(Video: Polémica en el bar, América)

El caso de Ricardo Russo, el médico pediatra del Hospital Garrahan detenido por producir y distribuir pornografía infantil, conmovió a la sociedad argentina y, claro está, fue tema en la mesa de Polémica en el bar, el ciclo que conduce Mariano Iúdica.

Fue entonces cuando, de repente, Luis Ventura tomó la palabra y sorprendió con una fuerte revelación. "Yo lo viví en carne propia, entonces yo sé de qué se trata. ¿Y sabés qué?, a propósito del blanqueo, que en un momento me salió, descubrí que a mi hermano menor le había pasado exactamente en el mismo colegio, con un familiar directo de quien me lo había hecho", expresó.

"Yo lo hablé con mi hermano, ¿sabés por qué guardamos silencio?, porque sabíamos lo que iba a hacer mi viejo", agregó luego.

"Siendo una criatura, eh. Eran hermanos, así que era como una modalidad", afirmó enseguida.

"¿Y tu hermano te lo contó en el momento o te lo contó ahora?", le preguntó el conductor.

"No, me lo contó cuando yo lo conté. Me dice "negro, a mí siempre me dio pudor, nunca lo pude contar. Cuando te escuché dije 'guau', me pasó lo mismo. Y recibí tres llamados de tres alumnos compañeros míos que no los vi nunca más, a través de toda mi vida, y me dijeron 'Luis, me pasó lo mismo que a vos'", recordó.

"Mi viejo es lo mismo que me pasa a mí, la ley está bárbara para la sociedad, todo, pero porque lo ves afuera, lo tenés que vivir adentro", aseveró. Fue entonces que Chiche Gelblung le preguntó si todavía le dolía.

"No, no me duele, porque lo mío no fue traumático, porque algo lo cortó, no se terminó, fue algo que quedó trunco", se sinceró Ventura, quien luego compartió una historia relacionada con uno de sus hijos.

"Mi hijo es un travieso, pero era un tipo estudioso. Lo había cambiado de colegio, y de buenas a primeras empezó a recibir amonestaciones. En un momento quedó en una situación de 24 amonestaciones", arrancó el relato.

"Y un día me llama el director del colegio y me dice que mi hijo, que ya tenía aprobado el año, había sido visto el día que habían incendiado un aula. El día que se produce esto, no me expliques por qué, ese día mi hijo estaba durmiendo la siesta conmigo, nos pusimos a ver un partido los dos, lo tenía al lado", agregó.

"Lo agarré del cogote al tipo y le dije 'vos no le haces perder el año', porque mi hijo lo tiene aprobado el año, 'y vos sos un hijo de puta que me querés cagar la vida. Le das el pase, yo no te molesto nunca más, le das el pase y yo me voy a otro colegio, pero el año no me lo hacés perder'", rememoró.

"¿Era una venganza?", preguntó Chiche.

"No, era gay", le dijo él.

"Venganza, tu hijo lo rechazó", sugirió Gelblung.

"No, mi hijo a lo mejor nunca descubrió que había otro tipo de juego, y yo cuando lo veo lo percibí al toque. Le dieron el pase y me fui a otro colegio", concluyó Ventura.

SEGUÍ LEYENDO