Reiki, el masaje shiatzu y los cuencos tibetanos: cómo son los diferentes métodos de relajación corporal
Reiki, el masaje shiatzu y los cuencos tibetanos: cómo son los diferentes métodos de relajación corporal

En cada una de nuestras células está escrita la historia de nuestras vidas. El cuerpo es sabio y nos señala cuando estamos transitando un camino de armonía y, también, nos da señales si lo ignoramos. Cuando se trabaja con el físico, es posible acceder a lugares de la psiquis a los que, de otro modo, la conciencia no nos dejaría llegar. Asimismo, cuando trabajamos desde la mente enfermedades corporales, podemos acceder a entendimientos y sanaciones de la dolencia que desde el mismo órgano en desequilibrio no se podrían alcanzar. Tener una visión integral cuerpo-mente también nos dará una visión integral en la vida cotidiana.

De este modo, cuando nos enfrentamos a un problema, podemos entender el conflicto como algo más grande que la situación en sí, como un suceso integrado a un todo, lo que descomprime las presiones y amplía las perspectivas de resolución.

Existen diversas terapias que nos ayudan a encontrar el camino hacia el equilibrio integral. Trabajar sobre la salud con el cuerpo, con el corazón y con la mente te va a llevar a estados de profundo bienestar. Es importante encontrar el tipo de terapia que se adapte mejor a cadas personalidad y a cada creencia.

Trabajar sobre la salud con el cuerpo, con el corazón y con la mente te va a llevar a estados de profundo bienestar.
Trabajar sobre la salud con el cuerpo, con el corazón y con la mente te va a llevar a estados de profundo bienestar.

La regresión

Es una técnica que se usa para llevar al paciente a revivir una situación pasada. No se trata de recordar, sino de una vivencia sentida en un momento de la vida. Es absolutamente segura si es guiada por un profesional competente. El paciente está en pleno control de lo que sucede en la sesión. Puede ser una situación de conflicto, el revivir un momento feliz, el momento del parto, volver al útero, el confirmar o no una creencia… y muchas más posibilidades.

Para hacer una regresión, no hay que tener una preparación espiritual particular. Simplemente es una experiencia para vivir y, después, que cada quien saque sus propias conclusiones. La regresión no se hace a través de creencias en el más allá, sino que se utilizan capacidades del cerebro que generalmente no somos conscientes que tenemos. Con esta técnica es posible resolver padecimientos de años, en una o dos sesiones. Es altamente efectiva y es una herramienta muy útil para descubrir conflictos y sanar patologías.

En esta terapia, se utilizan varias técnicas. Las más comunes son la hipnosis y la elevación de la conciencia (dejar que lo más sabio de nosotros mismos elija a dónde volver). No todas las personas llegan a hacer una regresión profunda en la primera sesión, pero lo pueden lograr en forma paulatina. Siempre es una experiencia positiva, de gran aprendizaje sobre uno mismo, más allá de dónde y a qué profundidad se llegue.

El Reiki

Se trata de un sistema de sanación que actúa sobre el cuerpo físico, mental, emocional y espiritual. "Reiki" significa 'energía vital universal': es la energía que da vida al universo. Los reikistas canalizan esa energía hacia sí mismos o hacia otras personas para alcanzar la paz y la armonía. Tiene un efecto equilibrador, alineador, armonizador y desbloqueador, tanto en la persona que lo recibe como en quien lo transmite.

Es una técnica excelente para reducir el estrés y fortalecer el sistema inmunológico. La iniciación de una persona en esta terapia le provee la energía y la limpieza necesarias para generar el canal que lo conecte con el universo. Todo el que se decida a practicarlo llegará al maestro o reikista que por orden universal tenga asignado. Los maestros no son seres iluminados o superiores, sino personas comunes que realizan su tarea desde la sabiduría que cada cual tiene, pero también, desde sus propias limitaciones.

El Reiki no tiene contraindicaciones ni sobredosis. Cada uno recibe la energía que necesita, una energía amorosa y de gran poder que no tiene límites. Se suele utilizar en combinación con otros métodos de curación más convencionales. Es una terapia concreta: se siente, se palpa y se perciben sus beneficios. Los resultados son inmediatos, pero no hay que apegarse a ellos. El Reiki sabe mejor que nosotros mismos lo que es bueno para nuestra evolución.

Respiración holotrópica

Existen algunas pranayamas o técnicas de respiración que ofician de ‘refresco’ en días de mucho calor (Getty Images)
Existen algunas pranayamas o técnicas de respiración que ofician de ‘refresco’ en días de mucho calor (Getty Images)

Es una forma de trabajo que utiliza la intensificación de la respiración natural, música de culturas primitivas y una forma específica de trabajo corporal, para lograr un estado de conciencia que nos permita acceder a niveles de experiencia no habituales y que, en sí mismos, son altamente curativos. Es una vía para destrabar bloqueos musculares, revivir y resolver episodios significativos que hayan dejado huellas en nuestro inconsciente, y hasta generar vivencias relacionadas con el propio nacimiento.

La respiración holotrópica permite resolver los síntomas psicosomáticos al transformarlos en un flujo de experiencias altamente dinámicas. Se enfoca en la vivencia y la catarsis. La sanación resulta no sólo de poder viajar hacia atrás a encontrar el episodio traumático que subyace a una dolencia, sino principalmente, de poder desbloquear la energía condensada en un síntoma.

Esta terapia está contraindicada para quienes padecen alguna enfermedad cardíaca o presión sanguínea alta, y para mujeres embarazadas. Es muy importante que quienes se acercan por primera vez tengan una entrevista en la que se les informen los detalles del trabajo a realizar.

El tiempo de una sesión holotrópica varía entre dos y tres horas, y los talleres son de uno o dos días completos de trabajo. Con un número pequeño de experiencias, se producen cambios profundos, a veces, en una sola sesión; puede combinarse con otras terapias psicológicas.

Shiatzu

En muchas empresas ofrecen masajes para descontracturar a los empleados (Getty Images)
En muchas empresas ofrecen masajes para descontracturar a los empleados (Getty Images)

Quiere decir 'presión con los dedos'. En esta terapia, se realizan una serie de estiramientos sobre la zona de los meridianos y puntos de acupuntura registrados por la medicina oriental, para lo cual el terapeuta usa sus manos u otras partes del cuerpo, como rodillas o codos.

Una sesión dura una hora y media, y se destina la mayor parte al masaje en sí mismo; y el resto, al diálogo con el paciente. Mediante la coordinación de la respiración y el movimiento, se lleva a cabo un masaje de pies a cabeza que facilita la circulación de la energía, favorece la armonización del paciente y le genera placer, lo que será esencial en la sanación.

El Shiatzu entiende al paciente como una unidad de cuerpo físico, psíquico y emocional, y plantea que cada meridiano está determinado no sólo por puntos físicos, sino por emociones y características psíquicas. Para el terapeuta es tan importante saber si el paciente está triste o hiperactivo, como si le duele el talón o la columna.

Todos podemos recibir Shiatzu: no tiene contraindicaciones; es efectivo en casos de estrés, problemas digestivos, insomnio, dolores musculares y afecciones generadas por mala postura. Es ideal para quienes busquen la armonía como medio para llegar a la salud.

Cuencos tibetanos

Cuencos tibetanos, un trabajo por medio de instrumentos de sonidos y vibraciones
Cuencos tibetanos, un trabajo por medio de instrumentos de sonidos y vibraciones

Este trabajo terapéutico se realiza por medio de instrumentos que producen vibración y sonido, y funcionan como inductores para reducir el estrés. Si bien se los conoce como cuencos tibetanos, es en Nepal en donde se desarrolló este arte milenario. Gracias al sonido particular que producen los cuencos, se estimula nuestro sistema nervioso de una forma beneficiosa. Además, colocados sobre el cuerpo, su vibración va induciendo a espacios de calma.

Una sesión de terapia individual con cuencos tibetanos puede realizarse en un spa o por medio de un terapeuta especializado que acompañe el proceso. La duración varía según la necesidad de cada paciente, de acuerdo con el diálogo previo en el que terapeuta y receptor proponen un objetivo particular.

Esta terapia se rige por conceptos esenciales, como la ética, la intención y la Bodhicitta, que implica transmitir la terapia como si se la estuviera practicando a la persona que uno más ama, lo que aumenta la efectividad del tratamiento. No posee contraindicaciones ni límites de edad, pero no se recomienda en quienes tengan marcapasos, hayan sido operados del corazón recientemente o estén en situación de riesgo.

SEGUÍ LEYENDO: