Ellas son las más buscadas por la fiscalía mexicana (Foto: PGR)
Ellas son las más buscadas por la fiscalía mexicana (Foto: PGR)

Sus nombres aparecen en la lista de los más buscados de la Procuraduría General de la República (PGR) junto a capos   como Ismael "El Mayo" Zambada, Nemesio Oseguera Cervantes "El Mecho" y Juan José Esparragoza Moreno "El Azul".

Se trata de las cinco mujeres más buscadas de México, acusadas por delitos contra la salud, delincuencia organizada, tráfico de menores y lavado de dinero, sus nombres figuran en la lista que alberga a más de 200 criminales.

Las autoridades ofrecen hasta 15 millones de pesos (USD 89.000) como recompensa a quien proporciones información que lleve a su captura.

Kenia Rocío Priego Alarcón

Kenia Rocío Priego Alarcón estuvo involucrada en un caso que indignó a la opinión pública (Foto: PGR)
Kenia Rocío Priego Alarcón estuvo involucrada en un caso que indignó a la opinión pública (Foto: PGR)

Las autoridades la buscan por incurrir en los delitos de delincuencia organizada y tráfico de menores. En el acuerdo oficial se puede leer que "se le vincula con la desaparición de 14 menores de edad".

Kenia Rocío está relacionada con uno de los mayores escándalos de tráfico de menores en México, cuando a finales del 2008 quedó al descubierto una red de tráfico de niños en albergues administrados por la Asociación Civil Reintegración Social, cuyo presidente era Jorge Ederly Graham, líder de la Iglesia Cristiana Restaurada. En ese año se reveló que una decena de niños habían desaparecido de un albergue ubicado en la capital del país.

En el lugar los menores estaban bajo el cuidado de la congregación religiosa, después de que habían sido apartados de sus familias por denuncias de maltrato, abusos y violencia.

Sin embargo, al ser reclamados por sus familiares, algunos ya no se encontraban en el lugar. Muchos habían desaparecido sin consentimiento de sus parientes.

Priego Alarcón y su esposo fueron acusados de tener escondido a uno de los niños extraviados del albergue, además de que se presume que ambos traficaron con los menores que vivían en el albergue Casitas del Sur.

Ella es la mujer que más tiempo lleva en la lista y es de las pocas que tienen una fotografía en su ficha.

Erika Dynora Valenzuela Obeso

Aunque es de las más buscadas, las autoridades no cuentan con ninguna foto (Crédito: PGR)
Aunque es de las más buscadas, las autoridades no cuentan con ninguna foto (Crédito: PGR)

Aunque no hay ninguna foto de ella, la fiscalía mexicana la describe como la "integrante de una organización delictiva dedicada al trasiego de droga proveniente de Colombia, así como pseudoefedrina proveniente de China y lavado de dinero, esto a través de la adquisición de bienes inmuebles y de vehículos".

Desde el 2010 está catalogada como una de las delincuentes más buscadas y supuestamente opera en los estados de Sinaloa y Jalisco, en donde tiene fuerte presencia el Cártel de Sinaloa. La PGR ofrece 5 millones de pesos (USD 26.3497) por su captura.

María Alejandra de Pavía Monteagudo

María Alejandra de Pavía Monteagudo lleva varios años huyendo de la justicia (Foto: PGR)
María Alejandra de Pavía Monteagudo lleva varios años huyendo de la justicia (Foto: PGR)

Está acusada de explotar sexualmente a decenas de mujeres jóvenes. Según los reportes de las autoridades, a María Alejandra se le acusa de participar en una red de delincuencia organizada que obligó a varias mujeres a prostituirse dentro del extinto table dance Solid Gold, que se encontraba en la Zona Rosa.

El lugar operaba como prostíbulo de lujo para empresarios, políticos y celebridades.

Según una investigación federal abierta en 2015 por la Unidad Especializada en Investigación de tráfico de personas, el Solid Gold tenía licencia de bar con espectáculo de baile, aunque por dentro en realidad se trataba de una casa de seguridad para bailarinas mexicanas o extranjeras que eran reclutadas mediante engaños.

Los reportes de la investigación detallaron que las mujeres eran retenidas cuando ingresaban al lugar. María Alejandra de Pavía y otros implicados les quitaban sus identificaciones y las privaban de su libertad en departamentos cercanos al sitio. 

Supuestamente, el Solid Gold operó hasta el 2013 bajo el amparo de autoridades delegacionales de Ciudad de México. Pero fue gracias a un operativo que se descubrió la red de explotación sexual.

María Alejandra aún se encuentra prófuga de la justicia, pero las autoridades no han dejado de ofrecer 1,5 millones de pesos (USD 79.064) por su captura.

Lluvia Eunice Hernández Mata

Patricia Murguía Ibarra es la cómplice de Lluvia Eunice Hernández (Foto: PGR)
Patricia Murguía Ibarra es la cómplice de Lluvia Eunice Hernández (Foto: PGR)

Ella y su cómplice Patricia Murguía Ibarra son buscadas por el delito de tráfico de menores. La primera era directora del Centro de Adaptación e Integración Familiar, un albergue de Nuevo León en donde desaparecieron tres niños en 2009. Pocos meses después de que el caso salió a luz, ambas se dieron a la fuga.

En abril del 2012 uno de los pequeños que había sido raptado fue encontrado por las autoridades. Él les contó que ambas mujeres lo mantuvieron escondido junto a su hermana y su primo en una casa en Saltillo, Coahuila.

Desde entonces la Fiscalía ofrece $1.500.000 (USD 79.064) de pesos por su captura.

María Beatriz Rendón Corona

Tampoco aparece su foto en la lista de los más buscados (PGR)
Tampoco aparece su foto en la lista de los más buscados (PGR)

Es buscada por los delitos de lenocinio (explotación sexual), trata de personas y delincuencia organizada. La Procuraduría ofrece un millón de pesos (USD 52.709) en recompensa por su captura.

Formaba parte de Los Granados, una organización internacional de trata de personas con fines de explotación sexual que operaba en México y Estados Unidos.

En marzo del 2012 las autoridades detuvieron a dos de sus cómplices, Jaime y Raúl Granados. Ellos reclutaban mujeres en Ciudad de México y mediante engaños las trasladaban a Tlaxcala, en donde las embarazaban para forzarlas a trabajar en la prostitución. Algunas de ellas eran llevadas a Estados Unidos. María Beatriz Rendón, por su parte, continua prófuga.