El sacerdote José Luis del Río fue el único autorizado por el Vaticano para hacer exorcismos en la Diócesis de Coahuila (Foto: captura de pantalla)
El sacerdote José Luis del Río fue el único autorizado por el Vaticano para hacer exorcismos en la Diócesis de Coahuila (Foto: captura de pantalla)

El sacerdote José Luis del Río Santiago, el único autorizado para practicar exorcismos en la Diócesis de Saltillo,  falleció la madrugada del domingo a la edad de 86 años en el municipio de Coahuila.

Del Río, conocido por ser el único autorizado por el Vaticano para esta práctica en la zona, murió de complicaciones por una pancreatitis aguda, confirmó la Diócesis.

El clérigo fue hospitalizado la semana pasada en una clínica privada en donde fue intervenido por un equipo de médicos que estaba al pendiente de su salud, sin embargo, complicaciones durante la cirugía impidieron seguir en la intervención.

Los reportes de la Diócesis de Saltillo indicaron que el padre debió estar en terapia intensiva debido a la gravedad de su padecimiento y fue la madrugada de este domingo cuando dejó de existir. Sus restos fueron velados en la Parroquia del Ojo de Agua, en donde sirvió durante los últimos años de su vida.

Feligreses acudieron a despedirse del sacerdote en Saltillo (Foto: captura de pantalla)
Feligreses acudieron a despedirse del sacerdote en Saltillo (Foto: captura de pantalla)

Fue ordenado como sacerdote el 17 de mayo de 1970, pero el 15 de marzo de 2011 se convirtió en noticia al permitir que un canal de televisión local transmitiera en vivo el exorcismo de un adolescente que presuntamente era víctima de la posesión de cuatro demonios, el que se prolongó por varias horas.

El menor estaba presuntamente poseído por cuatro entidades diferentes y durante la transmisión se aprecia como cada uno se manifiesta a través del joven.

Antes de que terminara la ceremonia, el adolescente se desvaneció y luego de recuperarse, se disculpó con el religioso por las agresiones de las que había sido víctima e intentó besarle la mano.

El Ministerio para Exorcistas de la Arquidiócesis Primada de México define el exorcismo como una acción de la Iglesia, a través de la cual, "se pide públicamente y con autoridad, en nombre de Jesucristo que una persona o un objeto sea protegido contra las asechanzas del Maligno y sustraída a su dominio".

La Parroquia del Ojo de Agua ofreció una serie de actos en honor del sacerdote (Foto. captura de pantalla)
La Parroquia del Ojo de Agua ofreció una serie de actos en honor del sacerdote (Foto. captura de pantalla)

"Actualmente, sobre el Ministerio de los Exorcismos pesa una apreciación inexacta por parte de amplios sectores de la Iglesia y de la población en general, debido a la ignorancia o la indiferencia respecto al tema; además, no hay una idea clara por parte de los pastores. De manera que este ministerio es susceptible a interpretaciones inadecuadas, que muchas veces rayan en la fantasía o en lo mítico, lo que le ha restado seriedad y le ha atraído toda clase de descalificaciones", expresó José Alberto Medel, miembro del Colegio de Exorcistas de la Arquidiócesis de México, al semanario católico Desde la Fe.

Aseguró que pese a esa apreciación inexacta respecto al Ministerio de los Exorcismos –que se tiene a nivel mundial–, se ha ido avanzando poco a poco en la materia, y hoy se cuenta con una mejor organización, además de que el servicio de los padres exorcistas se ha venido posicionando. "Es decir, se está caminando hacia una revalorización del ministerio, hacia una organización que toca un punto muy importante: el trabajo en equipo.

Desde hace años el ministerio cuenta con el soporte de la Asociación Internacional de Exorcistas; y aunque a nivel local no existen formalmente muchas organizaciones de este tipo, ya se están tratando de conformar, sobre todo para compartir experiencias, intercambiar puntos de vista serios y afrontar desafíos".