¡Pensar que fue Mirtha Legrand quien abrió el juego! "Marcela (Tinayre), mi hija, me contó que una vez fue a una playa en Europa donde las mujeres hacían topless", les dijo la diva a quienes fueron invitados este domingo a sus clásicos almuerzos. "¿Y quiénes miraban, quiénes eran los desesperados? –indagó–. ¡Los argentinos!".

La ocurrencia fue festejada por los comensales. Pero lo que no sospechó Mirtha fue que entonces surgirían las anécdotas. Y subidas de tono. Arrancó una Lali Espósito incentivada por el impensado pie de la anfitriona, recordando que tenía 17 años cuando se presentó en Barcelona con el grupo Teen Angels (Eugenia la China SuárezPeter Lanzani, Nico Riera y Gastón Dalmau).

"Yo venía distraída con la China caminando por la rambla y de pronto hago así (gira la cabeza) y un señor de 80 años, de bandana amarilla, borcegos, mochila… ¡y en pelotas! Me acuerdo que me quedé… ¡Ah!", exclamó, abriendo la boca.

Pero lejos de repudiar el accionar de este hombre desconocido, la cantante lo destacó: "Claro, este es el mundo libre. El tipo andaba ahí, con un poco de calor por los borcegos, pero en bolas. ¡Y me pareció espectacular!", concluyó Lali, para que Mirtha, casi superponiéndose a su relato, dijera con una sonrisa: "¡Horrible me parece! ¡Espantoso!". "Nooo. Si quiere no mire, pero déjelo ahí, feliz", sugirió su invitada.

Lali, con Mirtha (Foto: @mirthalegrand)
Lali, con Mirtha (Foto: @mirthalegrand)

Pero fue apenas el comienzo. De inmediato tomó la palabra Dady Brieva, quien fue al ciclo acompañado por los otros dos Midachi: Miguel Del Sel y Chino Volpato. "Yo fui a una playa de Miami. Me quise hacer…", recordó Brieva. "Yo me levanto", interrumpió Del Sel, quizás sabiendo lo que venía.

Dady retomó un relato entrecortado: "Yo nunca… eh… Un par de negros… ¡Impresionante, Mirtha!". "Envidiable", aportó Volpato, cómplice. "Estaban las tres marcas en la arena…", graficó Brieva. Y de nuevo su compinche: "Un arado". "¡Basta, basta!", pidió Mirtha, avergonzada.

¡Faltaba una anécdota más! Y también le correspondió a Dady, luego de que le remarcaran que una vez salió desnudo en la portada de una revista de actualidad, luego de que fuera retratado desde lejos mientras caminaba por una playa, muy despreocupado. Y sin la malla, claro. "Me traicionaron y me sacaron una foto en Brasil", lamentó el humorista.

No obstante, resaltó los beneficios de aquella experiencia nudista. "Es muy linda la sensación, yo sé que está usted muy lejos –le dijo a Chiquita–, pero hay que experimentar. El amor y el oceáno, que es la naturaleza y Dios, acariciándote las b…, que lleva y trae, y el frescor, allá abajo". Y el "¡Basta, basta!" de Chiquita se perdía entre las risas generales de un momento que pareció más propio de un asado entre amigos que de un almuerzo televisivo.

Sí, es cierto. ¡Pero muy divertido!

SEGUÍ LEYENDO