Adrián “Facha” Martel: el actor que se autodefinía como el “conseguidor de cosas” y que pagó muy caras sus decisiones

Fue uno de los rostros más conocidos de la década del 80 y compartió pantalla con Alberto Olmedo. Pero su vida entró en un abismo de drogas del que le costó salir. Murió el 22 de febrero de 2013

Fue un personaje polémico pero también popular y reconocido
Fue un personaje polémico pero también popular y reconocido

En los 80 pocas personas sabían quién era Julio César Martínez, pero casi todos conocían al “Facha” Martel. Martínez era el nombre que figuraba en los documentos y el “Facha” era el actor que acompañaba a Alberto Olmedo haciendo reír en No Toca Botón, mientras en el cine participaba en éxitos populares como El manosanta está cargado, Los pilotos más locos del mundo y Atracción peculiar. Pintón, carismático y entrador parecía integrar el selecto grupo de los que transitan sus días sin problemas, pero el destino modificó lo que parecía una buena vida por otra invivible.

Antes de ser actor, Martínez intentó ser jugador de fútbol. Lo hizo seis meses en un equipo de Mar del Plata. Estaba a punto de ingresar en la Facultad de Derecho cuando le ofrecieron trabajar en fotonovelas. Cambió los estudios académicos por los estudios fotográficos. El mundo del espectáculo no le era ajeno. Su tío era Amadeo Mandarino, un cantor de Aníbal Troilo. Las fotonovelas le despertaron la curiosidad por actuación y se anotó en un curso con Marcelo Lavalle, entre sus compañeros estaba otro tipo muy pintón, un tal Claudio Levrino.

Convencido de su destino de actor, a mediados de los 70 actuó en La dama del Maxim’s en el teatro Astral. En los programas aparecía con su nombre real, todavía no era el Facha. De esa obra pasó a la televisión. Un amigo lo contactó con Nene Cascallar y ella decidió que ingresara al exitazo del momento: El amor tiene cara de mujer. Después siguió en Romina y Un día 32 en San Telmo.

Fue en esa época que se lo empezó a conocer como el Facha. El origen del apodo ofrecía tres versiones. Una y casi obvia, su indudable pinta. La segunda versión es que Facha era el nombre del personaje que encarnó en la obra Departamento de comedia que protagonizó con Dorys del Valle y Emilio Disi. La última aseguraba que el sobrenombre surgió porque en sus épocas de jugador, antes de salir a la cancha, se secaba el pelo con un secador y sus compañeros decían que en vez de jugar iba a hacer facha. Esta versión es la que refrendaba el actor.

Con su hijo, Román
Con su hijo, Román

Aunque lo convocaban para infinidad de bolos, el gran papel no llegaba y la estabilidad económica tampoco. Fue entonces que Martel se las ingenió para encontrar una actividad en la que era único: el proveedor de cosas. ¿Qué hacía? El mismo lo contó en una nota de la revista Gente del año 1988. “Vendí buena ropa: en general modelos europeos que adaptaba junto con algún diseñador o que traía directamente de Europa. Los pasaba por la Aduana como efectos personales”. Otro truco era hablar con proveedores que le exigían pago contado a los 30 días. Así que los invitaba a cenar a su casa y los sentaba junto a algún personaje de la farándula. “Llegaban, se sentaban a la mesa con la misma gente que veían en la televisión. Resultado: el Facha conseguía financiación a 60, 90 o 120 veinte días”.

Su fama que él mismo admitía al autodefinirse como “conseguidor de cosas” se empezó a extender. “Si Olmedo me decía quiero un reloj que en el mercado está ciento 50 dólares, yo lo consigo a 100 y se lo vendo al Negro en 120”, explicaba en esa nota de Gente. Sus contactos con los joyeros de la calle Libertad eran cotidianos y obtenía no solo relojes también collares, pulseras y otras alhajas. Muchos le aconsejaban que se dedicara al comercio porque era muy bueno para eso, pero él prefería la actuación pese a que sus dotes eran limitadas. Olmedo medio en broma y medio en serio lo llamaba “el galán de madera”. Y fue Olmedo quien en 1981 le brindó la gran oportunidad. Lo integró a No toca botón. Su participación todavía se recuerda.

Facha Martel, a cinco años de su muerte


En 1983 conoció a un hombre que cambiaría su vida: Carlos Monzón. Se grababan los capítulos de Pelear por la vida, programa que protagonizaban Graciela Borges y Monzón. Martel era parte del elenco. Actor y boxeador se hicieron amigos. Tanto que años después, Martel alquilaría una casa en Pedro Zanni 1567 de Mar del Plata para compartir con Carlos y su pareja, Alicia Muñiz. En esa casa Alicia se convertiría en una víctima y Monzón en un asesino.

En el lapso de 21 días, Martel comprobaría que las desgracias y las malas decisiones no vienen solas. El 14 de febrero Monzón asesinaba a Alicia Muñiz en la casa que el actor había alquilado. Ante el juez, el boxeador admitió haber consumido cocaína. Martel se vio obligado a aclarar “Yo nunca anduve en la droga y desconocía que Monzón hubiese probado cocaína”.

En la casa que alquilaba en Mar del Plata fue asesinada Alicia Muñiz
En la casa que alquilaba en Mar del Plata fue asesinada Alicia Muñiz

Con su amigo en la cárcel, Martel sufría otro golpazo. El 5 de marzo, Olmedo caía de un piso 11 del edificio Maral 39 y con sospechas de consumo de drogas. Algunas voces acusaban a Martel, ese hombre que se enorgullecía de ser “proveedor de cosas”.

Sin pruebas pero con vehemencia, como a veces suele exigir la televisión, Guillermo Patricio Kelly aseguró en un programa de alto rating que Martel era narcotraficante y que vendía drogas en París gracias a su vínculo con Alain Delon. Martel desmintió la acusación pero sí acepto que era consumidor. En otro programa se ventiló que había ejercido la prostitución, algo que muchos años después reconoció en Infama: “Fui taxi boy. Una vez me quisieron pagar con campos”.

Su nombre comenzó a ser un nombre maldito y los productores dejaron de convocarlo para trabajar. Durante un año estuvo encerrado en su casa. “Pasé meses en pijama, entre botellas de cerveza. Llegué a pesar 110 kilos”. Vivió un tiempo en Bariloche, escribió un unipersonal, estudió magia, presentó números musicales, organizó bailantas y hasta animó fiestas infantiles “Gracias a Dios tenía una novia que me bancó. En invierno nos moríamos de frío, en verano de calor y todo el año pasábamos en hambre”, reconocía en Crónica en octubre del 92.

 Recuperado de sus adicciones decía "Hace tiempo que comencé el camino de regreso, pero estoy lejos del sitio de partida. Me fui a Vietnam con una gomera y sobreviví".
Recuperado de sus adicciones decía "Hace tiempo que comencé el camino de regreso, pero estoy lejos del sitio de partida. Me fui a Vietnam con una gomera y sobreviví".

Las cosas iban mal, pero Martel elegía lo que ayudaba a empeorarlas. “En el 91 o 92 tomaba las 24 horas. Sin tomar droga no podía ni levantarme. Perdí lo que no tenía. Un día me sangró la nariz; otro me quedé sin plata para drogarme. Escribí una nota y pensé en matarme. Gerardo Sofovich se enteró, me llamó una madrugada y me puso en el programa de Sapag”.

Después de 13 años y de haber tocado fondo, en el 2001 lo volvieron a convocar para un programa de televisión ya no como sospechoso sino como actor. Fue en El sodero de mi vida. Pisar nuevamente un set de televisión ayudó en su recuperación. En esa época también trabajó como presentador en un circo, algo que le sirvió de terapia. Estuvieron de gira catorce meses, en un ámbito familiar y con gente que lo cuidaba mucho.

Con poca continuidad en la televisión consiguió trabajo de relacionista público en algunas discotecas. Solía aparecer en ciclos de chimentos ya sea para compartir su rehabilitación como adicto a la cocaína o recordar anécdotas de su época con Olmedo.

"El Negro era muy controlado en el trabajo: de día no fumaba ni tomaba alcohol", aseguraba de Alberto Olmedo
 (Foto: Archivo/GENTE)
"El Negro era muy controlado en el trabajo: de día no fumaba ni tomaba alcohol", aseguraba de Alberto Olmedo (Foto: Archivo/GENTE)

Contaba que en una fiesta del jet set en Ibiza conoció a Roman Polanski y que le inventó que era tan fan suyo que hasta le había puesto su nombre a uno de sus hijos. Dijo que pagó tantas cajas de champagne para fingir que “todavía tengo deudas con eso” dejando la duda de cuánto era mito y cuanto realidad. Contaba que si invitaba a una chica joven a su casa, le ponía grabaciones viajes de cuando actuaba en No toca botón porque era una forma de que “me viera mejor” y vaya a saber si no era su forma de verse mejor o recordar que alguna vez fue lo que ya no era.

El 22 de febrero de 2013 y luego de estar varias semanas internado, el actor falleció. Tenía 65 años y un cuerpo que le había pasado factura. Le habían colocado dos stents, tras haber sufrido un infarto. Su cuadro se complicó con una infección en el corazón que se sumó a sus problemas renales y de cadera. Repasando su vida, dicen que Dios nos habla a través de las desgracias, pero es cierto que le respondemos con nuestras decisiones.

 Como presentador de circo ganó un premio Estrella de Mar. Al recibirlo dijo "Ojalá me ilumine la noche que vengo atravesando hace años" (Crédito: Verónica Guerman / Teleshow)
Como presentador de circo ganó un premio Estrella de Mar. Al recibirlo dijo "Ojalá me ilumine la noche que vengo atravesando hace años" (Crédito: Verónica Guerman / Teleshow)

SEGUIR LEYENDO