(Video: "PH, Podemos Hablar" – Telefe)

Seguramente, todos recuerdan el fastuoso casamiento de Wanda Nara y Maxi López, allá por mayo de 2008. Sin embargo, es probable que muchos no sepan que de esa boda participó Marcelo Polino, y que el conductor sufrió un accidente que le dejó marcas hasta el día de la fecha.

"Me pasó algo horrible, porque yo en verdad voy al casamiento como agradecimiento porque me había dado el móvil en vivo y había parado cuando entró a la Iglesia", arrancó con su relato el periodista durante su paso por PH, Podemos Hablar, el ciclo que conduce Andy Kusnetzoff por la pantalla de Telefe.

"El sábado me voy al casamiento y cuando llego los futbolistas ya estaban en pedo. Empezaron todos 'eh, vino Polino', y viste que yo peso 20 kilos mojado, entonces me revolearon y me clavé la araña del salón acá, que todavía tengo la marca", recordó, señalándose la frente, ante el estupor del resto de los integrantes de la mesa.

"¡Se paró el casamiento! Empecé a sangrar, no conocía a nadie, estaba arruinando el casamiento de alguien que no conocía. A Maxi lo conocí en ese momento. Y cuando pasa algo así en un hotel viene la seguridad, ambulancia por protocolo, viene la policía…", explicó.

"Me daba vergüenza a mí, porque los pibes en pedo decían: 'Boludo, vamos a revolearlo'. Y Carolina Molinari con Mariano Pavone, que en ese momento estaban viviendo en Italia, habían venido especialmente para el casamiento, me ofrecieron la suite para que me parara la sangre", continuó.

"Vino el SAME, me curaron, me pegaron la herida. Yo una vez que terminó eso me fui, todo ensangrentado. Había laburado a la mañana, había hecho la radio, el teatro, el programa de televisión, no podía más", concluyó entre risas, y, consultado sobre qué le había dicho la modelo en aquella ocasión, contó que "cada vez que la veo le recuerdo eso".

"Todas las mañanas cuando me afeito me veo que tengo la herida", concluyó el jurado del Bailando, que a esa altura del cuento ya había provocado las risas generalizadas del conductor y del resto de los invitados que lo acompañaron.

SEGUÍ LEYENDO