Jorge Lanata criticó la personalidad de Nacha Guevara: “No se renueva, es autoritaria y se cree Gardel, pero no lo es”

El periodista estuvo como invitado en "Mujeres de ElTrece" y aceptó responder un cuestionario sobre el mundo del espectáculo

Jorge Lanata opinó sobre la farándula (Video: "Mujeres de ElTrece", ElTrece)

En su segunda emisión, las Mujeres de ElTrece recibieron como invitado a Jorge Lanata. Y, dejando de lado por momentos su traje de periodista político, el conductor de PPT aceptó contar algunas curiosidades de su vida personal y de los inicios de su carrera. Pero también se animó a responder un cuestionario sobre el mundo del espectáculo y otro sobre sus preferencias a la hora del sexo y el amor.

Al enfrentarse al equipó de conductoras integrados por Teté Coustarot, Soledad Silveyra, Claudia Fontán y Jimena Grandinetti (Roxy Váquez sigue recuperándose del coronavirus), Lanata aseguró que a él le gusta trabajar con personas inteligentes, sin distinción de género, por lo cual no estaba tan de acuerdo con el tema del “cupo femenino”. Y recordó que en los comienzos de Página 12, en el año ’87, la mitad de la redacción estaba compuesta por mujeres.

Entonces, Solita le pidió una reflexión sobre las declaraciones de Eduardo Duhalde quien aseguró que el país estaba en riesgo institucional, y Lanata señaló: “En parte lo comparto al análisis, no respecto del tema del golpe. Los tiempos de la gente son más lentos que los del periodismo. Nosotros somos como más histéricos. Pero cuando la gente cambia, cambia. Y yo creo que acá no va a volver a haber un golpe. Imaginate: mataron 30 mil personas”.

Sin embargo, sobre el pedido de “que se vayan todos” del año 2001, el periodista indicó que era “una demanda insatisfecha que todavía hoy existe y que se va transformando”. “En aquel momento no era una metáfora: la gente literalmente quería que se fueran todos. Y no se fue nadie. Esa demanda todavía está presente. Y yo noto que cada vez más los programas políticos y los propios políticos no hablan de cosas que le importen a la gente. Hoy el Gobierno está preocupado por la reforma judicial que es sólo para favorecerlos a ellos”, explicó.

En ese momento, Teté lo sacó de la actualidad para darle pie a una serie de mensajes de amigos y colegas. Así apareció Luis, su mejor amigo, que le dio pie para hablar de su deseo de libertad y recordar los tiempos en que se ganaba la vida como dactilógrafo por hora en una agencia. También estuvo Nicolás Wiñazki, quien recordó cuando lo detuvieron en un sótano en Venezuela. Y Diego Leuco, que rememoró cuando lo vistió como torero para una entrevista de la revista Noticias.

Entonces llegó el turno de Marina Calabró, su columnista en Lanata sin filtro, por Mitre, quien aseguró que Lanata era un especialista en el mundo del espectáculo. Y esto sirvió para que las conductoras lo sometieran a un ping pong para que opinara de algunos personajes de la farándula que hoy están en el tapete.

Sobre Susana Giménez, Lanata dijo: “Me encanta, es difícil porque no la conozco tanto pero yo la quiero. Me parece que es lo que se ve y eso me acerca mucho a ella. Una vez, en un Martín Fierro, le regalé una lapicera. Fue hace doscientos cuarenta y dos años y todavía se acuerda”.

¿Qué piensa de Viviana Canosa? “Me hizo un juicio, yo espero que lo gane...Ojalá lo ganes, Vivi. Yo creo que se nota que está muy presionada y me parece que dice algunas cosas que son como exaltadas, que está fuera de sí”, aseguró Lanata. ¿Presionada por quién? “Por el medio, por dónde está, por lo que hace....¡Qué se yo por qué! Por su propio rol, no tengo idea”, dijo.

De Luciana Salazar, el periodista remarcó que creía que era “mucho más inteligente de lo que aparenta”, pero que no tiene un rol que lo acerque a ella. Y dijo lo mismo de Amalia Granata, con quien aseguró que tampoco tenía contacto.

Entonces llegó el turno de Nacha Guevara y Lanata recordó una reunión en la que ella había pedido que él no fumara, algo que es sabido que el periodista no puede evitar. “Me parece que es una persona que dentro del espectáculo hace mucho tiempo que no se renueva. Yo como jurado no la vi nunca, porque yo tengo una opinión muy polémica de los jurados en general: a mí me parece que antes de la jubilación, sos jurado. Pero creo que es una persona un poquito autoritaria. Se cree Gardel y me parece que no es Gardel. Será uno de los guitarristas, en todo caso, pero Gardel no”.

Hablando de Yanina Latorre, quien trabajó junto a él en la radio, dijo: “Me encanta. Un día prendí la tele y había una mina que yo no sabía quién era, vestida con un tutú y revolcándose en el piso. Yo dije: ‘Tiene que laburar conmigo'. Y la tomé a la semana. Es difícil, es una perra. Pero yo la quiero”. ¿Si está al tanto de que ella dice que él es su amor platónico? Lanata señaló que sí, pero que de ninguna manera tendría nada con ella porque es “su amigo”.

Entonces le preguntaron por Charly García, a quién conoce desde hace muchos años. Y recordó el video en el que el músico le pregunta si es “un pelotudo”. “Yo en esa época era muy amigo de Fito Páez, algo que después se rompió porque él se hizo “K”. Nos íbamos de vacaciones juntos, de hecho, habíamos ido a Nueva York con él y con Cecilia Roth, su hermano y su pareja. Y García estaba re celoso en esa época de Fito. Cosa que era una estupidéz, porque García es más que Fito. Es así, lo lamento”, empezó contando.

Y luego explicó: “Yo estaba con el trauma de qué es ser un artista. ¿Cuánta gente se dice artista y en verdad ni en pedo lo son? Porque si no esto sería Atenas. Y justo, una chica con la que yo estaba, había estado punteando discos de García dónde él se copiaba a sí mismo. Esto es algo que nos pasa a todos. Pero yo estaba con ese rollo en la cabeza y por eso en la nota le pregunté si se consideraba un artista. Y él me dice: ‘Vos sos un pelotudo'. Peor no fue una cosa agresiva y yo después lo he visto cuarenta veces más”.

¿Qué opinión le merece hoy Charly? “García es un tipo muy talentoso que, lamentablemente, no pudo dejar la droga a tiempo. Y eso lo perjudicó mucho”, dijo. Y recordó una anécdota en el Hotel Faena, cuando le pidieron que fuera a convencerlo de que tenía que cantar en un recital. “Es un tipo que se destruyó a sí mismo”, concluyó.

De Esmeralda Mitre, Lanata se limitó a decir que era “un personaje”. Y, sobre Juana Viale, aseguró: “Me encanta. No me gusta cuando se equivoca, dice boludeces y después dice lo contrario. Pero fotografía muy bien: la única mina que yo vi fotografiar así fue Graciela Borges. Y me interesa más haciendo el programa que como actriz”.

Finalmente, el periodista se refirió a El Dipy y dijo: “Me encantó. Me pareció un pibe de barrio que cuenta las cosas que contaría un pibe de barrio. Tiene un sentido común total. No lo conozco, pero me gustaría”.

Jorge Lanata habló del sexo y el amor (Video: "Mujeres de ElTrece", ElTrece)

Volviendo a su niñez y el por qué terminó siendo periodista, Lanata dijo que en este laburo “ninguno tuvo una linda infancia, somos todos sobrevivientes de nuestra historia”. Y recordó que su madre pasó más de cuarenta años en una silla, pudiendo decir sólo “sí o no”, en una época en la que todo estaba teñido por la mentira. De hecho, él recién se enteró de que era adoptado de grande. “Si hacés una interpretación psicológica de café, diría que elegí esta profesión porque de chico nadie me podía responder”, dijo.

Entonces empezó a dar algunas lecciones de cómo preguntar, asemejando una entrevista con un juego de seducción. “No hay que llevar un cuestionario anotado, porque eso es ir como sabiendo las respuestas. Hay que escuchar. Yo lo que espero es que el otro se equivoque y cuente lo que no estaba dispuesto”, dijo. Y luego aprovechó un mensaje de Luciana Geuna para recordar una frase que le dijo cuando estaban por publicar una nota sobre el bolso de dinero encontrado en el despacho de la ex Ministra de Economía Felisa Micelli. “Recemos al Corán e impactemos contra el edificio”, contó que le dijo entonces.

Para terminar, Jimena le hizo una serie de preguntas subidas de tono que Lanata no dudó en responder. Cuando le pidió que dijera qué le seduce de una mujer, se apuró a decir: “¿Aparte del culo?”. Pero, no bien lo tildaron de machista, explicó que se trataba de un “chiste”. “Sí al feminismo, no a la trinchera ovárica”, dijo. Y, hablando en serio, contestó: “La capacidad de soñar”.

¿Su arma de seducción? “¡Qué hablo! Si no hablara sería virgen”, explicó. Aunque aclaró que en una situación íntima sí logran callarlo. Después, a pesar de la insistencia de a periodista, no quiso decir con qué figura conocida le gustaría estar. Pero le preguntó a modo de broma: “¿Cómo es tu nombre?” “Jimena”. “Bueno, Jimena. ¿Cómo salís de ahí ahora?”.

Con respecto a los juguetes eróticos, Lanata fue terminante: “Cero y tampoco me gustaría usarlos. Si quiero a alguien, yo alcanzo”, dijo. Y aseguró que no tenía ningún tipo de fetiche. “¿Si beso medias o eso? No: a mi me gustan las minas. No beso nada que se interponga, ni quiero un zapato en el cu....Nada”.

El periodista reconoció que ha hecho muchas locuras por amor, como recorrer varios kilómetros en un mismo día sólo para ver un rato a la otra persona. “Cuando estoy enganchado con una mina, quiero estar con ella y no me importa nada de lo que pase alrededor”, dijo. Y concluyó: “Me gustaría volver a estar enamorado de alguien”.

SEGUÍ LEYENDO