‘El prestamista de los políticos’ golpeó a su esposa embarazada y juez le dio casa por cárcel

El empresario habría amenazado además a su esposa con sacarle el bebé a patadas

Luis Guillermo Gutiérrez fue capturado por maltratar a su esposa embarazada.
Luis Guillermo Gutiérrez fue capturado por maltratar a su esposa embarazada.

En las últimas horas una jueza de control de garantías de Bogotá ordenó medida de detención domiciliaria a Luis Guillermo Gutiérrez, también conocido como ‘el prestamista de los políticos’, por haber golpeado y amenazado con sacarle el bebé a patadas a su esposa, Natalia Rendón.

Según pudo determinar la Fiscalía, el 23 de marzo, al terminar una reunión con unos amigos, a los que les aseguró que su esposa había sido prepago y “una perra que lo único que quería era plata”, la cogió a golpes.

Una vez los amigos abandonaron el lugar, la víctima se ubicó frente a Luis Guillermo, le hace el reclamo por las manifestaciones de desprecio que realizó hacia ella, generando por parte del señor Luis Guillermo, sin justificación una alguna, una amenaza diciéndole “que iba a sacarle a patadas el bebé””, relató la Fiscalía en el escrito de acusación.

Para la fecha de los hechos Natalia Rendón tenía cinco meses de embarazo, y producto de la golpiza de su esposo, duró hospitalizada 15 días en cuidados intensivos con 18 días de incapacidad dictados por Medicina Legal.

La Fiscalía también relató que Natalia Rendón, sufrió violencia psicológica, verbal y recibió amenazas de muerte por parte de Gutiérrez, asegurando que la iba a matar a ella y a su hijo.

Que con patadas, insultos, humillaciones, que le halo el pelo, refiere que teme por su vida y por lo que pueda llegar a hacer el señor Luis Guillermo Gutiérrez. También advierte que las amenazas en contra de su esposo y de sus hijos, toda vez que este ya ha amenazado en diversas oportunidades a su familia, amenazas dirigidas a atentar contra la vida de ellos”, señaló la Fiscalía.

La jueza, además de determinar que sí hubo violencia económica, psicológica y física, y, a pesar de no enviar a Gutiérrez a la cárcel, aseguró que sí es necesario privarlo de su libertad, pues podría obstruir el proceso, ya que, según el testimonio de los padres de la víctima, en reiteradas ocasiones los amenazó.

El juzgado se ha basado, para ello, en lo consignado en las entrevistas que les fueron recepcionadas a la madrastra de la víctima y al padre de la misma, quienes han manifestado que han sido amenazados por el acusado, en caso de que ellos llegasen a intervenir en esa relación, manteniéndolos al margen”, explicó la funcionaria.

Lo que concuerda con lo relatado por Rendón, que le dijo a la Fiscalía que en distintas ocasiones la Policía se presentó en el lugar de las agresiones pero no hizo nada pues Gutiérrez tenía amigos poderosos y era intocable.

“La Policía me dijo que él iba a durar detenido una hora y que yo me iba a quedar encerrada porque él tiene mucho poder”, sostuvo la víctima en su relato al ente investigador.

La jueza al acoger la solicitud de urgencia de la Fiscalía de privar de la libertad a Gutiérrez, aseguró que, “Podría aplicarse una medida igual de idónea, pero menos aflictiva, menos gravosa, pero que se cumpla con el fin de la medida de aseguramiento y, en este caso, el juzgado considera que esa medida debería ser la detención preventiva en el lugar o sitio de residencia del aquí imputado”.

Hay que recordar que la familia Gutiérrez es dueña de la empresa SERVIMOS y son considerados por un sector de la clase política nacional como una especie de salvavidas financiero en época electoral.

Semana reveló que el empresario hace parte de una familia poderosa que habla con fiscales y ministros y que tendría cómo revertir la situación jurídica actual.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR