(Audio Estamos motivados – La 990)

Como si algo le faltara al mal momento de Wanda Nara, a partir de la tensa negociación con los dirigentes del Inter por la extensión del contrato de Mauro Icardi -quien  no fue convocado para los dos últimos partidos del conjunto "Neroazzurro"- ahora apareció su ex marido, Maxi López, quien volvió a disparar munición gruesa contra ella en diálogo con Estamos motivados, el ciclo que conduce Fernando Niembro por la AM 990.

Todo comenzó cuando el conductor le preguntó si en algún momento la madre de sus hijos le había planteado la posibilidad de ser su representante, como lo es actualmente con Icardi. "En su momento me lo planteó, pero no hubo quórum. Hay mujeres que son muy capacitadas, lo que pasa que yo quería preservar mi familia y quería la armonía. Ya tenía poca, imaginate que si se mezclaban los dos caminos iba a ser un tema importante. En aquel momento, dentro de las elecciones malas que hice, esa fue una buena", recordó el actual delantero del Vasco Da Gama de Brasil.

"Fue encaminada la historia como para tapar otras cosas. Yo cuando me separé decidí optar por un perfil bajo, no declarar y preservar lo que para mí era lo más importante, que eran mis hijos. Mi objetivo siempre fue que ellos no me puedan recriminar nada como padre. Obviamente cuando pasan tantas cosas me tocan la vibra y a veces reacciono, y alguna que otra declaración hago, pero siempre me intenté abrir. Yo preferí ponerme a un costado y si los otros quieren hacer polémica ya está", expresó con respecto a cuál fue siempre su postura ante el conflicto.

"No estoy viendo a mis hijos, a veces hasta me prohíbe que hable por teléfono. Es una decisión pura y exclusivamente de Wanda. Yo quería estar cerca de ellos, intentaba girar un poco para estar cerca de ellos, pero siempre con dificultad. Yo me he pasado meses sin poder ver a mis hijos estando a 150 kilómetros. La última vez que los vi fue en diciembre, que tuve las vacaciones acá en Brasil y me fui para Italia, en enero fui para el cumpleaños de mi hijo, me hice 20 horas de avión y los vi dos o tres horas y me tuve que volver", agregó al respecto.

Consultado sobre si no había manera de poder tener un diálogo más civilizado con su ex mujer, dijo que "es difícil, porque cuando se sube una conversación de todo me graban, me mandan a un programa, no queda nada de lo que tendría que ser el vínculo". "No lo puedo hacer porque no encontramos esa armonía. Es triste porque yo quiero que haya buena onda, pero no lo encuentro", se lamentó, para luego referirse a si no había encontrado una mejor postura por parte de Mauro.

"Encuentro la misma postura que ella. Yo en algún momento se lo dije, y yo encontraba la misma posición o a veces peor con él, y opté por no tener más contacto. Ayer fue el cumpleaños de mi hijo y cuando llamé le cortó el teléfono al nene él, entonces ¿qué diálogo podés tener con este tipo de gente?", reflexionó.

Por último, el conductor le preguntó por la posibilidad de que Icardi sea el próximo centrodelantero de la Selección, y cómo lo afectaría esa situación a él.

"Si le toca a él que lo saque campeón, lo importante es que Argentina vuelva al prestigio que tuvo alguna vez. Más allá de esto, creo que ella tiene un tono muy verborrágico para lo que son los dirigentes italianos, los dirigentes se habrán cansado de ella. Hay jugadores de cierta clase que necesitan ser manejados por gente de clase", concluyó.

SEGUÍ LEYENDO