Pionera de la música actual, grabó con Neo Pistea y tiene un dúo con el dj de Duki: quién es Lara91k

En entrevista con Infobae, la cantante argentina habla de su nueva canción, “Fiebre”. Esta noche toca en vivo y lo transmite por su canal de YouTube e Instagram

infobae-image

Hip-hop, r&b, trap, indie, electrónica. En el universo etéreo y espectral que Lara Artesi -también conocida por su nickname artístico, Lara91k- construye cada vez que canta, caben distintas músicas contemporáneas. Le escapa a las etiquetas, también a los prejuicios. Sin parecerse a nadie, es una típica creadora de esta época. “Ahora todo es así, no se puede definir nada, ni una pareja. Es todo muy libre, en el aire. No hay que encasillar todo en cajitas”, le aclaró a Infobae.

Tomó notoriedad en la nueva música argentina con la aparición de Coral Casino, un dúo inusual que conforma con Roque Ferrari -alias Orodembow, uno de los productores más requeridos en el trap local; también acompaña en vivo a Duki en su rol de dj-. Coral Casino también abarcaba distintas sonoridades que acá, en el momento de su llegada, no estaban del todo exploradas, lo que de cierta forma los ubica como pioneros.

“En algunas cosas me siento pionera, sí, pero en otras no. Siento que aprendo de los guachines que empiezan ahora y ni ahí digo: ‘Esto yo lo hacía antes’, como esos viejos resentidos. Me encanta que todo crezca y que empiecen a surgir cosas nuevas. En un punto, lo adelantado era escuchar cosas que acá todavía no se escuchaban. Y proponer cosas que afuera estaban ya pasando y acá no”, explicó.

Coral Casino no se separó, pero las actividades de ambos pusieron en pausa el ritmo que venían llevando. Entonces, hacia fines del año pasado, activó su camino solista con el single “Dni (De Nuevo Ilegal)”: “Surgió de un freestyle. Era un choclo y solo metí el estribillo, que lo pensé después y lo grabé. Fue el único tema que grabé así, pero me gustó porque salió como una vomitada”, dijo.

Después de “Redrum”, ya en 2020 y en plena cuarentena llegaron dos temas más: “Marruecos” y “Fiebre”. Este último lo produjo Ferrari; y de alguna manera reavivaron el fuego que se prende cada vez que comparten tiempo, espacio y música: “Fue muy parecido a muchos procesos de temas de Coral, que era yo haciendo un beat, la estructura, la letra. Se lo pasé a él, solo se lo mostré y se cebó: al otro día me devolvió una versión increíble. Siempre hacemos música, al margen de que no estamos tocando en vivo. El contacto musical no se cortó. Y siempre digo: Coral, para mí, no va a morir nunca”, explicó.

-El estribillo de “Fiebre” es muy pegadizo, con ese “T-T-Tengo fiebre”. Si bien ahora no hay shows con público, es fácil imaginarse a tu audiencia cantándolo. ¿Pensás en eso a la hora de componer?

-No soy tan estratégica con eso. Me interesa porque está buenísimo tocar un tema en vivo, que sea pegadizo y te lo coreen ahí. Pero no, siempre escribo muy egocéntrico, de vivencias y cosas mías, que generalmente por ahí ni se entienden. Lo que me gusta de ese estribillo es que comparte algo del lenguaje actual, que pueden tener letras del del trap o la música urbana, con vivencias que puede tener un joven. Hay muchos pibes que toman pastillas en plan… no sé si es para matar depresión o divertirse, pero supongo que los que hacen eso cuando salen, se pueden sentir identificados. Por mi parte, yo nunca consumí eso ni me interesa para nada ese tipo de drogas.

Esta noche, a las 19 horas, Lara91k transmitirá a través de su canal de YouTube y su cuenta de Instagram su primer show virtual. Para esta ocasión, armó un trío con su hermano Iván Artesi (guitarra) y Matías Zawadzk (contrabajo), compañeros de casa y confinamiento. “El último show que hice antes de la pandemia fue el 8 de marzo y fue el único que hice acompañada por una banda. Así que me quedé medio manija de ver cómo funcionaba eso”, contó.

Lo que se verá hoy está pensado “muy desde casa, en un cuarto. A mí la música siempre me salió desde un cuarto y yo, durante mucho tiempo, creí que mi música se escuchaba dentro de un cuarto también. Estaba hecha desde y para los cuartos. Y siento que algo de mi energía y de mi universo re tiene que ver con eso”.

-¿Qué ocurre cuando se mezcla tu música con la de ellos?

-Estamos todo el día haciendo música, re diferente, cada uno en su palo, nos cruzamos datas, tocamos todo el tiempo. A mí me encanta la música por fuera del beat, lo que sucede en tiempo real cuando tocás. Ellos son re de conservatorio, tienen mucha data musical y yo por ahí hago un tema que armónicamente es re simple, de dos acordes. Pero a ellos también los entusiasma: como que se cruzan dos mundos y todo lo que se genera ahí es nuevo. Todavía no tengo en claro cual es mi sonido, voy haciendo lo que me pinta. Me gusta la transformación constante: por ahí mañana me rompo un disco con guitarra y voz, ni idea. No estoy pegada a: “Ah, tengo que hacer trap, reggaeton, indie”.

-También te cruzás con otros artistas: grabaste en un ep de Neo Pistea, en tus stories te vemos con Zoe Gotusso, con Chita...

-Sí, siempre me junto con amigos artistas. Hacemos cosas que, por ahí, no son colaboraciones, pero nos ayudamos con letras, por ejemplo. Me encanta el mundo ghostwriting, tener a un team de gente para temas míos. Yo veo que, de pronto, C. Tangana sacó un tema y Alejandro Sanz está en los créditos. Esas datas me encantan. De hecho, me parece que hay un montón de gente mega talentosa del rock argentino que hay que agarrarlos y traerlos a este mundo. Que vengan a traer data de letras.

-¿Por ejemplo?

-Adrián Dárgelos, que está interesado en la movida. Charly García, que es un capo. Spinetta me parece increíble… bueno, ya no está entre nosotros, pero su lenguaje era otra cosa. Pedro Aznar también, hay un montón… Sería divertido trabajar con gente más enfocada en el formato “canción”, así como Vicentico se rompió un tema con Duki. Esas cosas me gustan. No me gusta eso de que el artista al que le dan bola tenga que ser un pendejo. El músico es músico hasta que se muere y tiene que hacer música siempre. Y no estar resentido con las movidas nuevas que surgen, como eso del rockero enojado que dice “esta música no es música”.

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos