Carmen Barbieri (62) comenzó a realizar tareas comunitarias para evitar ir a juicio en la causa por estafa que Natividad Díaz, su ex empleada, le realizó. "Cocino, lavo platos, sirvo comida y hoy hasta bailamos cumbia", dijo, feliz de estar cumpliendo con la probation.

"Gracias a Natividad Díaz, que por obligación vengo a cumplir horas acá, donde come y vive gente. Me hubiera gustado hacerlo desde el corazón, pero por algo son las cosas", dijo la actriz a Intrusos, desde la Fundación El Pobre de Asis, en Coghlan.

Estar ahí, ayudando a la gente, emociona a la mamá de Fede Bal: "Lloro todo el tiempo, la primera vez que vine me puse a llorar por el hambre que tiene nuestro país y la pobreza, que es terrible".

Además de cocinar, lavar los platos y servir la comida, Carmen intenta llevarle alegría a la gente: "Hoy hasta bailamos y cantamos cumbia. Me dieron un amor maravilloso", dijo, y bromeó con una de las personas que van al lugar a almorzar: "Estoy de casting, hay unos cuántos lindos".

La vedette aprovechó el espacio para pedir ayuda para la fundación: "Necesitamos tantas cosas que voy a empezar a manguear. Hace falta comida, medicamentos, un televisor", dijo, y comprometió al conductor: "Jorge, esperamos el televisor que vas a mandar".

Por último, aclaró que las cosas que pide y hace de más por el lugar no son para restar horas de la probation ni para hacer prensa.

LEA MÁS: