El mensaje encubierto de Gallardo para Boca Juniors tras el gran triunfo de River Plate en Córdoba

El Muñeco se mostró orgulloso por la victoria con diez hombres ante su escolta Talleres. Qué dijo de la ilusión que tenía el rival de toda la vida

“Si algo reconforta fue sacarle diferencia al perseguidor más cercano, en su cancha, con su gente. Y no solamente para Talleres, sino para el resto que podía acercarse, aprovechar y tener algún tipo de ilusión. Hoy también es un golpe para los demás, que podían sumarse a la pelea, cosa que vamos a tener que sostener. Pudimos sostener la diferencia con el tercero y sacarle más distancia al perseguidor. Lo tomamos como una muestra de carácter, de no resignar las formas, de confirmar lo que realmente somos. Los jugadores lo viven y sienten de esa manera”, fue el mensaje encubierto de Marcelo Gallardo para Boca Juniors, que se mantiene tercero en la tabla de posiciones, a nueve puntos de la cima.

River Plate logró un gran triunfo en Córdoba ante Talleres por 2 a 0 y estiró a siete las unidades de diferencia. El Millonario sumó tres puntos muy valiosos en un reducto siempre complejo como el estadio Mario Alberto Kempes y en un escenario muy desfavorable, luego de la expulsión de Felipe Peña Biafore a los siete minutos de partido. “Podría haber cambiado todo la expulsión en esos primeros minutos. Pero rescato la gran capacidad de adaptación de los jugadores de no desvirtuarse, ni confundirse o dejarse llevar por algo que entendemos que era tratar de pasar la situación adversa de la mejor manera. Los controlamos y variamos la posición de Enzo Pérez para no cambiar un jugador de ataque. En ese primer tiempo, más allá de algún que otro sofocón, lo sostuvimos bien. Después cambiamos y lo sostuvimos con una entereza tremenda, una energía enorme, ante un adversario difícil y en un momento de muchísima tensión. Lo sacamos adelante con una entereza enorme, estoy muy contento y orgulloso”, analizó el Muñeco en diálogo con ESPN.

Sobre el escenario muy cuesta arriba que lograron superar, Gallardo agregó: “Siempre hay algunas pruebas que tenemos que pasar, y hoy fue una prueba más. Con muchos chico en la cancha. A veces se aprende en el tránsito y estos chicos van a seguir creciendo y seguir aprendiendo. En partidos como estos hacen un curso acelerado. A veces en la fácil es mucho más agradable y el talento natural se refleja más. En los momentos difíciles se demuestra el carácter. El equipo hizo que nos sintiéramos muy identificados”.

El entrenador de River Plate también recordó los otros obstáculos que lograron superar a lo largo del año, entre lesionados y convocatorias a las Eliminatorias que diezmaron el equipo. “Se presentan todo el tiempo cosas. Ha sido un año difícil, que tuvimos que desafiarnos como el cuerpo técnico. Es difícil sostenerse en el fútbol argentino con la misma dinámica que uno tiene desde hace mucho tiempo y tratando de sostener una idea, un estilo. Nos desafía como entrenadores y a los jugadores también. Ellos sienten que están ante situaciones difíciles y hay que dar un poco más. Y en estos partidos marcan la esencia de un equipo. Y eso me llena de orgullo. Después de tantos años nos mostramos como un equipo que más allá de las adversidades, se sostienen con cabeza, ideas y esfuerzo colectivo”, valoró.

Otras frases destacadas de Marcelo Gallardo:

Sobre la jugada preparada en el gol de Robert Rojas: “Era una jugada que habíamos evaluado y entrenado. ulián se confunde pensando que podía caer en el área y esa jugada indicaba hacer un 3 contra 2 por fuera. La ejecutaron muy bien”.

El momento de la expulsión de Peña Biafore: “Iba a depender cómo observara en esos primeros minutos, sin entrar en desesperación y dependiendo de lo que iba a hacer Talleres. En esos cuatro o cinco minutos habíamos observado que Talleres iba a tener control, pero no de forma avasallante. Pensé antes de hacer un cambio y poner un central por un volante ofensivo, en acomodar Enzo (Pérez) en la posición de primer central y acompañar a Julián (Álvarez) en ataque. Nos acomodamos bien. Después de esos 5 minutos, intenté dejar que la cosa fluyera y tener la posibilidad de ataque. Nos pusimos en ventaja y fuimos muy inteligentes en el segundo tiempo para sostenerlo, con aplomo y personalidad”.

Su estadía en River Plate: “Nuestra profesión no es amigable, es ingrata. Después de más de 7 años, solamente tengo que agradecer el que me hayan sostenido y el haberme sostenido. Se trata de la credibilidad que los jugadores reciben, que se empeñan en manifestarla cuando el equipo sale a jugar. El trabajo de un equipo que hay atrás, de la dirigencia que ha acompañado, en un medio muy hostil. Seguimos sosteniéndonos con muchísimo esfuerzo. Y en un país como el nuestro no es normal”.

Si se siente capaz de dirigir cualquier equipo o a cualquier futbolista: “Yo me siento que soy el que nombraste, un tipo que trabaja con una idea, un convencimiento. Que no puede trasladarse a lo que sucedería. Estoy acá, trato de vivir el hoy, laburo respetando el lugar donde estoy y a la gente con la que trabajo. Lo que venga, no lo puedo medir ni definir. Me siento preparado para hacer lo que hago. Después, quién sabe. Lo que es buenísimo acá, quizá en otro lado no sea tan bueno. Vivo y disfruto de lo que siento”.

La aparición de los juveniles: “Creo en los chicos, por eso los pongo y los respaldo. Tienen muchísimo para aprender, no es Julián Álvarez que está en su mejor momento, en un proceso de tres años y todavía tiene mucho para dar, con mucho recorrido. Es un chico de 21 años. Y el resto también. Y cuando ves un desempeño como el de hoy, uno los quiere abrazar, cobijar”.

SEGUIR LEYENDO: