Frances Bean Cobain (Shutterstock)
Frances Bean Cobain (Shutterstock)

"La muerte de los músicos jóvenes no es algo para romantizar, abraza la vida, que solo tienes una", le había escrito Frances Bean Cobain a Lana del Rey en 2014, a través de Twitter. La bucólica cantante se había referido al suicidio de Kurt Cobain en una entrevista y su hija no tuvo reparos en responderle desde el corazón, con un texto sencillo y claro. Ella se quedó huérfana de padre a los 20 meses cuando él se quitó la vida de un disparo. El líder de Nirvana tenía 27 años, la edad a la que Frances acaba de llegar, no sin algunas complicaciones.

Frances nació de un matrimonio tan mítico como escandaloso. Kurt Cobain y Courtney Love se conocieron cuando empezaba la década del noventa y se convirtieron en un símbolo de la época. Se casaron en 1992 en una ceremonia loca celebrada en Hawái y se drogaron juntos y por separado hasta decir basta. Su única hija llegó al mundo el 18 de agosto de 1992 y trajo amor a la pareja, pero muy poco de paz. Cobain y Love juntos eran dinamita y la muerte temprana de él (el 5 de abril de 1994) finalmente los separó. El amor no fue más fuerte.

(Video: Frances en los brazos de su padre, Kurt Cobain / Youtube)

No existe una escuela para padres, pero sí hay algunos puntos a tener en cuenta si se quiere mantener la custodia del menor. Uno importante es no contarle a la revista Vanity Fair que te inyectaste heroína mientras estabas embarazada, como hizo Courtney poco después de parir. Aunque lo negara y luego volviera a aceptarlo, la Justicia de los Estados Unidos le arrebató a su pequeña durante un tiempo en el cual Kurt se desesperó por recuperarla como sea. Para ese entonces, su adicción a las drogas duras se le estaba volviendo incontrolable.

Antes de pegarse un tiro con la escopeta que él mismo había comprado "para proteger" a su familia en caso de un asalto, consumió drogas y alcohol y tuvo tiempo para escribir una carta de despedida. El destinatario era Boddah, un amigo imaginario de su infancia, etapa en la que Kurt parecía haberse quedado estancado, cuando a los 7 años le recetaron Ritalin (medicamento psicoestimulante para el tratamiento del trastorno por déficit de atención con hiperactividad, TDAH) y se convirtió en un dependiente de las drogas con receta o sin ella.

Kurt Cobain, Frances Bean Cobain y Courtney Love (Shutterstock)
Kurt Cobain, Frances Bean Cobain y Courtney Love (Shutterstock)

"Tengo una mujer divina, llena de ambición y comprensión, y una hija que me recuerda mucho a como había sido yo. Llena de amor y alegría, confía en todo el mundo porque para ella todo el mundo es bueno y cree que no le harán daño. Eso me asusta tanto que casi me inmoviliza. No puedo soportar la idea de que Frances se convierta en una rockera siniestra, miserable y autodestructiva como en lo que me he convertido yo", decía Kurt en un pasaje de su carta. Algo de eso habrá calado hondo en la chica que con una voz excepcional y dotes para la música no sale de los videos en su cuenta de Instagram y aunque se presenta como artista visual ni siquiera tiene un canal de YouTube. ¿Por qué Frances no se anima?

Primero fue "Hallelujah" de Leonard Cohen y luego "The Middle" de Jimmy Eat the World, dos covers que Frances eligió para mostrar que puede cantar y que talento le sobra. Después llegó una canción propia cuyo destinatario sin dudas era su padre, y la estrenó el 5 de abril de 2018 en el aniversario de su muerte: "Creo que te vi cuando era pequeña / Creo que te encontré / Jesús cuelga en tu lugar en la cruz / El cielo sabe que esto fue una jaula en la tierra". Ella también sabe que todos están mirando, como cuando el 2 de agosto de este año subió un video cantando "The Wind" de Cat Stevens, junto a un guitarrista, y recibió el apoyo a través de un comentario del propio Yusuf (como se ha dado a llamar el músico últimamente). "Mantente fiel a tu alma" le posteó el autor de la canción, mientras su madre no tuvo empacho en exclamar: "¡Ahhh en la silla del dentista, pero volando a través de la ventana. ¡Maravillosamente perfecta!". Y bueno, así son las madres.

(Video: Frances Bean Cobain haciendo un cover de Cat Stevens / Instagram)

Escandalosa y pasional, Courtney Love, que estuvo al frente de la banda Hole durante un par de décadas y se convirtió en un icono de la moda por la que se han peleado grandes como Versace o Karl Lagerfeld, no ha podido dedicarle mucho tiempo a Frances cuando era una niña. Desde el vamos el matrimonio Cobain Love se mostró de avanzada, como cuando Kurt ofreció una entrevista junto a Nirvana para MTV con la beba de pocos días en brazos, e incluso le dio la mamadera en cámara. Aunque hoy no se vea tan extraño, en los 90 era impensado que una estrella de rock alimentara a su hija recién nacida en vivo y en directo mientras hablaba de música. Kurt lo hizo.

(Video: Nirvana en MTV con Frances Bean Cobain recién nacida / Youtube)

En el documental Montage of Heck, de Brett Morgen, se lo puede ver a Kurt bajo el efecto de sustancias mientras Courtney y la niñera le cortan el pelito a la pequeña Frances. En otros tramos, también se lo observa cargándola en brazos, feliz de tenerla consigo. Ese documental es el único que contó con el apoyo de la hija, la viuda, la madre y la hermana de Cobain, que aceptaron su realización, aunque sea duro el resultado. Las cosas estaban así, cuando Kurt murió, las cosas fueron de mal en peor.

La infancia de la chiquita fue un ir y venir de su madre y cuando ya tenía 11 años, la cantante de Hole ingirió más de 20 miligramos de OxyContin (un fuerte medicamento para pacientes con cáncer) en frente suyo. Pronto llegó la policía junto a representantes del departamento de Servicios de Familia e Infancia y le sacó la custodia. Así, Frances terminó viviendo con su abuela paterna, Wendy O´Connor, peleada a muerte con Love. A los 17 años, la chica se emancipó y decidió permanecer con la madre de Kurt.

A los 18, Frances se enamoró de Isaiah Silva con quien se casó en secreto después de algunos años de noviazgo y del que se separó en medio de un escandaloso divorcio, ya habiendo cumplido los 23. El motivo de la disputa tiene precio: 1 millón de dólares. Eso es lo que cuesta la guitarra que el fallecido cantante de Nirvana usó para el Unplugged de MTV (grabado en noviembre de 1993) y que su hija le entregó a su marido como regalo de bodas. Silva, además, le pedía una manutención de por vida por lo que el asunto fue a parar a los tribunales, donde un juez decidió que el muchacho se quedara con la guitarra a cambio de que no pidiera nada más.

Courtney Love y Frances Bean Cobain (Shutterstock)
Courtney Love y Frances Bean Cobain (Shutterstock)

Frances entró en crisis y allá fue Courtney a intentar hacer justicia por mano propia. Silva acusa a su ex suegra de entrar en su casa sin permiso, de dañar su morada, de amenazarlo. Este tema quedó en suspenso, pero la guitarra sigue en su poder. Lo bueno es que madre e hija finalmente se reencontraron y parece que han limado asperezas. Es probable que Frances haya comprendido que su madre también tuvo una infancia difícil y que le fue complicado no repetir la historia.

Esta semana, Courtney posteó una foto en su cuenta de Instagram y utilizó el hashtag #1yearsober sumado al de #AA, lo que se traduce en "Un año sobria" y las siglas que representan a Alcohólicos Anónimos. Frances también pasó por una etapa autodestructiva y cuando empezó su camino de recuperación, al igual que su madre, lo celebró en las redes con un posteo alusivo: "Pensé que comenzaría este post con una frase sobre la naturaleza, pero este momento es una representación de quién soy el 13 de febrero de 2018. Significa mucho para mí porque es mi segundo cumpleaños sobria". Madre e hija luchan con los mismos fantasmas que se llevaron a Kurt y por ahora les van ganando.

Kurt Cobain con Frances Bean Cobain (Instagram)
Kurt Cobain con Frances Bean Cobain (Instagram)

Pese a todo, los años fueron benévolos con Frances Bean Cobain que cumple 27 con una fortuna de casi 20 millones de dólares en el banco y una madre a la que ha ido recuperando de a poco. "Por favor, Courtney, sigue adelante por Frances, por su vida que será mucho más feliz sin mí. Los quiero. ¡Los quiero!", terminaba la carta suicida de Kurt Cobain. Ni Jimi Hendrix, Jim Morrison, Janis Joplin, Brian Jones o Amy Winehouse tuvieron descendencia. Frances es la primera hija del club de los 27 que, a la misma edad en la que otros fuegos se apagaron, ella sigue insistiendo con arder.

SEGUÍ LEYENDO