Desde 2005, Red Bull Batalla de los Gallos le otorga la posibilidad a cientos de MCs de Latinoamérica y España de emerger, llevando la disciplina en habla hispana a otro nivel (Gentileza: Gustavo Cherro/Red Bull)
Desde 2005, Red Bull Batalla de los Gallos le otorga la posibilidad a cientos de MCs de Latinoamérica y España de emerger, llevando la disciplina en habla hispana a otro nivel (Gentileza: Gustavo Cherro/Red Bull)

Comenzó como un fenómeno under y hoy genera un fanatismo que atraviesa a todas las clases sociales. El freestyle es un arte y estilo de improvisación que forma una parte prominente de la cultura hip hop. Una batalla de estilo libre hace referencia a un concurso en el que dos o más raperos compiten o "batallan" entre ellos utilizando letras improvisadas.

El rap improvisado o freestyle tiene sus bases en la competencia saludable para alimentar la construcción evolutiva que lo define, de herramientas, habilidades y protagonistas.

En una batalla, el objetivo de cada competidor es "disolver" a su oponente a través de rimas y juegos de palabras, con gran énfasis en la capacidad de improvisación, allí la única norma estática que rige es la indiscutible "el que mejor responde, gana".

El freestyle rap es la recitación espontánea de líricas rítmicamente organizadas sin repasos. Los mejores freestylers saben cómo emplear todas sus facetas para lograr una experiencia espontánea que sea reveladora tanto para el intérprete como para el público. Los factores que hacen que un estilo libre sea excelente son el ritmo, el ingenio, la incorporación del entorno y la espontaneidad.

Se conoce como MC al “Maestro de Ceremonia”, es decir el protagonista que alimenta el ritmo con rimas ingeniosas y ritmos pegadizos (Gentileza: Gustavo Cherro/Red Bull)
Se conoce como MC al “Maestro de Ceremonia”, es decir el protagonista que alimenta el ritmo con rimas ingeniosas y ritmos pegadizos (Gentileza: Gustavo Cherro/Red Bull)

Red Bull Batalla de los Gallos comenzó como un torneo regional en distintos países de Latinoamérica y España y en el año 2005 realizó su primera edición. La competencia selecciona a los mejores MCs de cada país para que empleen sus rimas en duelos de uno contra uno buscando vencer a su oponente. Los ganadores de cada torneo regional obtienen su pase a la Final Internacional donde se miden con los mejores para coronarse como el mejor freestyler. 

Este año, Dozer, el battle rapper cristiano oriundo de Buenos Aires, venció al rosarino Stuart en la final disputada en el Luna Park ante más de seis mil espectadores. El flamante campeón representará al país junto a Wos en la definición internacional que se hará en Argentina en diciembre.

"A los jóvenes que quieren introducirse en el freestyle les diría que conserven su esencia. En un mundo que se insulta demasiado es una tarea complicada, pero ahí sale a la luz quién pueden hacerlo y quién no", sostuvo en diálogo con Infobae Juan Matías Varela de 25 años, mejor conocido como Dozer. 

Se considera deshonroso recitar combinaciones previamente escritas o incluso utilizar insultos raciales durante una batalla de estilo libre, ya que demuestra que el rapero es incapaz de "escupir" letras de improviso y no respeta los valores de la cultura.

Dozer, el battle rapper cristiano, se coronó campeón en la última edición argentina de Batalla de los Gallos , el sábado 4 de agosto en el Luna Park, ante 6000 personas (Gentileza: Gustavo Cherro/Red Bull)
Dozer, el battle rapper cristiano, se coronó campeón en la última edición argentina de Batalla de los Gallos , el sábado 4 de agosto en el Luna Park, ante 6000 personas (Gentileza: Gustavo Cherro/Red Bull)

Darío Sebastián Silva, alias Misio, uno de los hosts de batalla de gallos más reconocidos del momento y también un freestyler ex-competidor, aseguró que para él se trata de una "escritura que se plasma en el viento". "Como un deporte extremo, es lanzarse al vacío y llegar a la meta, uno se arriesga hasta llegar a la otra rima", explicó Misio a Infobae. 

Para los apasionados, la conexión del espíritu, la mente y la lengua es la clave a la hora de recitar con éxito. "Si bien cualquiera puede introducirse en la materia del freestyle -agregó-, la manera correcta de hacerlo es conociendo los valores del hip hop: el respeto, la unidad, la hermandad, la paz y la importancia de educar y cultivar la mente".

El camino que el freestyler elige es lo que lo va a diferenciar del resto. Para el campeón, el mundo de la música abarca de todo. "Si uno quiere escuchar un rapero que le hable de una temática en particular o uno que lo haga bailar, lo va a encontrar. Un rapero fiel a su forma de ser y que apunta a transmitir algo, ése va a ser único", explicó Dozer. 

El presentador y mediador de las batallas de rap improvisado más populares y caracterizado por sus gritos de guerra: "¿Están listos?, ¡Silencio! y ¡Ruido!", comenzó su carrera en el mundo de las batallas compitiendo. "En el barrio donde crecí te ganabas el respeto 'a las piñas'. Para que te respeten tenías que pelear y 'pararte de manos'. En el freestyle para ganarte tu nombre, tenés que subir al escenario, rapear y demostrar que estás a la altura", expresó el misionero.

Una parte importante de ganar una batalla es conquistar al público encendido por la pasión (Gentileza: Gustavo Cherro/Red Bull)
Una parte importante de ganar una batalla es conquistar al público encendido por la pasión (Gentileza: Gustavo Cherro/Red Bull)

La audiencia cumple un rol clave en el desempeño de las competencias, ya que si bien los jueces designados son fundamentales en los concursos formales, en la mayoría de los casos el rapero que recibe la respuesta más grande de la audiencia es visto como el vencedor. Una parte importante de ganar una batalla es conquistar al público encendido por la pasión.

“En las competencias, el público influye y a veces presiona, dependiendo el jurado presente”, sostuvo al respecto el anfitrión.

El beatboxing es el arte de hacer bases musicales sin más instrumentos que la garganta y boca humana emulando percusión, bajos, voces distorsionadas y hasta fragmentos completos de canciones. Una disciplina muy recurrida en el freestyle: un MC improvisando y un beatboxer "tirando bases".

“La actitud, espontaneidad y frescura, son condimentos esenciales para diferenciarse del resto e innovar” (Gentileza: Gustavo Cherro/Red Bull)
“La actitud, espontaneidad y frescura, son condimentos esenciales para diferenciarse del resto e innovar” (Gentileza: Gustavo Cherro/Red Bull)

El campeón sostiene que para comenzar a practicarlo primero hay que vivirlo, salir al kiosco y empezar a rimar en el ámbito cotidiano. "Cualquiera puede hacerlo si lo disfruta y le gusta", aseguró.

"El freestyle es improvisar con lo que sea, rimar metiéndose en el sonido del rap: el boom bap. Yo rapeo acerca de mi realidad, quien presume en lo material lo hace por una falta en lo emocional", afirmó el battle rapper cristiano.

La espera culminó en la década del 80 y los primeros artistas en codificar este ritmo al idioma español comenzaron a surgir en España, México, Puerto Rico y Perú (Gentileza: Gustavo Cherro/Red Bull)
La espera culminó en la década del 80 y los primeros artistas en codificar este ritmo al idioma español comenzaron a surgir en España, México, Puerto Rico y Perú (Gentileza: Gustavo Cherro/Red Bull)

Si bien el rap surgió originalmente entre la clase marginal estadounidense, hoy dejó de ser un medio de expresión para los que menos tienen sino también para los que más.

Con sus orígenes en Nueva York, más precisamente en la década del '70, en los barrios carenciados de ese entonces -Bronx, Brooklyn y Queens-, la llegada del hip hop a Iberoamérica era solo una cuestión de tiempo. La espera culminó en la década del '80 y los primeros artistas en codificar este ritmo al idioma español comenzaron a surgir en España, México, Puerto Rico y Perú.

La siguiente década terminó de esparcir la semilla por el resto de los países demostrando un nuevo género: el hip hop de habla hispana con contenido político, social y sentimental. Las bases del género musical se resumen en en diálogos que a fuerza de rimas y bases pesadas muestran una creatividad emocional, social y política que contagia el dialecto, la forma de bailar, vestir y comunicarse.

"Muchos hablan, pocos riman, pero solo los mejores improvisan" es el lema de la más importante competición de rap de estilo libre, Red Bull Batalla de los Gallos. Porque en el mundo del freestyle la belleza de la rima y el arte de la improvisación son fruto de la imaginación.

SEGUÍ LEYENDO: