Desde su detención la semana pasada por narcotráfico, el caso de Jesús Santrich se enreda cada vez más. Esta vez, parece que el ex guerrillero metió un autogol al confesar que sí se había reunido con Rafael Caro Quintero, segundo cabecilla del Cártel de Sinaloa, pero para concretar una inversión en un proyecto del posconflicto. Asimismo, dijo que pensó que era un empresario y no conocía sus antecedentes judiciales.

"Es muy difícil que yo tenga en mi mente quién puede ser narco o no. A mi casa llegó mucha gente con la idea de contribuir a impulsar el proceso de paz y toda la gente que llegó fue registrada por la Policía Nacional y la UNP (…) Cuadros he regalado por decenas y libros también, así que es posible que lo haya entregado a Rafael Caro, a quien repito no conozco directamente, sino la referencia de ser un inversor en proyectos. Es posible, como le regalé un cuadro al general Naranjo, al ministro Pardo, a mucha gente".

Así afirmó el ex negociador de paz de las FARC en La Habana en entrevista con W Radio, cuando le preguntaron por la pintura de su autoría que le regaló al capo mexicano fechada en noviembre de 2017. Fecha relevante porque el acuerdo de paz entró en vigor casi un año antes, y en él se estipula que los crímenes cometidos antes de la firma serán juzgados en la Jurisdicción Especial de Paz, pero si se cometen delitos después de ese tiempo será la justicia ordinaria quien decida las penas.

Santrich también explicó que su relación con Marlon Marín, sobrino de alias Iván Márquez, era netamente de trabajo. "El venía presentando unas ideas de proyectos productivos, específicamente sobre granjas econativas en las zonas donde se implementarían los acuerdos de reforma rural (…) Yo confiaba en sus proyectos agroproductivos (…) no puedo responder por sus actos", dijo.

Además, manifestó que no conoce a las otras dos personas capturadas, como él, por el negocio de 10 toneladas de cocaína que venderían a la peligrosa organización narcotraficante de México, al mando de Joaquín "Chapo" Guzmán, extraditado a Estados Unidos; y por la que Santrich también es solicitado por el gobierno americano para pagar cárcel en ese país. Las personas a las que se refiere son Fabio Simón Younes Arboleda y Armando Gómez España, alias el Doctor, padre de la virreina universal colombiana, Carolina Gómez.

Sobre el tema de la extradición, dijo a la emisora: "Con absoluta certeza yo no voy a dejarme extraditar. Voy a dar mi última batalla aquí en mi país (…) Estados Unidos no tiene dignidad ni moral para acusar a nadie". Manifestó que los videos y audios con los que la Fiscalía y la DEA lo acusan son un montaje, y por eso continúa la huelga de hambre en la cárcel La Picota, donde fue recluido.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: