El pueblo albergó más de 3000 habitantes. Sin embargo, cuestiones climáticas y poca accesibilidad fueron los motivos por los que se convirtió en un pueblo fantasma. (Johannes Eisele/AFP/Getty Images)
El pueblo albergó más de 3000 habitantes. Sin embargo, cuestiones climáticas y poca accesibilidad fueron los motivos por los que se convirtió en un pueblo fantasma. (Johannes Eisele/AFP/Getty Images)

La mano del hombre es la que con frecuencia se lleva por delante a la naturaleza, sin importar el efecto que se produzca en el medio ambiente. Sin embargo, en China, existe un pueblo fantasma llamado Houtowan donde la madre naturaleza volvió a tomar el control, y se apoderó de lo que alguna vez fue una aldea pesquera.

El pueblo cubierto de verde supo ser una comunidad próspera de pescadores. Pero los problemas para acceder al lugar implicaron el principio del fin para este pueblo. Y es que las fuertes olas que golpeaban su costa dificultaban y complicaban la llegada de pequeñas embarcaciones. De ese modo, poco a poco la isla fue abandonada hasta no tener ni un solo habitante.

Houtuwan fue fundada en 1950 y se convirtió en una comunidad de pescadores. En algún momento, aproximadamente 3.000 personas vivieron en esta localidad. Hoy, son recuerdos apoderados por la vegetación. El silencio predomina en el pueblo fantasma.

Ubicado en el norte de la isla oriental de Shengshan, a 90 kilómetros de la costa de Shanghái, atrae a ciertos turistas curiosos que intentan imaginarse, cómo un pueblo lleno de vida, con una ubicación privilegiada y hermosas residencias hoy es nada más que un recuerdo.

Ubicado a unos 90 kilómetros de Shengshan, la isla hoy se convirtió en una atracción turística (Getty Images)
Ubicado a unos 90 kilómetros de Shengshan, la isla hoy se convirtió en una atracción turística (Getty Images)

Y es que la hiedra cubre completamente algunos edificios, aunque en muchas casas todavía brillan las tejas, los techos y las fachadas se encuentran bien señalizadas. En otras se encuentran las ventanas rotas por la misma vegetación y las destrozadas terrazas ofrecen vistas majestuosas del mar tormentoso.

Cómo llegar

Para llegar a Houtouwan desde Shanghái hay que tomar un colectivo desde la estación de autobuses del puente Nanpu o un taxi hasta el muelle Shenjiawan. El recorrido es de unos 90 minutos de viaje hasta llegar a la costa y tomar un ferry a Shengshan.

Una vez que los visitantes llegan a la isla Shengshan, el recorrido comienza con un  un taxi hasta uno de los puntos más altos del pueblo que no está tan afectado y que conduce a un cementerio que domina toda la aldea, y luego se debe descender por senderos peligrosos y así recorrer todo el pueblo.

En los últimos años, los visitantes paseaban libremente por la aldea, pero desde 2017 las autoridades cambiaron las reglas y hoy se debe comprar una entrada de 50 yuanes  y, de ese modo, seguir un recorrido señalizado para la seguridad de los turistas.

"El negocio de la pesca era bueno, el problema era el transporte y la accesibilidad. Una vez que las personas tuvieron dinero, todas se mudaron a otros lugares. Para dar a luz, llevar los niños a la escuela o cuidar de ancianos enfermos, sólo había un pequeño camino para salir de aquí, y tomaba mucho esfuerzo tanto para subir como para bajar", describió la señora Wang, encargada de seguridad y antigua habitante de Houtouwan con nostalgia de lo que fue su hogar.

Con información AFP

SEGUÍ LEYENDO