Mindfoodness: 5 opciones de snack saludables para llegar al verano

La temporada de calor acelera la carrera para alcanzar la silueta perfecta. El hambre entre comidas atenta de manera negativa contra un plan nutricional equilibrado. Opciones para disfrutar colaciones deliciosas

A las cuatro comidas principales se debe sumar un snackeo saludable programado (Shutterstock)
A las cuatro comidas principales se debe sumar un snackeo saludable programado (Shutterstock)
El picoteo entre comidas -muchas veces- atenta contra el plan nutricional adecuado, repercute sobre el funcionamiento del cuerpo y los niveles de energía. Es por eso que Infobae consultó con María Florencia Ramos,  licenciada en nutrición, que brindó las claves para mantenerse en sintonía con la tendencia del “mindfoodness”, que promueve una actitud consciente en la relación con la comida.

"Es común que por el ritmo de vida se tienda a elegir productos procesados, llenos de azúcar y grasas," detalló la especiasta, son opciones que resuelven rápidamente la necesidad de consumir calorías o calmar el hambre pero "no aportan nutrientes de buena calidad", agregó Ramos.

"La solución para esos momentos en que se necesita un bocado extra, es tener preparadas y siempre a mano, snacks saludables que además de dar saciedad brinden las sustancias que el organismo requiere", puntualizó la especialsita. A su vez, una colación o una merienda puede proporcionar energía a mitad del día y evitar que se coma en exceso a la hora de la comida.

Cincos ideas nutritivas

1. Evitar alimentos procesados como primera opción. Galletitas, alfajores,
budines, aunque sean rotulados como light o diet, es preferible guardarlos en un lugar que no esté a simple vista o en una alacena que sea difícil de ver o alcanzar.

2. Frutos secos grandes aliados: No malgastar el presupuesto comprando grandes cantidades de productos envasados, optar por productos naturales.

Las frutas y vegetales frescos son una opción para recuperar la energía perdida y saciar el hambre (iStock)
Las frutas y vegetales frescos son una opción para recuperar la energía perdida y saciar el hambre (iStock)

3. Tener bastones de verduras cortados en la heladera : de zanahoria, pepinos, apio, morrones rojo verde o amarillo; incluso zucchini o berenjenas asadas que se pueden comer frías. Para saborizarlas  agregar unas gotitas de oliva o un acompañamiento de salsa humus (de garbanzos) o tzatziki (yogur natural o queso blanco con hierbas).

4. Las frutas más enérgicas: las bananas, manzanas y naranjas. Fáciles de llevar en una bolsa y comer cuando se necesite y proporcionan azucares naturales de rápido efecto energizante.

5. Colaciones originales: si es la hora de una merienda, se puede hacer un sándwich o tostada de harinas integrales con yogur, manzanas, palta y un huevo.

LEA MÁS: