Año tras año se vuelve a confirmar que volar en avión es la forma de trasladarse más segura. Es más, el 2017 fue declarado el año más seguro en la historia de la aviación civil, según un informe de la Aviation Safety Network, una base de datos financiada por la Flight Safety Foundation, con sólo 10 accidentes fatales.

El miedo a volar en avión es muchas veces irracional. Sin embargo, ciertos aeropuertos ponen a prueba la valentía de sus pasajeros y hasta de los pilotos. Cuáles son las pistas más peligrosas del planeta.

Aeropuerto de Gibraltar

Always interesting landing next to a big rock #Gibraltar

A post shared by Chris Sargent (@csarge91) on

El Aeropuerto de Gibraltar es uno de los más peligrosos, con una pista que mide 1.829 metros de largo. Los aviones que despegan y aterrizan desde este aeropuerto deben cruzar la Winston Churchill Avenue, una ruta que lleva al límite con España. En consecuencia, cada vez que un avión está por despegar o aterrizar, se debe cortar el tránsito.

Aeropuerto de Lukla, Nepal

El Tenzing-Hillary es más conocido como el Aeropuerto de Lukla, yestá ubicado en Khumbu, Nepal. Es el aeródromo al que deben llegar todos aquellos aventureros que quieran escalar el Everest. ¿Qué es lo que hace que sea tan peligroso? Es difícil aterrizar, ya que la longitud de la pista es más corta de lo convencional, con sólo 460 metros.

Aeropuerto Internacional Princesa Juliana en St. Maarten

Se encuentra en la parte neerlandesa de la isla de St Maarten y es sin dudas el más famoso de la lista, debido a la playa pública ubicada justo antes del comienzo de la pista, que mide 2.179 metros de largo, una longitud peligrosa si se tienen en cuenta los grandes aviones que pasan por este aeropuerto. Había sido dañado luego de los huracanes que azotaron la zona, pero reabrió a finales de octubre.

Aeropuerto Internacional Courchevel, Francia

#courchevel #summer #blossomhillcourchevel

A post shared by Frederic Rapelli (@rapellifred) on

Courchevel posee un centro de esquí muy famoso y su propio aeropuerto con una pista de aterrizaje muy corta: mide tan sólo 525 metros. También es muy empinada, por lo que el despegue es más difícil de lo normal. Además, al estar construido en el medio de los Alpes, los pilotos de esta ruta deben volar por un valle muy estrecho para prepararse para el descenso. Más terrorífico aún es el hecho de que si los aviones no llegan a la velocidad necesaria al final de la pista durante el despegue, pueden llegar a caer al precipicio.

Aeropuerto de Skiathos, Grecia

El Aeropuerto de Skiathos, de la homónima isla griega, posee una pista de 1.628 metros de longitud, y crea una ilusión durante el aterrizaje de que uno está precipitándose hacia el mar.  Los pilotos que arriban a este aeropuerto deben someterse a un entrenamiento extra.

Aeropuerto Internacional de Paro, Bután

#Bhutan #paro #airport #justtoucheddown

A post shared by LC (@slaicheng) on

Hay sólo ocho pilotos en el mundo calificados para aterrizar aquí. Es catalogado por muchos como el aeropuerto más extremo del mundo. A su alrededor se levantan montañas de hasta 5.480 metros de altura y una pista de 1.980 metros, lo que la convierte en una de las pocas cuya longitud es menor que su elevación sobre el nivel del mar.

LEA MÁS: