El poliamor era un tema siempre presente en 100 días para enamorarse. Sin embargo, en una escena del capítulo del martes le pusieron nombre al vínculo del que tanto se habló en las últimas semanas gracias a Florencia Peña.

El comentario lo hizo Solange (Marina Bellati) a llegar a la casa de Antonia (Nancy Dulpáa), enojada porque su hija Ema (Malena Narvay) había chocado con la moto con Juan (Maite Lanata).

"¿En esta casa cómo es? Cada uno elige lo que quiere lo que quiere hacer, agarro una moto me la pongo en Panamericana", y al ver que estaba presente el inquilino de la dueña de la casa (Marco Antonio Caponi), agrega: "¿Cómo es la cosa? ¿Son tres ahora? ¿Y esto cómo se llama, que es? ¿Poliamor o trio directamente?".

Su comentario fue porque el personaje de Duplaá además de estar en la casa con su inquilino, que también es su amante, estaba con su ex marido Coco (Pablo Rago) y con el papá de su hijo, Diego (Luciano Castro).

Esta es la primera vez que en la ficción de Underground se le pone nombre a las relaciones abiertas. Sin embargo, ya se venía hablando implícitamente de poliamor.

El personaje de Javier (Juan Gil Navarro) tenía dos mujeres, Inés (Jorgelina Aruzzi) y Flor (Manuela Pal) e hijos con cada una de ellas y al ser descubierto argumentaba que las amaba a las dos por igual.

En medio de un intento de reconciliación durante los cien días de su separación de 100 días, Laura (Carla Peterson) y Gastón (Juan Minujín) se propusieron intentar tener una relación abierta, en la que mientras estaban noviando, pudieran estar con otras personas, siempre bajo el lema "ojos que no ven, corazón que no siente".

Aunque  no le funcionó, la práctica que propuso la pareja protagonista es similar a la de Florencia Peña y su novio Ramiro Ponce de León y consiste en que aunque se amen y estén juntos, pueden mantener relaciones con terceros.

No es la primera vez que en la novela de Telefe se hace un guiño a un tema de la actualidad. Hace unas semanas los personajes hicieron en varias escenas referencia al "flan" de Alfredo Casero.

SEGUÍ LEYENDO