"Esto no pasa hoy, ni pasará mañana. Pero ocurrirá durante una gran parte de nuestro tiempo de vida. El nivel de inversión en robótica, combinado con los avances en Big Data, la tecnología en la nube, los nuevos materiales científicos y la inteligencia artificial, están sentando las bases para que, hacia 2020, lleguen las novedades en robótica que traerán a nuestra vida cotidiana lo que hoy es ciencia ficción", augura Alec Ross, uno de los mayores expertos del mundo en innovación, en su libro The Industries of The Future ("Las industrias del futuro").

Los robots pueden pasar de ser unos perfectos asistentes a temidos enemigos
Los robots pueden pasar de ser unos perfectos asistentes a temidos enemigos

Estamos destinados a convivir con robots. Será un encanto que nos asistan, que nos ayuden en el hogar, que hagan los trabajos feos o riesgosos y que deambulen con su ternura por nuestra casa u oficina.

Cumplirán de inmediato las tareas que les ordenemos, más rápido y mejor que una persona, y sin protestar. Muy pronto, los robots cuidarán de  nuestros abuelos, jugarán y enseñarán a nuestros hijos: serán parte de la familia.

SEGUÍ LEYENDO:

Pero ¿qué pasaría si de repente, sin saber por qué ni desde dónde, nuestro valet electrónico se convierte en un espía que mira y graba la intimidad de nuestro hogar, que roba y vende nuestros datos, o que es capaz lastimar o de matarnos?

La última gran exposición de robots tuvo lugar en enero en Las Vegas
La última gran exposición de robots tuvo lugar en enero en Las Vegas

Sí, parece de película. Pero, como dijo Alec Roos, en la cita del comienzo de la nota, "la ciencia ficción de hoy será la realidad de…" ¿mañana?Recientemente, los investigadores argentinos Cesar Cerrudo y Lucas Apa demostraron lo vulnerables que son algunos de los robots ya lanzados al mercado.

El trabajo que realizaron tuvo un fuerte impacto mundial y capturó el interés de los medios más prestigiosos del mundo y revistas especializadas de primer nivel como Tech Cruch, Wired, Reuters, The New York Times, Bloombger, CNN y Folha.

Luego de ser invitados a distintos países europeos, EE.UU, Singapur y Rusia para exponer su investigación, Lucas Apa trajo a los estudios de Infobae a dos de sus robots, NAO y Pepper de Softbank, para realizar una demostración en vivo de cómo, en minutos, se puede transforma a un tierno robot en un chucky asesino. Aquí la entrevista:

-La robótica será una de las industrias más importante del futuro. Muchas empresas y países apuestan a su desarrollo. Pero también es vulnerable al ciberdelito, como descubrieron ustedes.

-Así es. En nuestra investigación encontramos que había muchísimos problemas en los robots modernos. Si bien aún no vemos muchos alrededor nuestro, la verdad es que cada año que pasa van saliendo nuevos con mejor tecnología. Ocurre que, como toda tecnología nueva, siempre trae problemas.

Los robots Neo y Pepper de SoftBank se preparan para la demostración de hackeo En los estudios de Infobae
Los robots Neo y Pepper de SoftBank se preparan para la demostración de hackeo En los estudios de Infobae

-Pero genera más temor cuando estos errores maliciosos se expresan en un robot que además fue pensado para asistirnos, acompañarnos, ayudarnos.

-El problema es que se trata de una tecnología muy esperada. Llevamos imaginando robots incluso desde antes de que salieran las computadoras, hace más de 50, 60 años. Eso ejerce muchas presiones sobre las empresas que quieren vender estos productos aprovechando que hay muchas expectativas por parte del público. Entonces eso lleva a que saquen los productos muy rápido sin ponerles seguridad, o que la misma sea muy precaria.

– ¿Qué vulnerabilidades encontraron?

-Vimos que a muchos robots de los que existen actualmente se los podía controlar de forma remota para hacerlos hacer cosas tales como causar un daño físico. Nosotros nos enfocamos en tratar de ver cómo es que pueden llegar a lastimar a una persona o a un animal. Esto ocurre ahora con pequeños robots. Pero en el futuro habrá otros más grandes y fuertes. Por eso, sobre todo ahí, hay que tener mucho cuidado. Los actuales son débiles – o parecen – pero van a empezar a crecer en fuerza y en velocidad y, por lo tanto, a generar accidentes más graves.

El robot Anel durante la entrevista al hacker profesional, Lucas Apá
El robot Anel durante la entrevista al hacker profesional, Lucas Apá

– Una de las grandes áreas a la que apunta la robótica tiene que ver, precisamente, con estos robots para el hogar, asistencia de ancianos, suministro de medicamentos, entretenimiento o enseñanza infantil. En esas soluciones, pasamos a confiar aspectos vitales de nuestra seguridad e intimidad

-Claro, uno confía también porque, como tiene cara, ojos, boca, le genera cierta empatía. Ciertamente mucha más que una caja, como una computadora. Cuando uno ve un robot, se siente rodeado por una persona. Entonces, uno tiende a confiar, a hablarle, a tener una conversación. Sabemos que es un robot, pero lo tratamos como si fuera un animal, un perro. A partir de esa confianza es que se lo integra más a la casa, a los hospitales, aeropuertos. Sin embargo, no pensamos que "sus ojos" son cámaras que pueden haber sido hackeadas y que ese aparato puede andar por toda mi casa o oficina grabando o transmitiendo todo lo que ocurre en la intimidad para robarnos nuestros secretos.

¿Es difícil hackearlos?

-La verdad es que la complejidad varía, según el robot. Pero encontramos problemas que son muy básicos, y que hace ya muchos años que están en las computadoras modernas o en otro tipo de dispositivos. Esto va a explotar el problema porque es muy fácil para un atacante poder causar daño por medio de estos robots. Luego, claro que hay otros ataques que sí requieren una complejidad más elevada, pero tampoco imposible de alcanzar.

Lucas Apa demostró cómo el sistema de estos robots pueden ser vulnerados
Lucas Apa demostró cómo el sistema de estos robots pueden ser vulnerados

-¿Qué pudieron hacer ustedes, hackeando uno de estos robots?

– Pudimos, por ejemplo, controlar el cuerpo robot y toda la parte mecánica, para hacer que se mueva de forma violenta. También pudimos hacer que agarre un objeto filoso y que lo clave en algo (usamos un tomate pero podría haber sido un animal o una persona). Entonces, cuando uno puede controlar estos robots, las posibilidades son infinitas porque ya es algo que camina dentro de tu casa o de tu oficina. Además de poder causar un daño físico, también puede espiar, ya que "mira" y "escucha" todo lo que pasa a su alrededor. Como puede caminar, también es fácil hacer que se transporte para andar husmeando a gusto del hacker quien, por su puesto, no necesita estar ahí presente, sino que lo opera en forma remota.

-Hay muchos otros robots que nos rodean, aunque no tengan forma humanoide: autos, aviones, los industriales, los de domótica, incluso el instrumental médico más moderno. ¿Se traslada esta situación a esos otros robots más complejos y más grandes?

-Sí, sí. Ya se demostró que hubo problemas con autos y aviones. Pero nosotros nos enfocamos en aparatos que pueden estar en nuestras casas, que son de uso más común. Quizás hoy en día no los vemos alrededor pero la proyección indica que en unos años estarán en todos lados.

Cesar Cerrudo demostró, junto con Lucas Apa, que algunos androides pueden ser hackeados con cierta facilidad
Cesar Cerrudo demostró, junto con Lucas Apa, que algunos androides pueden ser hackeados con cierta facilidad

-Estos robots de forma humanoide, con ojos adorables y disposición a ayudarnos.. ¡Cuánta empatía nos despiertan! Además hay toda una línea de productos para niños.

— Exacto, los juguetes nuevos son casi todos electrónicos. Hay robots para chicos con lo que pueden jugar, bailar, pedirles que canten, que los ayude con la tarea. Claro que dentro tienen una computadora con cámaras, con micrófonos. Entonces hay que tener cuidado de cuál es la información a la que esos robots acceden.

– Pueden infectarse con algún ransomware?
-Cualquier robot vulnerable puede infectarse con ransomware. Descubrimos que existen diversos motivos por los cuales los criminales podrian crear estos ataques para obtener dinero de empresas e industrias.
Hoy en día, un robot desconectado de otros sistemas y sin inteligencia artificial no sirve para nada. Agregándoles nuevas tecnologías, se amplía la superficie de ataque. La inteligencia artificial aumenta la capacidad de tomar decisiones,  como por ejemplo,  recomendar un medicamento a un enfermo dependiendo de sus síntomas. Pero si el robot es hackeado, estas decisiones críticas también podrían ser cambiadas.
 
En Japón, hay exhibiciones anuales de los avances en robótica
En Japón, hay exhibiciones anuales de los avances en robótica

— Han viajado por casi todo el mundo, por lo menos por los países más tecnológicos a raíz de esta investigación ¿Cuál fue la recepción que tuvieron estos resultados?

-La verdad es que fue excelente, por parte de los consumidores interesados en adquirir un robot en el futuro. Pero no tuvimos buena recepción por parte de los fabricantes. Muchos ni siquiera respondieron, no hubo una respuesta clara e institucional a las vulnerabilidades que nosotros reportamos. Ellos tratan de hacer que pase desapercibido para ir ganando tiempo. Pero bueno, nosotros tratamos de apuntar este problema para tratar de que se solucione ahora que aún estamos a tiempo, y no cuando ya haya robots en todos lados y comiencen a ocurrir las desgracias.

— Bueno, ahí en el medio está el Estado que también tiene que informarse sobre todas estas situaciones. ¿Ves un vacío en esa capacidad de proteger al consumidor en un área tan novedosa?

— Sí, por ahora no hay nada que los regule, no hay estándares. Sí los hay con algunos robots industriales, donde sí hay ciertas políticas de seguridad para los empleados. Pero después, más allá de eso, todos los robots que se están implementando en aeropuertos, en hospitales, que son muchísimos… la verdad es que no hay una reglamentación sobre las medidas de seguridad mínimas que estos robots deben cumplir.

SEGUÍ LEYENDO: