probable daño o perjuicio por un monto de 90 millones 209,700 pesos, por la falta de documentación justificativa del Programa de Apoyos a Pequeños Productores en su Componente Proyecto de Seguridad Alimentaria para Zonas Rurales, debido a que se validó el pago de los servicios a 43 Agencias de Desarrollo Rural sin acreditar que éstos se prestaron, los cuales corresponden a los instrumentos jurídicos denominados "Contrato de Prestación de Servicios de Agencias de Desarrollo Rural del componente Proyecto de Seguridad Alimentaria para Zonas Rurales Ejercicio 2017".

En Sedatu se presume un quebranto por 14 millones 491,663 pesos por el programa de retiro de escombros en las zonas afectadas.

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) también detectó anomalías con el extinto Consejo de Promoción Turística de México (CPTM) (Foto: Secretaría de Turismo de Quintana Roo)
La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) también detectó anomalías con el extinto Consejo de Promoción Turística de México (CPTM) (Foto: Secretaría de Turismo de Quintana Roo)

También buscan posible desvío en promoción turística

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) también detectó anomalías y un posible desvío de recursos del extinto Consejo de Promoción Turística de México (CPTM) a cuentas propias y a empresas en el extranjero, por lo cual presentará una denuncia.

El titular de la UIF, Santiago Nieto, publicó en su Twitter que la entidad a su cargo analizó la información del extinto organismo. "Coincido con la posición de la @SECTUR_mx y su titular @TorrucoTurismo (Miguel Torruco)".

"Existen pagos superfluos y un posible desvío de recursos a cuentas propias y empresas en el extranjero. Presentaremos la denuncia", adelantó en la red social el funcionario federal.

"Hay sorpresas negativas" que pronto serán dadas a conocer, pues el organismo era la 'caja chica' de los gobiernos en turno  Se acabaron esos saqueos para el bien de nuestro país", declaró el pasado 11 de julio.

Cabe recordar que el 31 de julio se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el decreto por el cual se desincorporó al CPTM de la Administración Pública Federal como empresa de participación estatal mayoritaria.

El CPTM fue un organismo descentralizado dentro de la Secretaría de Turismo (Sectur), que tuvo a su cargo la coordinación, diseño y operación de estrategias de promoción turística del Gobierno de México a nivel nacional e internacional. Creado en el 2000, luego de una reforma a la extinta Ley Federal de Turismo.

En junio de 2009, con la expedición de la actual Ley General de Turismo, se conservó dicho organismo. Sin embargo, la nueva administración anunció su liquidación y, por consiguiente, la desaparición de todas sus oficinas en el extranjero.