Mujeres protestaron por feminicidios (Foto: Cuartoscuro)
Mujeres protestaron por feminicidios (Foto: Cuartoscuro)

Elizabeth tenía 23 años. Era delgada, de cabello rizado color rojo y de baja estatura. Era buscada por sus familiares en Saltillo, Coahuila, desde el 11 de agosto de este año, luego de que saliera de su casa para encontrarse con su novio; última vez que la vieron con vida.

El sábado 24 de agosto por la tarde, elementos de la Agencia de Investigación Criminal de la Fiscalía General del estado encontraron los restos de una persona en un terreno baldío en el el municipio. Las autoridades lograron identificar un tatuaje en el abdomen que correspondía con el que poseía la joven. 

Pero a pesar de haber sido hallado el cuerpo, el gobierno coahuilense aún no ha declarado de manera oficial la identidad de la persona asesinada. Aún faltan realizar las pruebas de ADN para confirmar si el cuerpo encontrado pertenece a Elizabeth, ya que sólo fue hallado su torso. Es imposible identificarla con base en más características físicas, sin embargo, se ha dado a conocer de manera extra oficial que las señas particulares de esta parte del cuerpo corresponden a las de la mujer. 

Los restos de Elizabeth fueron encontrados en un predio abandonado (Foto: Especial)
Los restos de Elizabeth fueron encontrados en un predio abandonado (Foto: Especial)

Según medios locales, su novio, identificado como Joshua "N", fue quien dirigió a las autoridades al lugar en donde había lanzado sus restos. El sujeto fue abordado por la policía para interrogarlo pues fue la última persona que lo vio con vida y principal sospechoso. Él, al sentirse acorralado, golpeó a uno de los agentes por lo que fue detenido.

Después de entrevistarlo y acompañar a los policías en un operativo por la ruta que habría transitado Elizabeth de casa de sus padres a la de él, confesó el crimen. Indicó que había colocado el resto del cuerpo de la mujer en bolsas de basura de casas de sus vecinos antes de que pasara el camión que las recoge.

Marcha de mujeres el 16 de agosto en la Ciudad de México (Foto: Cuartoscuro)
Marcha de mujeres el 16 de agosto en la Ciudad de México (Foto: Cuartoscuro)

El probable feminicida ahora se encuentra bajo resguardo de las autoridades y se le abrirá una carpeta de investigación para juzgarlo por el asesinato de Elizabeth.

La desaparición

Elizabeth mantenía una relación con Joshua "N", en la que él la había agredido en varias ocasiones. Incluso, llegó a denunciarlo y poner una orden de restricción. Sin embargo, en agosto aún permanecían viviendo juntos.

El día 11 del mes la joven llegó a casa de sus padres y les contó que había decidido terminar su noviazgo. Después de permanecer unos momentos ahí, dijo que iría a la vivienda en la que vivía con el sujeto, ahora su probable asesino, para recoger sus cosas. Pero nunca volvió. 

Gerardo Márquez, Fiscal de Coahuila (Foto: Facebook)
Gerardo Márquez, Fiscal de Coahuila (Foto: Facebook)

Después de que pasaron horas sin que la joven regresara y que no contestara a mensajes ni llamadas, sus familiares levantaron una denuncia por desaparición y comenzaron a buscarla en la ciudad  y a través de redes sociales. Sin embargo, nadie sabía de su paradero. Fueron los conocidos de Elizabeth quienes indicaron que Joshua "N" podría ser el responsable de que la joven no volviera a su casa.

Videos de cámaras de seguridad mostraron que la joven se encontró con el hombre en un Bodega Aurrera, en donde ambos discutieron. En las imágenes consultadas por medios locales se puede ver que él se la lleva a la fuerza del lugar. 

El presunto criminal la trasladó al domicilio en el que ambos vivían, en donde después la asesinaría y desaparecería sus restos. Medios locales informaron que él declaró que se encontraba molesto porque la mujer planeaba dejarlo.

(Foto: Twitter)
(Foto: Twitter)

El asesonato de Elizabeth es el feminicidio número 20 en Coahuila durante este año. Hasta julio, en donde se habían reportado 19 de estos crímenes, la cifra había excedido en 58% lo registrado el año pasado, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

En el mismo mes pero del 2018 se habían constatado dos feminicidios, y en total del año 12. Cifra que fue superada a mitad de este 2019.

Mientras que en todo el territorio mexicano la situación es similar. En los primeros siete meses de este año se iniciaron 540 carpetas de investigación por este crimen, lo que representa un incremento de 150% en los asesinatos por razones de género, con respecto al 2016.