En cada temporada de lluvia en Barranquilla, las calles de la ciudad caribeña se convierten en unos "ríos", pues por la falta de alcantarillado las aguas se estancan y forman lo que la ciudadanía a llamado 'arroyos'. Estas fuertes corrientes que van a parar al río Magdalena siempre terminan llevándose personas y vehículos a su paso, y esta vez no fue la excepción.

Un fuerte torrencial aguacero que cayó este jueves 23 de mayo formó un enorme arroyo en el barrio San Roque, al sur de la ciudad, que rompió el suelo de la calle y creó una enorme socavación. Además, inundó las casas vecinas cuyos dueños denunciaron grandes pérdidas materiales porque todos sus objetos y electrodomésticos terminaron mojados.

Pero lo más grave de la situación fue un vehículo que terminó dentro del hueco. Dos técnicos de telecomunicaciones de la empresa Movistar arreglaban un cableado en la calle cuando se percataron del arroyo se les venía encima. Enseguida, decidieron amarrar el carro con una cuerda en la reja de una casa frente a la que realizaban los trabajos.

El cuerpo de socorro aún realiza trabajos para encontrar el vehículo que cayó en el enorme hueco.
El cuerpo de socorro aún realiza trabajos para encontrar el vehículo que cayó en el enorme hueco.

"Como el arroyo es grande y fuerte, para mi supera al río Magdalena, se llevó el carro y mi rejado, se llevó todo", contó al diario El Tiempo, José Tapias, propietario de la vivienda en la que los técnicos amarraron el vehículo. La fuerza de la corriente arrastró la camioneta tipo van, junto con la reja, hacia el enorme hueco y lo enterró por completo.

El hecho quedó registrado en un video que grabó con su celular uno de los habitantes del sector que fue testigo de lo sucedido. Aunque en las imágenes se escucha a las personas lamentando que en el vehículo se encontraban los dos técnicos, la verdad es que estos se encontraban resguardados dentro de la vivienda en la que amarraron la van.

"No hay pérdidas humanas que lamentar. Ahora el problema es que el carro no aparece", aseguró a El Tiempo Eladio Pertuz, otro habitante de la zona. El cuerpo de socorro sigue buscando el vehículo que cayó al hueco. Y la empresa de telecomunicaciones confirmó a Tapias que responderá por los daños causados a su vivienda.

Además de perder la reja de su casa, la fuerza del arroyo, cuando se llevaba el carro, rompió una columna que sostiene el techo, y varias tejas del mismo quedaron partidas. "Ya estamos cansados, llueve y el agua se mete a las casas, daña muebles y quema electrodomésticos, y nadie nos responde", denunciaron al medio nacional los habitantes del barrio.

Luego de pasado el aguacero y cuando el arroyo desapareció, las calles quedaron llenas de barro y escombros que arrastró la corriente. Mientras que las personas, con escoba en mano, intentaban sacar el agua represada en sus casas. "Aquí cuando llueve, el agua sale por el inodoro, por el patio, porque se mete por abajo", contó Tapias a El Tiempo.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: