El personaje que interpreta Maite Lanata en 100 días para enamorarse, Juani, es uno de los que más repercusiones ha generado desde que empezó la exitosa ficción de Telefe. Después de confesarle a su mamá, Antonia (Nancy Dupláa), que tiene una relación con otra mujer, la joven decidió ir más lejos y contar todo lo que siente.

"Creo que desde siempre me sentí un varón -le dijo a su madre-. En el colegio sentía que era la única en el mundo que pasaba por esto, pero buscando información y viendo videos vi que hay mucha gente a la que le pasa. Entiendo que no lo puedas entender. Aunque me duela, si no me querés ver más… No es tu culpa, perdón".

Lejos de eso, el personaje interpretado por Dupláa no dudó en apoyar a su hija y le prometió que siempre estará a su lado: "Todo lo que tengamos que atravesar, lo vamos a atravesar juntas".

Juani tenía un turno ese mismo día con una psicóloga especialista en cuestiones de género y le pidió a su madre que la acompañara.

Juani y Antonia fueron a ver a una psicóloga
Juani y Antonia fueron a ver a una psicóloga

"No me siento cómoda con mi cuerpo. Las cuestiones femeninas me ponen incómoda", le confesó la joven a la profesional. "Mi temor es que se esté confundiendo", se sinceró Antonia.

"Hay algo que es importante que quede claro: sexualidad y género no van de la mano, son cosas diferentes. Lo que me parece que Juani está queriendo indagar, si no me equivoco, tiene que ver con su identidad de género", explicó la psicóloga.

"Lo que me mata es pensar que ella pueda llegar a sufrir", dijo Antonia. Y su hija, entre lágrimas, le confesó: "Sufro todo el tiempo, ma. Pero quiero que vean cómo me siento, aunque me da mucho miedo. Que vean cómo soy y quién soy".

"No les voy a mentir. No es un proceso fácil, es difícil, es largo y no hay una sola manera. Va a ser lo que Juani elija hasta donde Juani elija. Hay una ley que protege sus derechos de identidad", explicó la especialista. Madre e hija cerraron una admirable escena mirándose a los ojos, demostrando que siempre estarán juntas, pase lo que pase.

SEGUÍ LEYENDO