"Vaping", el culto al vapor que se apodera de las redes

El acto de “vapear” es compartido y difundido en las redes por los jóvenes (iStock)
El acto de “vapear” es compartido y difundido en las redes por los jóvenes (iStock)

Es cada vez más frecuente encontrar en Instagram o Facebook fotos de jóvenes envueltos en una nube de humo, o videos de virtuosos que se lucen dominando y dando formas impensadas a un vapor que inhalan y emanan de sus bocas. Sin embargo, aunque a primera vista parece que están fumando, lo que en realidad hacen es "vapear".

La cultura del vaping se trata lisa y llanamente de inhalar vapor de agua a través de un vaporizador personal, o un cigarrillo electrónico. El proceso implica aplicar calor a un líquido que se evapora para que el vaper -el usuario de esta cultura- pueda inhalar un vapor con apariencia de humo casi inodoro y disfrutar del simple acto de "fumar" una sustancia en principio inofensiva. Se trata de una costumbre que nació como una alternativa al tabaquismo, sin olor, sin mal aliento, sin quemaduras, sin cenizas y, en algunos casos, sin nicotina.

Such a Sick Shot ☁😮 @stasy.vape | double tap 👈 #vaping – follow @vaping for the best daily vape content 😎

Una foto publicada por VAPE (@vaping) el

Contrariamente a lo que se cree, esta práctica no es nueva. El vaping nació ya hace más de cinco décadas, en 1960, cuando no existían los vaporizadores personales, ni transportables, y se consumía el vapor generalmente en grupo, en torno a una mesa.

El gran cerebro detrás de su invención e ingreso en la vida moderna como cigarrillo electrónico fue Hon Lik, un farmacéutico chino que, abatido por la muerte de su padre a causa de cáncer de pulmón, se inspiró para crear algo que pudiera reemplazar la sensación de fumar sin contraindicaciones. Este producto que él llamó "Ruyan" es un dispositivo (cuyo nombre se traduce "como el humo") que se transformó rápidamente en un éxito.

Pero ¿qué es lo que se inhala? Los líquidos que son evaporados por medio del vaporizador son sustancias, generalmente saborizadas, que se producen con diferentes niveles de nicotina (desde fuerte a ultra ligero, o con casi nada de nicotina, hasta líquidos con cero contenido nicotínico). Por este motivo, la acción de "vapear" es considerada como uno de los métodos más efectivos que existen para dejar de fumar, ya que inhalar el vapor con cada vez menor cantidad de nicotina podría eliminar la dependencia del tabaco y cambiar el hábito sin generar ansiedad.

A medida que la tendencia de vaping va en aumento entre los jóvenes, cada vez más organismos de salud se preocupan por su impacto. Si bien en principio fue concebido como un método para dejar de fumar (alabado y criticado por igual por diferentes fuentes científicas), los jóvenes no lo utilizan en su mayoría con esa finalidad. Un estudio reciente realizado por Fiona Measham, profesora de Criminología en la Escuela de Ciencias Sociales Aplicadas de la Universidad de Durham, abordó patrones de comportamiento en adultos jóvenes entre las edades de 14 a 25 en relación con vaping.

A través de este estudio, Measham descubrió que "los jóvenes no consideran al vaping como un método de inhalación de nicotina", por lo tanto sus motivaciones para el uso de cigarrillos electrónicos varían de las de los de los adultos. Sólo el 28 por ciento de los adolescentes observados usaron los cigarrillos electrónicos como ayuda para dejar de fumar, mientras que el resto de ellos lo consideran un pasatiempo divertido sin relación con el hábito de fumar.

Relax & Vape 📸🔥 @Adam_Clouds | double tap 👈 #vaping – follow @vaping for the best daily vape content 😎

Una foto publicada por VAPE (@vaping) el

Aunque la principal preocupación entre los expertos es que este hábito sea la puerta de entrada al tabaquismo, quienes llevan adelante estudios sobre el uso de cigarrillos electrónicos en jóvenes no consideran que su uso por diversión o la práctica de "trucos" con el vapor esté relacionada con el consumo de tabaco. Mientras tanto, organismos como la Food and Drug Administration (FDA) todavía estudian cuáles son los efectos en la salud del vapor de agua.

La Organización Mundial de la Salud, por su parte, mostró su disconformidad con el hábito. Si bien los fabricantes aseguran que los dispositivos vaporizadores son menos perjudiciales que los cigarrillos convecionales, el último reporte sobre cigarrillos electrónicos publicado por la OMS a fines de 2014 señaló que la evidencia disponible hasta la fecha muestra que el vapor que liberan no es inocuo. Los líquidos utilizados contienen, además de nicotina en diferentes cantidades, propilenglicol, formaldehído y otros químicos considerados tóxicos y cancerígenos. Si bien falta evidencia que respalde los efectos tóxicos del cigarrillo electrónico, es probable que los efectos causados por la nicotina sean los mismos, según estimaciones del organismo internacional.

LEA MÁS:

Tabaquismo y padres: los bebés tienen tres veces más chances de sufrir de asma

Fumar o no: la diferencia entre vivir 15 años menos, o más

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos