Tras descifrar el genoma del trigo, la comunidad científica espera ahora avanzar sobre los genes que producen las proteínas que causan celiaquía, alergias y anafilaxia (Getty Images)
Tras descifrar el genoma del trigo, la comunidad científica espera ahora avanzar sobre los genes que producen las proteínas que causan celiaquía, alergias y anafilaxia (Getty Images)

La publicación este viernes del gigantesco y complejo genoma del trigo, un desarrollo de 13 años en manos de 200 científicos de todo el mundo, abrió un mundo de posibilidades en torno al cereal más importante del globo, responsable del 30% de la alimentación humana.

Pero este mapeo de una primera secuencia de referencia no tiene solo aplicaciones agronómicas para realizar trigos más resistentes a las enfermedades, el frío o la sequía.

También, pude ser la llave para el desarrollo de variedades de trigo hipoalergénico, sin las proteínas que causan problemas como la celiaquía y diferentes alergias.

La revelación estuvo a cargo del Consorcio Internacional de Secuenciado del Genoma de Trigo (IWGSC), compuesto por 2.400 miembros en 68 países, que viene trabajando para descifrar el genoma del trigo desde hace 13 años.

El genoma del trigo es cinco veces más grande que el del ser humano y  40 más que el del arroz
El genoma del trigo es cinco veces más grande que el del ser humano y  40 más que el del arroz

De acuerdo con un comunicado, se han identificado más de 107.000 genes y cuatro millones de marcadores de la variedad de trigo para harina Chinese Spring, primera secuencia de referencia de un genoma que es cinco veces más grande que el del ser humano y 40 veces más que el del arroz.

Entre estos, se identificaron 828 genes que pueden producir las proteínas que provocan alergias y problemas de inmunidad como la celiaquía, el "asma del panadero" o la anafilaxia, de acuerdo con un artículo publicado este viernes por investigadores de la Universidad Murdoch, en Australia, y la Universidad de Ciencias de la Vida, en Noruega, en la revista científica Science Advances.

Actualmente el trigo es el cereal más cultivado del mundo, con 220 millones de hectáreas dedicadas en seis continentes, y aporta un 30% del alimento de los seres humanos. Además, suele estar presente en pequeñas proporciones en diferentes alimentos, lo que provoca serias complicaciones para quienes sufren problemas médicos que les impiden consumirlo.

Específicamente, los genes que producen la proteína que provoca celiaquía se encuentran en el endosperma del trigo, una parte esencial el grano que se utiliza para hacer harina.

El genoma del trigo descifrado, ensamblado y ordenado. Las semillas, o granos, son las que cuentan con respecto al rendimiento del cereal, pero todas las partes de la planta contribuyen al desempeño del cultivo (izquierda). Con el acceso a la secuencia de los 21 cromosomas del trigo, el contexto de secuencias regulatorias y la red de interacción de los genes expresados (derecha), los criadores e investigadores ahora tienen la capacidad de reescribir la historia del mejoramiento del cultivo del trigo (Science)
El genoma del trigo descifrado, ensamblado y ordenado. Las semillas, o granos, son las que cuentan con respecto al rendimiento del cereal, pero todas las partes de la planta contribuyen al desempeño del cultivo (izquierda). Con el acceso a la secuencia de los 21 cromosomas del trigo, el contexto de secuencias regulatorias y la red de interacción de los genes expresados (derecha), los criadores e investigadores ahora tienen la capacidad de reescribir la historia del mejoramiento del cultivo del trigo (Science)

Además, la producción de estas y otras proteínas aumenta si la planta sufre un estrés de temperatura durante el cultivo, señalaron los científicos en Science Advances, cuya investigación fue posible gracias a la publicación del genoma del trigo.

En concreto, bajas temperaturas al final de la etapa de cultivo generan un aumento en la producción de proteínas que causan alergias como el "asma del panadero".

Por el contrario, temperaturas altas en la etapa de floración potencian la producción de las proteínas asociadas con la celiaquía.

Los investigadores esperan poder crear variedades hipoalergénicas del cereal u optimizar las condiciones de cultivo para reducir la producción de ciertas proteínas (Getty)
Los investigadores esperan poder crear variedades hipoalergénicas del cereal u optimizar las condiciones de cultivo para reducir la producción de ciertas proteínas (Getty)

De esta manera, el descifrado del genoma del trigo abre la puerta a distintas posibilidades, incluyendo el diseño de nuevas variedades hipoalérgénica y con un nivel de antígenos reducidos del cereal, o el ajuste de las condiciones de cultivo para limitar la producción de ciertas proteínas como el gluten.

El objetivo no es, sin embargo, producir un trigo sin gluten, sino reducirlo, ya que sin gluten "no habría razón para querer consumir trigo", explicó  Angela Juhasz, una de las autoras del artículo e investigadora en la Universidad Murdoch.

"Entender la variación genética y la estabilidad medioambiental del trigo ayudará a los productores de alimento a cultivar comida hipoalergénica que sea segura para el consumo y constituya una alternativa saludable a quienes evitan el trigo por completo", consideró.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: