“¿Cuál es la mejor manera de llegar al centro?”, una de las frases que los argentinos más necesitan traducir cuando están en un país donde no se habla el español (Getty)
“¿Cuál es la mejor manera de llegar al centro?”, una de las frases que los argentinos más necesitan traducir cuando están en un país donde no se habla el español (Getty)

¿Cómo se dirá "cuál es la contraseña del WiFi" en francés? ¿O "cuál es la mejor manera de llegar al centro" en japonés? Es verdad, hoy con saber aunque sea una pizca de inglés se puede atravesar este mundo globalizado sin casi ningún inconveniente, pero no siempre es así. En pueblos recónditos y remotos quizás no sea fácil encontrar a alguien que hable esta lengua. O, incluso, a veces el viajero prefiere dialogar con un local en su idioma, para mostrar interés y respeto por su cultura, además de demostrar esfuerzo y amabilidad.

Hoy, aunque siguen existiendo aquellos libros de "frases útiles" en otras lenguas, Internet suele hacer las cosas más fáciles. Podemos recurrir a Google Translate o alguna app de interpretación instantánea que, aunque inexactas y poco confiables, pueden ayudar a salir del apuro.

Conocer frases útiles de antemano es una buena idea (Getty)
Conocer frases útiles de antemano es una buena idea (Getty)

Pero saber algunas fórmulas de antemano no viene nunca nada mal. Booking.com indagó entre los viajeros del país, para conocer cuáles fueron las frases que más necesitaron traducir durante sus primeras 24 horas de vacaciones:

-¿Cuál es la mejor manera de llegar al centro? (58%)

-¿A qué hora es el desayuno? (52%)

-¿Cuál es la contraseña del WiFi? (47%)

-¿Dónde se come mejor? (43%)

-Lléveme a algún lugar increíble (al conductor del taxi) (26%)

-¿Dónde está el baño? (23%)

-Me pueden reservar un masaje (13%)

-Necesito café (12%)

-¿Dónde está la farmacia más cercana? (11%)

-El minibar, ¿es gratuito? (10%)

Como se puede observar, varias tienen que ver con comida. Y esto no es ninguna sorpresa, ya que ya se había revelado que los argentinos son cada vez más foodie de lo que se cree a la hora de viajar. Es más, según un informe realizado por la misma plataforma, más de 4 de cada 10 argentinos decidieron sus vacaciones 2018 según la oferta gastronómica del destino a visitar. Además, casi 2 de cada 10 evitan los lugares que no cuentan con propuestas destacadas en materia de alimentos y bebidas.

Los argentinos parecen tener una fuerte fascinación por los mercados de comida que cuentan con platos locales de los destinos que visitan, ya que la mitad de los encuestados (46%) comentó que buscan este tipo de vacaciones para degustar opciones gastronómicas. Este dato coincide con que el 60% de los viajeros comentó que para los viajes que tienen planeados en 2018 esperan probar más comida local. El 16% quieren vivenciar la experiencia de comer en un restaurante galardonado con alguna estrella Michelin.

El turismo foodie, una tendencia en crecimiento (Getty)
El turismo foodie, una tendencia en crecimiento (Getty)

Como explicó a Infobae el chef Alejandro Féraud, dueño de Alo's, uno de los mejores restaurantes de Zona Norte, escondido en La Horqueta, "el boom de la tendencia foodie tiene que ver con el hecho de que la cocina transmite recuerdos, te conecta con la gente y con la tierra, y es un arte ya que expresa la visión y la pasión de cada chef y equipo de cocina. La cocina es sentimiento, conocimiento, placer. Y cada vez hay más gente que lo valora y se abre a conocer más este mundo. Además, por esta misma razón, la cocina es una forma muy fácil de llegar al corazón y esto hace que cada vez más personas se apasionen con ella".

Y la tendencia foodie va de la mano de la tecnología. Según la encuesta Mobile Travel Tracker realizada por Hoteles.com, para los jóvenes argentinos un viaje exitoso es aquel repleto de "Me Gusta". Las fotos alardeando sobre su recorrido son moneda corriente, y una imagen de una comida gourmet con "muy buena pinta" es una de las estrellas de los feeds de los argentinos.

El 16% quieren vivenciar la experiencia de comer en un restaurante galardonado con alguna estrella Michelin
El 16% quieren vivenciar la experiencia de comer en un restaurante galardonado con alguna estrella Michelin

"Con la evolución de la tecnología, muchos se consideran foodies o influencers foodies a través de las (buenas) imágenes que difunden en las redes sociales", aseguró Féraud. "Esas imágenes, por más superficiales que parezcan, pueden transmitirle información valiosa a quien las mira: recuerdos, sensaciones, alegría, sabores".

Daniele Pinna, dueño y chef de La Locanda, restaurante italiano de Recoleta, afirmó en diálogo con Infobae que "la gastronomía ahora llega mucho más gente, esto da como resultado crear, renovar y dar posibilidad a los cocineros de expresar sus propias culturas. Entonces cuando se van de vacaciones a ciertos lugares, al comensal le gusta probar una cultura diferente, porque la gastronomía es cultura, es parte de la identidad personal de cada pueblo".

Según el chef, esto lleva a un redescubrimiento de las otras culturas. En ese sentido, cree que esta tendencia es una revolución que llegó para quedarse. "Yo creo que es algo bellísimo, porque más gente se va instruyendo sobre la gastronomía. Hay que interpretar el foodie como una persona que todavía se está formando y que todavía tiene que seguir formándose al igual que nosotros los gastronómicos, pero sería bueno que los foodies hicieran una balanza, que sepan prestar atención a dónde van y qué están buscando. Yo tengo mucha gente que se ha enamorado de la gastronomía y saben que viene a comer comida casera y no grande elaboraciones. El foodie es importantísimo, es justo que esté y es maravilloso para todos los gastronómicos para que no podamos poner más en forma y hacer cosas mejores, y espero que sigan creciendo".

LEA MÁS: