Algo disfónico, de esmoquin bordó, moño y pantalones negros, y luego de una espectacular seguidilla de videos musicales de gran despliegue visual, Marcelo Tinelli regresó a la pantalla de El Trece este lunes 3 de septiembre, a las 23:10. Varios meses más tarde de lo previsto, sí. Y esa fue la primera referencia que hizo el conductor de ShowMatch, claro.

"Ha pasado enero, febrero… En algún momento hoy me recordaban que yo dije que volvíamos en abril", dijo Tinelli, para de inmediato hacer una mención a la actual situación económica. "Los argentinos nos olvidamos de tantas cosas que ¿ahora nos vamos a acordar de esta boludez?", destacó, y optó entonces por la ironía: "No cambió nada muchachos, menudencias, pavadas. ¿Qué vamos a pensar, que nos fuimos con un dólar a 18,24 y volvimos con un dólar a 40?".

"Estamos híper felices de hacer este programa", confesó, y hubo una felicitación para todo el equipo por el comienzo del programa, realmente destacable. También un saludo con la cantante mexicana Sofía Reyes, una de las invitadas especiales, y con Stephanie Román y Gastón Soffritti, protagonistas de Simona y novios en la vida real. Y chicana amorosa para Fede Hoppe y Laurita Fernández. Un Tinelli auténtico.

Además saludó a Guillermina Valdes, que lo seguía desde el camarín junto a su hijo Lorenzo, a quien el propio Marcelo candidateó para conducir el programa en "2020, 2030…". "No hubo regalos", lanzó como un simpático reproche, mostrando los presentes que llegaron al estudio, y remarcando que a Susana Giménez "le llenaron el estudio de regalos" cuando hizo su especial con Carlos Tévez. "Es medio pobre todo", bromeó.

Entonces sí realizó un breve discurso. "En estos días recibimos muchos mensajes que nos cargaron de energía -comenzó-. Valoramos mucho ese apoyo incondicional. Y la manera de devolverlo es laburando, como lo hacemos desde hace mas de 20 años. Y también con amor, para traspasar la pantalla y llegar a todas las familias argentinas que nos están viendo".

Luego de reafirmar el "esfuerzo" de los integrantes de LaFlia, la productora que armó cuando se desvinculó de Ideas del Sur, Marcelo habló con la voz entrecortada y al borde de la emoción al decir que tenía "el mejor trabajo del mundo".

Así como al principio lo hizo con ironía, Tinelli volvió a mencionar la situación que atraviesa la Argentina, pero ahora de manera directa. "Sabemos que son tiempos difíciles, y desde acá vamos a dejar el alma y lo mejor de nosotros para hacer un gran programa. Es la mejor manera de colaborar con nuestro querido país. Ese es nuestro granito de arena". Y concluyo, casi en un grito: "¡Empieza  ShowMatch 2018!".

Porque se hizo desear, sí. Pero Marcelo Tinelli ya dejó su marca.

SEGUÍ LEYENDO