El reto de la silla o #ChairChallenge consiste en un ejercicio aeróbico. Usuarios de las redes sociales subieron vídeos compartiendo su experiencia

El reto de la silla o #ChairChallenge consiste en un ejercicio aeróbico en el cual una persona se ubica frente a una pared a dos pies de distancia y se incline hasta formar un ángulo recto con la cintura, tocando la pared con la cabeza. En este momento es donde debe colocar una silla en el hueco entre el pecho y el suelo para acto seguido levantarla con los brazos y al mismo tiempo tratar de erguirse y lograr una postura normal.

Miles de personas se volcaron a las redes sociales para compartir videos en los que efectúan con éxito o fracasan completamente llevando a cabo este ejercicio sobre la postura corporal.

Lo que desconcertó a grupos de amigos y/o compañeros de oficina que se animaron a este nuevo desafío viral fue que las mujeres siempre podían recuperar la posición sin problemas y los hombres, sin importar su fuerza muscular, eran incapaces de levantarse de esos 90 grados contra una pared.

Sin embargo, consultado por Infobae, el doctor Federico Torrengo, experto en traumatología del deporte, vicepresidente de la Asociación Argentina de Traumatología del Deporte, y director médico del Club Vélez Sarsfield derribó este mito: “La dificultad del Chair Challenge tiene una explicación médica y biomecánica, y es que los hombres tienen el centro de gravedad más arriba que las mujeres, que por su parte lo tienen por debajo de las caderas; y el ponerse de pie en esta situación se hace más difícil para ellos”.

"Los hombres tienen el centro de gravedad más arriba que las mujeres, que por su parte lo tienen por debajo de las caderas; y el ponerse de pie en esta situación se hace más difícil para ellos", explicó un experto a Infobae

“Sin embargo, este desafío no es imposible para los hombres, sino que sólo se necesita tener una condición física adecuada, contar con fuerza y estabilidad suficiente en la zona media del cuerpo, lo que se conoce como entrenamiento del CORE”, agregó Torrengo. A su vez especificó que “hoy, en cualquier rutina de entrenamiento de gimnasio se incluyen estos ejercicios, que sirven tanto desde el punto de vista de entrenamiento como de tratamiento y prevención de muchas lesiones tanto del tren superior como del tren inferior”.

Según el especialista, el CORE es una “caja muscular” que tiene como límites el diafragma por encima y el piso de la pelvis por debajo y contiene músculos del abdomen, la zona lumbopélvica y caderas. El glúteo medio es uno de los más importantes. Se considera al CORE como el núcleo de fuerza del cuerpo humano, punto de partida de la fuerza que producen tanto los miembros superiores como inferiores. “Con un CORE fuerte y estable, realizar el chair challenge para los hombres tendrá una menor complejidad y así podrán realizarlo sin problemas”, recomendó el doctor Torrengo.

El centro de gravedad sumado al peso abdominal explican porque la mayoría de las mujeres pueden realizar el Chair Challenge mientras que los hombres les cuesta más
El centro de gravedad sumado al peso abdominal explican porque la mayoría de las mujeres pueden realizar el Chair Challenge mientras que los hombres les cuesta más

Por su parte, Marcelo Barroso Griffiths, quiropráctico AQA manifestó: “Este es un desafío físico en realidad, pero no existe una explicación médica. Lo que lo explica es la visión de la física y la científica: tiene que ver con el tipo de contextura de la persona que lo intenta, que marca las diferencias entre el hombre y la mujer. El hecho está en que todos los preparativos previos -la inclinación del tronco del cuerpo a 90 grados, el apoyo de la cabeza sobre la pared y el traer por ejemplo la silla hacia el pecho y de esa posición buscar incorporarse, resulta ser que a los hombres les es más complicado que a las mujeres”.

“Esto tiene físicamente dos explicaciones, una es que el centro de gravedad difiere en la ubicación entre un sexo y el otro: mientras que en el hombre está en el abdomen, en las mujeres está en las caderas”, continuó Barroso. ¿Entonces qué ocurre? “Al estar más alto el centro de gravedad en los hombros, está a la altura de donde apoya la silla aproximadamente, por lo cual incorporarse desde esta postura es más dificultoso en ellos que en ellas”.

Marcelo Barroso Griffiths, quiropráctico AQA manifestó a Infobae: “Este es un desafío físico en realidad, pero no existe una explicación médica. Lo que lo explica es la visión de la física y la científica"

A su vez, agregó que “el peso abdominal, de los órganos en el hombre es mayor y eso también incide notablemente a la vuelta a la bipedestación”. Barroso, en diálogo con Infobae se mostró sorprendido por cómo se viralizó este fenómeno en los últimos días: “Este desafío no es nuevo, no marca nada nuevo, ya hay videos en la web desde hace muchísimos años sobre esta postura, llama la atención cómo surgió nuevamente al ser captado por los internautas ahora”.

Para el quiropráctico, “el #ChairChallenge demuestra las diferencias de tipos de contexturas que existen entre un sexo y el otro nada más, mientras que otros fenómenos virales exponen a las personas a un riesgo físico, y es a este tipo de iniciativas que tenemos que estar atentos, ya que pueden requerir atención médica para salir a ellas, como el reto de la canela en el que había que tragarse una cuchara entera de esta especia”.

Seguí leyendo: