La vida de Jésica Cirio (32)  y Martín Insaurralde (47) cambió por completo con la llegada de Chloé, su primera hija que nació por cesárea el pasado 5 de noviembre en el Sanatorio Otamendi.

La pareja fue entrevistada en el programa Morfi, todos a la mesa, poco antes de recibir el alta médica en la clínica. "Estoy  disfrutando este momento, teniendo tres varones, tener una nena me llena el alma", dijo el intendente de Lomas de Zamora.

"No lo puedo creer todavía. Es todo raro. Levantarme a la mañana y verla. A la noche también es tremendo. Cada instante y cada minuto es disfrutar. La miro continuamente. Estoy fascinada", aseguró la conductora, mientras sostenía en sus brazos a la pequeña.

Más momentos mágicos 💞 @minsaurralde_

A post shared by Jesica Cirio Oficial (@jesicacirio) on

Además, la modelo contó que Chloé "es una santa" porque se porta bien: toma la teta, casi no llora e incluso duerme de corrido varias horas. "La pesada soy yo. Cada dos o tres horas, como me despierto, la miro y digo: 'Le voy a dar la teta'. Quiero tenerla cerca", explicó, muy contenta.

Los piecitos de Chloé
Los piecitos de Chloé

Luego, manifestó que el nacimiento no fue fácil: "Iba a ser parto natural. Arranqué a las diez de la noche con las contracciones y nació a las siete menos diez. Fue larga la noche. No se encajaba bien y yo no dilataba. Pasaban las horas y Falco (el obstetra) dijo: 'Basta, yo sé que querés parto natural, sos una tromba, pero son las siete menos diez y la tenemos que sacar'. Yo estaba bañada en llanto, empecé a temblar porque no estaba preparada para una operación y me agarró un pánico terrible. Cuando salió y me la puso al lado mío, se me fue el dolor, se me fue todo. Fue increíble".

El cuarto de Chloé
El cuarto de Chloé
 

Por su parte, Insaurralde recordó que en ese mismo sanatorio donde nació su hija lo operaron cuando luchaba contra un cáncer: "El 4 de junio de 2012 en esta clínica, me hice la última operación que estaba peleando por seguir viviendo. Cinco años después, encontrar a esta mujer magnífica que me haya dado esta nena, para mí fue una emoción".

Por último, cuando le consultaron a quién se parecía la niña, Jésica Cirio respondió: "Toda la familia dice que tiene la mezcla perfecta de los dos. Pero es muy chiquita. Para mí tiene los ojos del color del padre y mis cachetes".

LEA MÁS: