Sigue la guerra judicial entre Diego Latorre (48) y Natacha Jaitt (40). El jueves 12 la conductora radial fue citada a declaración indagatoria en la causa por extorsión que le inició el periodista deportivo. El periodista Fabián Doman del programa Nosotros a la mañana dio detalles de los dichos de la conductora radial que figuran en el documento del Juzgado Nacional en lo criminal y Correccional N° 40.

Durante cinco horas, Jaitt habló con el juez sobre el affaire que mantuvo con el esposo de Yanina Latorre y el acuerdo que hicieron luego de que aparecieran en los medios audios y mensajes privados. En el expediente figura que Natacha quedó imputada por "haber obligado a Diego Fernando Latorre a entregar altas sumas de dinero mediante intimidaciones concernientes a la divulgación en los medios de comunicación y la red social Twitter de material que podría afectar su honor e intimidad".

Además, se detalla que el conductor, "en un verdadero estado de temor" por la difusión de material relacionado a su intimidad, le entrega "una suma de alrededor de trescientos cincuenta mil pesos por la suscripción de un acuerdo -formalmente no oneroso- mediante el cual la imputada se comprometía a no divulgar más datos sobre su persona, para luego exigirle una nueva cifra de alrededor de un millón de pesos bajo intimidaciones concernientes a la publicación de un video donde aparecía Latorre en una situación sexual íntima con otros hombres de origen chileno".

Luego de escuchar estas acusaciones, Natacha acepta declarar ante el juez, y niega haber extorsionado al ex futbolista. Además, cuenta detalles de cómo lo conoció en la entrega de los Martín Fierro en 2016 en el Hotel Hilton. También manifiesta que, en Miami, Sergio Rozethal, un representante de jugadores de fútbol, le cuenta que Latorre le pidió su número, y ella se niega a dárselo. Pero le pide que se comunique a través del celular de este señor. En la charla, Natacha le aclara que "no se mete con gente casada". Diego le contesta que la quería conocer porque con su esposa "hace años que no tiene una relación, que en un momento fueron swingers, que además no tiene relaciones sexuales con ella". Además, le aclaró que "se iba a separar de Yanina".

Finalmente Jaitt regresa a Buenos Aires y, siempre según su declaración, comienza a mantener encuentros sexuales con Latorre. Poco a poco la relación se pone más seria, "de mucho enganche", precisa, a tal punto que recuerda haber ido a comer con Latorre al restaurante El Corralón. Y así, ella "se empieza a enamorar, incluso él le empieza a mandar algunos mensajes que daban cuenta de ciertos reclamos para con ella, tales como '¿Qué pasa, ya no me querés? Mándame fotos calientes'". Los encuentros continuaron en el departamento de la conductora radial: el comentarista deportivo "iba tanto a su casa que los vecinos de la cuadra le empezaban a preguntar (a Natacha) por Diego".

Latorre le dijo que hace años que no tiene una relación con Yanina, que en un momento fueron swingers, y que además no tiene relaciones sexuales con ella

El romance continuó en 2017 hasta que, en mayo de este año, a Jaitt le robaron su tablet personal en un bar. De acuerdo a la palabra de la hermana de Ulises Jaitt, de ese dispositivo se filtró una grabación en los medios de una cámara de seguridad en la que Diego Latorre aparecía ingresando a su domicilio. Hasta ese momento, de acuerdo a su palabra, Natacha no quería hacer declaraciones en los medios, pero se indignó cuando el marido de Yanina Latorre no le atendía el teléfono, y hasta negaba públicamente que fuera él quien estaba en la filmación. También informó que en la tablet tenía sus cuentas de redes sociales desde las que se mandaba mensajes con el ex futbolista. Luego, la mediática recibió un llamado del abogado Fernando Burlando "en el que directamente le pregunta qué quería y cuánto quería" para poder solucionar el tema.

Fue entonces -según consta en su declaración ante el juez- que "indignada, dolida y ninguneada por Diego Latorre, sin importarle Burlando, sube a su cuenta de Twitter algunos audios de los encuentros con Diego, ello así con el objeto de que Diego reaccione y la llame. No en modo de extorsión, sino para que la llame". Para frenar el escándalo mediático, se lleva a cabo una mediación sin la presencia de Guido Quieto, el abogado de Natacha, y firma un acuerdo con Fernando Burlando, en el que figura un pacto de confidencialidad para que ninguna de las partes siga hablando del tema.  Además, se establece una multa para quien no cumpla con este requisito. Ella registra toda la conversación en un grabador que llevaba en su mochila.

El comentarista deportivo ‘iba tanto a su casa que los vecinos de la cuadra le empezaban a preguntar (a Natacha) por Diego’

Natacha destaca que "no cobró ningún peso por el acuerdo, ni firmó ningún recibo, ni cobró nada por esa firma". También "aclara que la cláusula concerniente a la multa era recíproca". Burlando le asegura que después iba a llamar a Quieto para que también firmara el documento. Pero señala que faltaba la firma de su letrado para que quede homologado dicho acuerdo.

Asimismo, asegura que se dio cuenta de que Yanina "estaba haciendo dinero" con este escándalo porque hablaba del tema en los programas de Marcelo Tinelli (como participante del Bailando) y Mirtha Legrand (cuando iba como invitada). Incluso señaló que la trató de "gato y prostituta" en el ciclo de Marcelo Polino en Radio Mitre. Por este motivo, Natacha decidió llamar a su abogado para cobrar "un millón y medio de pesos" en concepto de multa por romper el pacto de confidencialidad que se había convenido en la mediación. En ese momento se dieron cuenta de que Quieto no había firmado el acuerdo, y por esta razón no podían cobrar nada.

Por otra parte, recuerda que por esas fechas fue al programa Intrusos y a otros, donde había arreglado cierta pauta dineraria para hablar. Es decir, que "cuando decía 'si me pagan hablo', hacía mención a que los medios le tenían que pagar las entrevistas, dado que ella no habla gratis". Además, manifiesta que "cuando estaba en el programa de Jorge Rial al aire, en vivo, automáticamente al paralelo Marina Calabró y Jorge Rial reciben un WhatsApp de Burlando con una foto de un recibo trucho donde en birome azul dice doscientos mil pesos y su firma en negro", como si ella hubiera recibido esa plata, pero niega haber firmado ese recibo.

Jaitt cuenta que se decepcionó todavía más cuando un chileno le envía un mensaje privado para contarle que tuvo sexo con Latorre y otro hombre. Esta persona "le dice que él le había escrito a Yanina Latorre diciéndole que se tenía que hacer un análisis y que se cuide porque un amigo y él tuvieron relaciones sexuales con él, los tres. Ahí se le vino el mundo abajo, el amor, todo, casi se muere. Le cuenta dónde, el Hotel Faena, pero le dice que no había sido durante su relación". El chileno le pidió cinco mil (no sabe qué tipo de moneda) por un video sexual del periodista deportivo y le comentó que también había hablado del tema con Nancy Pazos, y que la periodista (compañera de Yanina en Los ángeles de la mañana) tenía en su poder esa grabación. Arregló un encuentro con este hombre en el Faena para que le muestre la grabación, pero finalmente no se concretó porque él le dijo que había recibió amenazas y por este motivo regresó a su país.

Jaitt cuenta que se decepcionó todavía más cuando un chileno le envía un mensaje privado para contarle que tuvo sexo con Latorre y otro hombre

Finalmente, Tomás Dente, panelista de Nosotros a la mañana, puso al aire un audio en el que Pazos reconoce haber tenido contacto con el chileno: "Me llegó la versión de que esta mujer me nombró en la indagatoria. No termino de entender. Sí existe un chileno que un día me contactó a mí. Como me contactaron un travesti y una mujer, todos con la misma versión. Pero yo no tuve ningún contacto. El chileno se puso denso y terminé bloqueándolo. No me dedico a estas cosas", afirmó Nancy Pazos.

"Toda la información que tuve se la conté en privado a Yanina. Primero a Ángel (De Brito), obviamente. Hay cosas que yo sé desde antes de que saltara todo el escándalo -prosigue la periodista en su descargo-. Por lógica, como yo me enfrento mucho a Yanina, los que querían hacerle daño me tiraban a mi información en privado. Esa información nunca la usé, no me interesaba. Si me pareció que era tanta que en algún momento pensé que ellos tenían una especie de acuerdo de pareja abierta. Porque ya era mucho lo que aparecía. Espero que en la indagatoria no me terminen citando. Lo único que me falta: estar en medio de este lío. Yo con Natacha no tengo ninguna relación, hasta la tengo bloqueada en Twitter".

LEA MÁS: